Masacre en Colombia

Como Bachilleratos de la Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares (CEIP) repudiamos los hechos de violencia que vienen ocurriendo en diferentes municipios de Colombia en los últimos meses a lo que se suman los graves y dolorosos asesinatos a manos de la policía en la ciudad de Bogotá en las noches del 8-9 de septiembre.

A raíz del asesinato del joven abogado Javier Ordoñez por parte de la policía, a través del uso de pistolas taser en múltiples ocasiones para su detención y su posterior traslado a un comando de acción inmediata de la policía (CAI) donde se presume hubo tortura en la noche del 8 de septiembre,  se desarrollaron en el día 9 de septiembre (día de los derechos humanos) diferentes movilizaciones populares en repudio por un hecho que no es una particularidad sino una generalidad del accionar policial y del ejército tanto en zonas rurales como urbanas.

Las fuerzas policiales respondieron con una violenta represión usando armas de fuego para dispersar a la población que manifestaba su dolor histórico y que incendiaba diferentes estaciones policiales barriales, principalmente en Bogotá, Cali y Medellín.  Expresaban así su digna rabia y la exigencia de justicia como de una reforma sustancial a las prebendas e impunidad policial que se han radicalizado en el gobierno de la ultraderecha.

El saldo trágico hasta el momento es el asesinato de 8 personas de sectores populares junto a decenas de heridos con impactos de bala de las armas de la policía, en lo que se denuncia como una nueva masacre pero esta vez en la capital colombiana, con todos los precedentes de un país donde el capitalismo narcotraficante se ha construido con miles de balas y represión institucional.

Te puede interesar:   Elecciones regionales y recuperación del chavismo

Este hecho entonces se suma dolorosamente a las incontables las masacres en el campo (10 masacres tan solo en el último mes), perpetradas por bandas narcoparamilitares en disputa de zonas estratégicas para el tráfico de cocaína y la apropiación de la tierra por parte de terratenientes que desde hace años ocupan el poder político y económico; en un contexto de gravísima crisis económica y laboral resultado de un estado empresarial (con claras manifestaciones dictatoriales) y una pandemia que lejos está de un enfoque que busque garantizar la salud de la población y sí seguir fortaleciendo la apropiación de capital de la élite nacional y extranjera.

Las fuerzas represivas en Colombia están desatadas y el pueblo sigue resistiendo a sus embates con movilización y lucha en la calle, a pesar de los dolorosos saldos de muerte, tristeza y desazón que deja el accionar del estado empresarial.

Sabemos que estas noticias no son de los grandes medios. Por eso, como Bachilleratos de CEIP informamos y alertamos lo que sucede en este país de Nuestra América con un estado que radicaliza su fascismo. Nos solidarizamos con el pueblo que lucha con la esperanza incansable de transformar las injusticias históricas que atraviesan a Colombia.

Bachilleratos Populares de CEIP: BP Chilavert, BP Puños de Libertad, BP Paulo Freire, BP Raíces, BP 19 de diciembre, BP El Cañón y BP Furilofche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *