Minou Tavárez Mirabal apuesta por la militancia política como respuesta a la violencia del Estado

Hoy 25 de noviembre se cumplen 60 años del asesinato de las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal en República Dominicana. Una fecha que es parte del calendario feminista y de la historia política de la región. “¡Las mariposas viven!” fue el nombre del conversatorio presentado a comienzos de este mes por el medio de periodismo feminista de Puerto Rico Todas, junto con Colectivo Ilé, Libertarias y Revista étnica, con el apoyo de la organización internacional Oxfam. La conversación fue moderada por la antropóloga, activista feminista y antirracista, Bárbara Abadía-Rexach, quien es parte de Colectivo Ilé y colaboradora de Todas. Compartimos en LatFem parte de esa charla. 

“Las víctimas de violencia machista ya han sido contadas. Ahora, corresponde contar cuánto están cumpliendo los gobiernos con su responsabilidad de garantizar los derechos y la vida de las mujeres”, dijo la política y filóloga dominicana Minou Tavárez Mirabal, en una conversación como antesala al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Cada 25 de noviembre se honra a las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, militantes que lucharon por el derrocamiento de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo Molina, en República Dominicana. Son reconocidas mundialmente como Las Mariposas. Las tres fueron asesinadas el 25 de noviembre de 1960.

Minou Tavárez Mirabal, quien fue diputada durante 14 años y se desempeña como vicepresidenta del partido político dominicano Alianza País, es hija de Minerva Mirabal, una de las hermanas que impulsó el Movimiento Revolucionario 14 de junio junto a su esposo Manolo Tavárez. 

A pesar de haber perdido a su madre a los 4 años y a su padre cuando tenía 7 años, aún recuerda las historias que Manolo le contó sobre Minerva, que fueron desde momentos de amor hasta de política, recordó durante durante la transmisión en vivo del conversatorio ¡Las mariposas viven!, presentado por el medio de periodismo feminista de Puerto Rico Todas, junto con Colectivo IléLibertarias y Revista étnica, con el apoyo de la organización internacional Oxfam. La conversación fue moderada por la antropóloga, activista feminista y antirracista, Bárbara Abadía-Rexach, quien es parte de Colectivo Ilé y colaboradora de Todas. 

Te puede interesar:   Cinco huelgas de mujeres a lo largo de la historia

“Creo que llegó hace rato la hora de que empecemos a exigir a las autoridades que digan cuántos perpetradores de violencia están cumpliendo condena, cuántos han sido condenados, cuántos están presos (…) Tenemos que empezar a exhibir esas cifras porque esas son las que nos van a llevar a encontrar las soluciones que necesitamos para construir sociedades menos violentas”, expresó.

En el diálogo, Tavárez Mirabal comentó que, a pesar de que el dictador Trujillo Molina fue asesinado en 1961, el país por el que lucharon sus padres y tías Patria y María Teresa Mirabal no es totalmente libre de la dictadura que, según observó, trasciende el tiempo a través de las conductas antidemocráticas que aún persisten en su país.

“Ese es un daño que es peor que el de la existencia misma de la dictadura porque esa la podemos terminar matando al tirano, pero después, ¿cómo matamos esas conductas? ¿cómo las sustituimos por conductas democráticas? Ese es el gran reto que tenemos hoy”, dijo. 

La escritora de El camino que traigo conmigo y Mañana te escribiré otra vez. Minerva y Manolo, cartas considera que el mayor éxito de los regímenes totalitarios neoliberales es hacer creer a sus ciudadanos que la política y militancia son negativas.

“Es lo que les permite impedir que cambiemos y construyamos sociedades más justas”, explicó a decenas de personas que sintonizaron el conversatorio desde Cuba, Haití, El Salvador, Argentina, Brasil y Puerto Rico.

Impulsar el cambio desde una política inclusiva

Tavárez Mirabal destacó que el aporte de la militancia de sus familiares por la libertad de la República Dominicana al derrocamiento de la dictadura de Trujillo Molina permitió que generaciones posteriores pudieran vivir en un país mejor y distinto. No obstante, considera que todas las personas deben involucrarse en la política para mejorar las condiciones de vida en un país.

Te puede interesar:   Clandestinidad, resistencias y feminismos: entrevista a Amelinha Teles

Recordó, entonces, cómo definió “política” el escritor cubano José Martí: “Política es eso, el arte de ir levantando hasta la justicia la humanidad injusta; de conciliar la fiera egoísta con el ángel generoso; de favorecer y de armonizar para el bien general, y con miras a la virtud, los intereses”.

“Vivimos en tiempos muy difíciles para la política (…) tenemos que construir buenos políticos, gente que se movilice por las luchas, por lo colectivo, por lo que le conviene a toda la sociedad”, aseveró. 

Bajo las lloviznas desde la Casa Museo Hermanas Mirabal, donde se encontraba en República Dominicana, Tavárez Mirabalmostró a la audiencia el patio en el que descansan los restos de sus padres y sus tías, considerados héroes nacionales.

Reconoció que las hermanas Mirabal fueron personas comunes comprometidas con su familia, pero también con su país; demostraron que es posible avanzar políticas que beneficien al colectivo.

“Si tenemos que luchar por las mujeres, lucharemos por las mujeres. Si tenemos que luchar por la junta de vecinos, por las calles y los barrios en los que estamos, también. Si tenemos que dedicarnos a la militancia política para tomar el poder, y cambiar para tener un impacto en mejorar la vida de quienes comparten con nosotros el territorio y el tiempo, lo vamos a hacer”, concluyó.

Fuente: latfem.org.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *