Carl Sagan sobre Trotsky, la manipulación de la historia y el futuro de la humanidad

Un día como hoy pero de 1934 nació el que es probablemente el científico y divulgador más famoso del siglo XX, que en sus escritos habló sobre los peligros de la manipulación histórica y cómo esto repercute en el desarrollo científico futuro.

Hace 25 años Carl Sagan alertaba en uno de sus libros más exitosos, El mundo y sus demonios, sobre los riesgos de mantener el conocimiento científico en unas pocas élites educadas. y el riesgo que esto representa para el futuro desarrollo de la humanidad.

De pensamiento liberal, Sagan jamás fue un militante de izquierda, sino simpatizante de la democracia y de las instituciones en el marco del capitalismo. Sin embargo, ante todo fue un defensor de la paz mundial, del medio ambiente y activo defensor de la ciencia contra la religión y sus injusticias.

Varias veces mencionó a Trotsky como adversario del estalinismo y el sistema burocrático imperante en la Unión Soviética. Es notable la defensa que hace del líder revolucionario contra lo que implicó el estalinismo, tanto para la ciencia como para la historia y la divulgación de ambas.

Poco después de que Stalin llegara al poder, empezaron a desaparecer las fotografías de su rival Liev Trotsky, figura monumental en las revoluciones de 1905 y1917. Ocuparon su lugar cuadros heroicos y totalmente antihistóricos de Stalin y Lenin dirigiendo juntos la Revolución bolchevique, mientras Trotsky, el fundador del Ejército Rojo, no aparecía por ninguna parte“. El mundo y sus demonios

Y continúa:

Esas imágenes se convirtieron en iconos del Estado. (…) Las nuevas generaciones crecieron creyendo que aquella era su historia. Las generaciones anteriores empezaron a pensar que recordaban algo, una especie de síndrome de falsa memoria política. Los que conseguían acomodar sus recuerdos reales a lo que los líderes deseaban que creyeran, ejercitaban lo que Orwell describió como “doble moral”.

Te puede interesar:   Gremios cañeros piden soluciones. Es sencillo, entreguen las tierras

Los que no podían, los bolcheviques viejos que recordaban el papel periférico de Stalin en la Revolución y el central de Trotsky, eran denunciados como traidores o pequeño-burgueses incorregibles, “trotskistas” o “trotsko-fascistas”, encarcelados, torturados y, después de ser obligados a confesar su traición en público, ejecutados. Es posible -dado el control absoluto sobre los medios de comunicación y la policía- reescribir los recuerdos de cientos de miles de personas si hay una generación que lo asume (…)

De hecho durante la década de los 80´s tanto él como su esposa Ann Druyan llevaban clandestinamente tomos de La Historia de la Revolución Rusa escritos por Trotsky para sus colegas soviéticos para que pudieran saber algo de sus propios orígenes políticos.

Sagan alertaba a finales del siglo XX sobre los peligros de la manipulación histórica para las generaciones futuras, sobre todo para el pensamiento crítico y el avance de posturas de ultraderecha, anti científicas y fanatismos religiosos. Resulta casi perturbadora la exactitud con la que podríamos comparar sus predicciones si tomamos en cuenta el avance de gobiernos como los de Donald Trump o Jair Bolsonaro, incluso la aceptación de teorías conspirativas como el movimiento antivacunas, el terraplanismo, etc.

En nuestra época, con la fabricación de imágenes fijas realistas, películas y videocintas tecnológicamente a nuestro alcance, con la televisión en todos los hogares y el pensamiento crítico en declive, parece posible reestructurar la memoria social sin que la policía secreta tenga que prestar una atención especial”.

Sin embargo nos deja un mensaje esperanzador sobre el mismo futuro de la humanidad, pues el científico afirmó que:

“(…) es difícil mantener siempre ocultas verdades históricas poderosas. Se descubren nuevas fuentes de datos”.

El escepticismo tiene por función ser peligroso. Es un desafío a las instituciones establecidas. Si enseñamos a todo el mundo, incluyendo por ejemplo a los estudiantes de educación secundaria, unos hábitos de pensamiento escéptico, probablemente no limitarán su escepticismo a los ovnis, los anuncios de aspirinas y los profetas canonizados de 35.000 años. Quizá empezarán a hacer preguntas importantes sobre las instituciones económicas, sociales, políticas o religiosas. Quizá desafiarán las opiniones de los que están en el poder. ¿Dónde estaremos entonces?”

Estas palabras resultan importantes en el momento en el que nos encontramos, con el desarrollo de una pandemia provocada por un virus zoonótico, derivado de la mala relación de la sociedad con la naturaleza, pero también en medio de enormes procesos organizativos de generaciones jóvenes, como las huelgas por el clima, la rebelión de la juventud chilena o el movimiento internacional de mujeres.

Te puede interesar:   ¿De qué hablamos cuando hablamos de populismo?

También es una reflexión sobre dónde debe residir el conocimiento y el método científico, para que realmente satisfaga las necesidades de la sociedad y la naturaleza y no los intereses de una minoría en busca de ganancias.

Fuente: http://www.laizquierdadiario.mx/Carl-Sagan-sobre-Trotsky-la-manipulacion-de-la-historia-y-el-futuro-de-la-humanidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *