CADeP desmiente de manera rotunda los dichos de Sergio Berni*

Ayer cuando pasado el mediodía nos levantamos de nuestras camas, esas que como ya se sabe esconden bajo sus colchones los pilones de guita que hicimos durante años a costa de hacer cotizar en Bolsa la lucha antirrepresiva y por los derechos humanos, nos enteramos de las declaraciones de Berni.
Primero nos sorprendimos ya que le tenemos mucha estima al afamado pintor, pero después cuando nos despabilamos un poco, caímos en la cuenta que no se trataba del difunto genio de las artes plásticas, sino del castrense showman televisivo devenido en Ministro de Seguridad Provincial o viceversa.
Pensamos en responderle ayer mismo, pero somos tan vagonetas y sabemos tanto de inversiones, que priorizamos invertir nuestro tiempo en continuar la lucha por el juicio y castigo a los genocida, en la militancia en contra de la represión policial e institucional, en el compromiso en pos de la libertad de las y los presos políticos, en el acompañamiento a quienes pelean por el derecho a trabajo, tierra y vivienda, como así también en cuanta otra actividad relacionada a estar del lado de quienes ven vulnerados sus derechos más básicos.
Pero en el día de hoy ya no teníamos más excusas para seguir haragañando por lo que decidimos emitir este comunicado que solicitamos se haga público en todos los medios de prensa a fin de desagraviar nuestro buen nombre y honor.
Desde CADeP (Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos del Pueblo) desmentimos categóricamente que Berni nos haya ofrecido la Dirección de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense.
De todos modos hubiese sido en vano pues es sabido que rechazaríamos tamaño ofrecimiento y no por holgazanes, sino por cuestiones de principios, porque a la represión policial la enfrentamos desde hace añares en las calles y en los Tribunales, dicho de otro modo, no podemos hacernos cargo de “asuntos internos” porque formamos parte de un amplio movimiento que se hace cargo de los “asuntos externos” y como debería ser sabido, eso genera inevitablemente una incompatibilidad de funciones.
Eso sí, como por la cuarentena no podemos andar paseando por Europa dando conferencias, utilizamos nuestro  tiempo de ocio para ver el reportaje completo que se emitió por A24 y no solo el corte de 3 minutos en los que el Ministro se refiere específicamente a hablar del “sector de los derechos humanos”.
Entonces tenemos que decir que coincidimos con el Ministro, en que la Bonaerense es un ejército de Chocobares. También hemos tomado nota de sus dichos en relación a que no desalojó el motín en la Quinta de Olivos para evitar una catástrofe, ya que el personal policial se encontraba bajo los efectos de las drogas y el alcohol.
Realmente nos lamentamos no haber evaluado ese dato con anterioridad, ya que de haberlo sabido le hubiésemos llevado porros y petacas a los trabajadores despedidos del Frigorífico Penta y de esa manera evitábamos que Berni y sus muchachos jueguen al tiro al blanco con ellos.
Por suerte estamos a tiempo de llevar esas sustancias al asentamiento de Guernica, ya que, si bien existe un artículo de la Constitución Nacional que garantiza el derecho a la vivienda y una ley de expropiación que lo reglamenta, ahora sabemos que las flores y el alcohol son fundamentos más contundentes para evitar desalojos y posibles catástrofes, especialmente de índole social.
En lo otro que estamos de acuerdo con el Ministro es del voluminoso trabajo que recae sobre quien este a cargo de “asuntos internos” y está claro que hablamos de cuestiones que exceden largamente a la institución de los patas negras.
Así que seguramente por el cúmulo de tareas mediáticas y represivas, al Señor Ministro se le pasó un pequeño dato por alto, por lo que nos tomamos la licencia de aprovechar este comunicado para señalárselo. El dato es que el Ministro al momento de asumir ratificó la continuidad en el cargo del funcionario designado por María Eugenia Vidal para que dirija la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (APREVIDE), nos referimos a Juan Manuel Lugones, quien durante el macrismo había saltado a la fama por prohibir el ingreso de imágenes de Evita a los estadios bonaerenses.
Si bien ese solo trasnochado plagio a los métodos de la Revolución Libertadora, debería haber sido motivo más que suficiente para que Berni le pida la renuncia, eso nunca sucedió. Pero hay más. Ya que Lugones está denunciado por acoso sexual por una subalterna suya, es decir, no solo que está denunciado por violencia de género, sino que el hecho denunciado es en el marco de la función pública. Pero aún hay más. Sí, hay más. Es que la semana pasada una señora Comisaria que Lugones ofreció para que atestiguara a su favor en esa causa, fue detenida por falso testimonio.
Pero Lugones, con denuncia por violencia de género y todo,  sigue en su cargo fresquito y contento, ratificado por su superior el inefable Ministro Berni. Realmernte es un escándalo de dimensiones gigantescas y un antecedente de una gravedad institucional tan grande que hasta a un Boy Scout hubiese tomado las medida pertinente, sin embargo al más eficaz de los soldados se le escapó la tortuga, o quizás no fue la tortuga lo que se le escapó sino un manto de impunidad para su funcionario fascista y misógino.
En fin, no vamos a seguir escribiendo ya que nos cansa trabajar más de la cuenta. Eso sí, queremos aclarar que de Berni lo que nos indigna no es su bla, bla, ya que eso como se darán cuenta nos mueve a risa. Lo que nos indigna del uniformado Ministro bonaerense no es tanto lo que dice, sino lo que hace. Y vale aclarar que hace lo que hizo siempre. Aunque sin dudas su proceder en torno a la desaparición y muerte de Facundo Astudillo Castro debería haber sido un punto de no retorno. Pero no, Berni sigue ahí, de a ratos en la tele y de a ratos en el Ministerio, siempre al servicio de la represión y la impunidad.
Ya lo dijimos antes, de puro aburridxs nos miramos todo el reportaje y justamente fue en esa misma nota que Berni dijo con nombre y apellido los nombres de quienes lo había puesto en ese cargo y ratificó nuevamente a quienes él responde. Por eso desde CADeP exigimos la inmediata renuncia de Sergio Berni (y de paso cañazo de su subalterno Lugones), pero esta vez vamos a dejar por un rato de lado las vaguedades, entonces la renuncia de Berni no se la pedimos a él, sino a quienes lo designaron.

Te puede interesar:   Argentina. Trabajadoras de casas particulares en riesgo por Covid19: ni domésticas ni domesticadas

Septimebre 2020 CADeP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *