Imperialismo, Derechos Humanos y la República Bolivariana de Venezuela

Un tema que está en agenda pero que no es bien ponderado justamente es la situación de los derechos humanos en la Hermana República Bolivariana de Venezuela, como así la relación intrínseca entre el imperialismo yankee y el  informe de Michelle  Bachelet. Por ello lo que primero debemos clarificar es qué es un imperio, pues siguiendo la línea de este concepto por parte del estudio de la historia, podemos afirmar que imperio es una organización política en el que un Estado-Nación impone su poder a otros países, Imperio deriva del latín imperium, que a su vez viene del verbo imperare que significa mandar. A lo largo de la historia como sabemos han existido muchos imperios.

Existe también dentro de la filosofía del materialismo dialéctico, principalmente a través de las teorías de Vladimir Lenin en su libro  “El imperialismo como fase superior del capitalismo”, el concepto sobre imperialismo que siguiendo su razonamiento es cuando el capitalismo competitivo originario tiende a ser sustituido por un capitalismo monopólico, que finalmente obtiene el poder del Estado y que de esta manera busca asegurarse de materias primas y de los mercados internacionales. Ejemplo de esto son las industrias armamentísticas de EEUU.

Ahora bien debemos hacer trabajar claramente ambos conceptos en simbiosis para pasar a comentar cómo se organizó la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que surge en 1945, veníamos de la 2da guerra mundial con el eje nazi-fascista, genocidios, guerra y como corolario las bombas nucleares que EEUU lanzó en Hiroshima y Nagasaki.

De ahí surge la actual y continuada estructuración de la ONU, que aunque parece una organización democrática no lo es, hay 5 países que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, estos son China, Francia, Rusia, Reino Unido y EEUU, que tienen poder de veto, esto quiere decir que pueden evitar que salga o se apruebe cualquier resolución.

Te puede interesar:   Facundo Jones Huala: un fallo a favor de las multinacionales

Dicho esto la alta comisionada para los derechos humanos Michelle Bachelet, elaboró un informe sobre las violaciones a los derechos humanos en la Hermana República Bolivariana de Venezuela,  entre el año 2018 y 2019[i] donde si pudo visitar el país y lo presentó ahora como remanente de ese viaje con la ampliación a través de entrevistas a opositores mediante medios electrónicos, en dicho informe acusa al gobierno de Venezuela de varias cosas como detenciones arbitrarias, torturas, falta de alimentos y medicación, las consecuencias de la hiperinflación en los derechos económicos, sociales y culturales y un gran etcétera.

Por ello debemos aclarar que todos los Estados violan los derechos humanos, acá en Argentina hay detenciones arbitrarias, cerca del 80% de los privados de la libertad no tiene sentencia firme, se tortura, hay celdas de castigo en casi todos los complejos penitenciarios, como sabemos por el informe del INDEC hay un 10,5% de indigentes, es decir gente que no come.

Entonces está votación tiene una clara intencionalidad que no puede obviar el contexto político e internacional, sólo basta decir que EEUU es el mayor comprador de petróleo de Venezuela, además que tiene contra Venezuela un bloqueo como lo tiene contra Cuba, que viola varios principios de derechos humanos, además de generar la violación a los derechos económicos, sociales y culturales de su población.

El derecho a la libre determinación de los pueblos es un principio democrático de los derechos humanos, que está presente en el Pacto de derechos Civiles y Políticos y dice que el derecho a la libre determinación de los pueblos es el derecho de un pueblo a decidir sus propias formas de gobierno, perseguir su desarrollo económico, social y cultural, y estructurarse libremente sin injerencias externas. Nada dice el informe de Bachelet sobre este derecho.

Te puede interesar:   "Laudato Si": neoliberal-catolicismo y ecología (economía) social de mercado

La intencionalidad del informe Bachelet reside entonces en que no contextualiza, dice que hay detenciones arbitrarias pero no dice que los manifestantes opositores armaron las guarimbas, atacaron y llegaron hasta quemar personas vivas por el solo hecho de ser chavistas, menciona que le fueron quitados los fueros a muchos diputados, pero no dice que son golpistas. Dice que no hay alimentos pero hace poca o muy suave referencia al bloqueo de EEUU causante principal de esa falta de alimentos y de la falta de medicación. Observa con acierto que la hiperinflación tiene enormes consecuencias en los derechos económicos, sociales y culturales de la población, pero no ensaya una explicación sobre ésta hiperinflación que tiene en el bloqueo de EEUU su mayor responsable.

Tampoco dice nada sobre la constante injerencia de EEUU en la política interna, el pago a mercenarios para desestabilizar al país, como así el fraudulento reconocimiento de “la comunidad internacional” del autoproclamado “presidente interino” Juan Guadió.  Si menciona los intentos de asesinato contra Maduro, pero como relato del gobierno.

La situación de los derechos humanos en Venezuela no se puede entender sin contextualizar el ataque que sufre por parte del imperialismo yankee y sus aliados, como así sin comprender que una organización como la ONU tiene notorias intencionalidades con informes de estas características, sólo hay que recordar que EEUU tiene cárceles clandestinas por todo el mundo, que tiene dos bloqueos económicos contra dos países latinoamericanos-Cuba y Venezuela- que genera guerras por todo el mundo, que tiene gran parte de su población en la pobreza, que tiene enormes deficiencias en materia de salud, una sociedad con un enorme grado de discriminación con varios asesinatos por parte de la policía a afrodescendientes, y sin embargo no tiene un informe de estas características que dado su poder de veto, aunque se lo realizará sabemos que la ONU nunca lo aprobaría.

Te puede interesar:   El experimento neoliberal incubó la crisis en Chile

Para concluir la Argentina voto con toda la derecha, algunos se sorprendieron. Parece que no está claro qué es ser de derecha, ser de derecha es decir que hay que humanizar al capitalismo; ser de derecha es desalojar un predio como en Guernica, para fomentar el negocio inmobiliario; ser de derecha es pagarle aumento de sueldo a la policía, pero que las paritarias para la clase trabajadora sea impuesta por el Gobierno hacia la baja; ser de derecha es votar en la CABA con el macrismo por “la gobernabilidad”; ser de derecha es votar con Bolsanaro, Piñera, Añez y Duque, ser de derecha es tener a Berni, Felipe solá a Massa entre los tuyos, ser de derecha es acompañar a EEUU, ser de derecha es armar un frente con cualquiera con total de ganar una elección, ser de derecha es tener un programa que fomente la regulación social para una nueva etapa de acumulación del capital; finalmente ser de derecha es implementar políticas de derecha, nada más irrefutable que la realidad.

Damián Ravenna

Presidente

Asamblea Permanente por los Derechos Humanos Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires

(APDH ZONA NORTE)    


[i]Según describe la carátula del informe que dice: “Este informe, que se presenta en cumplimiento de la resolución 39/1 del Consejo de Derechos Humanos, ofrece una visión general de la situación de los derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela de enero de 2018 a mayo de 2019.”  Es de resaltar que agrega que: este informe se presentó fuera de plazo para recoger en él los acontecimientos recientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *