Neoliberalismo, capitalismo y derechos humanos. Breve perspectiva histórica

Se ha venido desarrollando a través de los años una fuerte desarticulación entre el neoliberalismo y el capitalismo por parte de aquellos sectores que reivindican a “los gobiernos progresistas” que tuvieron su eje en América Latina a inicios del nuevo siglo.

Ello además se viene a sumar a una caracterización de esos gobiernos como enemigos de la burguesía y del gran capital ya que beneficiarían a los sectores populares. Es debido a la generalización de esta tesis que se  pierden algunos aspectos centrales de las formas de acumulación del capital y su génesis, que son fundamentales para enmarcar la lucha por la emancipación.

En principio debemos resaltar qué es el neoliberalismo, pues el neoliberalismo es el capitalismo en sus ideas primigenias, es una etapa de acumulación del capital que tiene como característica nodal que busca romper con la sociedad asalariada, es decir ataca mucho más de frente a la clase social que vive de su trabajo.

El neoliberalismo  por ello tiene en la Argentina su origen fundacional en el terrorismo de Estado de la última dictadura, es decir el neoliberalismo para echar raíces en la Argentina requirió de un genocidio, de la supresión de vastos sectores de la clase trabajadora y la militancia disruptiva y revolucionaria mediante centros clandestinos de detención,  tortura y exterminio, la desaparición forzada de personas, vuelos de la muerte y finalmente la desaparición de 30 mil compañeres.

Haciendo un poco de historia podemos observar que con la venida del terrorismo de Estado se encumbró como ministro de economía Alfredo Martínez de Hoz, quien es el que lleva a cabo  la planificación económica del terrorismo de Estado de des-industrialización, des-regulación del mercado laboral, entrega de los bienes y la soberanía del Estado, para llevar a cabo este programa requirió ejercer un ataque masivo a la clase trabajadora, encontrando por ello como principal aliado a los grupos económicos concentrados, las patronales y a Jueces y Fiscales que le dieron sustento, como apoyatura civil a la dictadura militar. Todo muy parecido en cuanto alianzas, apoyos y programa a hechos recientes con el gobierno neoliberal del macrismo, de ahí la consigna “macri basura vos sos la dictadura”.

Siguiendo al Dossier de la APDH ZONA NORTE sobre el juicio Ford[i] nos dice “Los sectores empresarios y del capital pasaron así a formar parte de la articulación del terrorismo de Estado denunciando a sus trabajadores, delegados y juntas internas, para disminuir los reclamos de la clase trabajadora y su poder de articulación con los sectores populares, esto permitió modificar el tejido social para lograr acrecentar el poder de las patronales y los sectores sociales que en ella se ven representados.”

Es decir el genocidio en Argentina se ejerció desde una perspectiva de clase y por ello hizo hincapié en el movimiento obrero organizado, sin este ataque masivo el neoliberalismo no podría haber funcionado en la Argentina.

Te puede interesar:   La Semana Trágica desde Viñas

Es desde este marco y comprensión histórica que podemos observar que la permanencia del modelo neoliberal, que alcanza su cenit durante el gobierno de Carlos Menem,  encuentra siempre en la clase trabajadora su antagonista.

La revuelta popular del 2001-2 nos muestra el agotamiento de este modelo económico y social, como así irrumpe una forma de organización para la lucha de la clase trabajadora desocupada- claramente opuesta a  los  actuales sectores de la clase trabajadora desocupada que se reivindican desde la eclesiástica consigna: tierra, techo y trabajo- y que acá exaltamos por su ímpetu combativo radicalizado, como lo era el movimiento piquetero.

De esta prosapia proviene el neoliberalismo y ciertamente quienes realmente lo combativos en la Argentina, lo que nos lleva a desenredar la tesis sobre la separación del neoliberalismo y el capitalismo a continuación.

El capitalismo es un modelo civilizatorio porque instaura formas del ser dentro del ser, parte de sus cadenas esclavistas están en lo formación de los sujetos. Es por ello que se muestra necesario resaltar que el neoliberalismo o el (neo) keynesianismo son distintas etapas de acumulación del capital que forman parte del sistema “digestivo” del capitalismo. Ambas son etapas necesarias para la regulación social. Es por ello que debemos, cual diáfana envergadura, sostener que la regulación es absolutamente antagonista de la emancipación, esta es una realidad axiomática.

Estos dos modelos dentro de la égida del capital, son dos formas en las cuales se presenta la plusvalía, es decir la apropiación del excedente por parte del capital de la riqueza generada por otros. Debemos por ello observar lo que nos decía  Karl Marx[ii], quien nos ilumina al respecto con la forma en que la plusvalía se presenta; siendo la plusvalía absoluta aquella ganancia que se obtiene aumentando las horas de trabajo y la plusvalía relativa aquella ganancia que se obtiene disminuyendo las horas de trabajo necesario y aumentando las horas de trabajo innecesario.

Esta combinación sumada al ejército laboral de reserva son las formas en que la explotación se presenta en ambos modelos capitalistas, a veces combinadas a veces separadas, pero siempre en beneficio de los sectores del capital y en detrimento de la clase trabajadora. Por ello tanto la “meritocracia” macrista[iii] como “del trabajo a casa de casa al trabajo”[iv] peronista son dos caras de la misma moneda de explotación capitalista. Esto nos lleva a decir y explicar que para luchar contra el neoliberalismo hay que luchar contra el capital, pues el neoliberalismo sólo es una forma de capitalismo contemporáneo.      

Te puede interesar:   Berni en Guernica: en plena negociación, aprietes y merodeos policiales atemorizan a las familias

Sumando a ello hay que exponer las continuidades de ambos modelos capitalistas, que desde los sectores progresistas y el panperonismo gobernante buscan ocultar, pero que claramente tienen en el modelo extractivista y la ley de entidades financieras sus formas más conocidas.

Por ello debemos resaltar que una forma de antagonismo que desde el bloque social y político gobernante buscan exaltar, que sería la ausencia, disminución y retracción del Estado como forma neoliberal, en antagonismo con la fuerte presencia Estatal del modelo “nac and pop” por ellos orquestado, no es verdad pues el neoliberalismo es un Estado presente para la timba financiera y los negocios de la clase dominante y en ello el modelo “nac and pop” es solapadamente igual.

Otra forma en la cual se presenta la similitud de ambos modelos, es la focalización de la “ayuda social” o de las políticas sociales. Podemos observar cómo el actual Frente de Todos gobernante ejerce una focalización de la ayuda social a través de darle de baja al ATP (programa de asistencia de emergencia al trabajo y la producción), al IFE (ingreso familiar de emergencia) y mudando esta “ayuda social” a programas más pequeños en cuanto a monto y personas que abordan como la tarjeta alimentar o el Repro2 por poner ejemplos.

Siguiendo al compañero Mariano Féliz[v] “En Noviembre de 2020 se tomó la decisión de terminar con estos programas, que desaparecen en el Presupuesto 2021. En los hechos el ATP subsidió a las mayores empresas de la Argentina con un monto global de más de 400 mil millones de pesos en los primeros seis meses de vigencia; ellas pudieron reducir sus erogaciones salariales significativamente. Si uno compara estas transferencias con los casi 300 mil millones que fueron derivados a través del IFE, une se pregunta quiénes fueron les privilegiades.”Resaltamos además que las medidas focalizadas de contención social siempre fueron una forma en las cuales los sectores sociales dominantes lograron contener y encauzar la conflictividad social.  

Esto nos lleva a explicar algunos aspectos simbólicos y culturales presentes en el contexto histórico de lucha en la que actualmente estamos, se está dando una batalla cultural que intenta asemejar al peronismo con la socialdemocracia a través de la generación de un Estado de bienestar social, este intento tiene varios capítulos que no abordare, si haré un recorte para presentarles lo que entiendo como ejes.

Por una lado y como un aspecto de asimilación simbólica por parte del Presidente Alberto Fernández está la constante apelación que hace de Raúl Alfonsín (UCR) y  su gobierno, recordamos que Alfonsín quizá sea una de las máximas expresiones del consenso socialdemócrata en la Argentina, además de ello en el inicio de su mandato, antes de la presencia de la pandemia, en el diario de usina del progresismo como lo es Le monde Diplomatique conocido como  “el diplo” sacó una editorial que concluía con la siguiente oración “el sueño eterno del peronismo socialdemócrata”[vi].

Por ello debemos repasar sucintamente cómo surge la socialdemocracia y consecuentemente el Estado de Bienestar social en Europa,  pues surgen como respuesta del capital a los sectores de la clase trabajadora revolucionaria que veían en el comunismo, el socialismo y el anarquismo sus fuentes de inspiración para la lucha, obteniendo para frenar esa lucha el eufemísticamente denominado Estado de Bienestar social que acá tuvo su forma argentinizada con, justamente el primer gobierno de Perón.

Te puede interesar:   No, el coronavirus no es responsable de la caída del precio de las acciones

Ahora bien, sí surge como respuesta del capital a los sectores revolucionarios, debemos pensar cómo estamos ahora los sectores revolucionarios, pues en la lucha pero no somos claramente una alternativa actual de poder como si lo éramos en los inicios de los Estados de bienestar social, prognosis que nos lleva a teorizar que por ello el Estado de bienestar actualmente planificado distará mucho del que fue y beneficiará mucho más al capital que al trabajo.

Sumando a ello sí generamos una comprensión desde el materialismo histórico o aunque sea con un estudio a conciencia de los ciclos del capital, podremos observar que frente al desparpajo neoliberal, siempre después el capital necesita un gobierno keynesiano, es decir por ejemplo frente a un gobierno como el de macri que se sobre endeudó se necesita un gobierno panperonista que pague la fraudulenta deuda externa y ejerza una mejor contención social. Es por ello que el pago de la deuda externa nunca puede ser entendido como una forma de soberanía nacional, mucho menos asimilar un ciclo progresista del capital con alguna forma de emancipación.

Es decir el nuevo ciclo progresista si lo hubiere, será claramente de un progresismo conservador como lo ejemplifican Alberto Fernández acá o  Andrés Manuel López Obrador en México. Nuestra construcción anticapitalista en la resistencia, si bien siempre difiere cuando hay enemigos acérrimos en el Estado que cuando no, no dista de ser necesaria y autónoma de la fanfarria burguesa estatista. El fetichismo estatista del posibilismo de algunes compañeres, pues es claramente una asimilación por el lado de la regulación social y no de la emancipación.

Desde una perspectiva de derechos humanos tanto el neoliberalismo como el (neo) keynesianismo se presentan como ontológicamente amigos de la generación y división de los derechos humanos en exigibles (civiles y políticos) y no exigibles y progresivos (derechos económicos, sociales y culturales), ya que este marco conceptual les asiste porque conlleva en sí la espera a que el Estado se organice para poder proteger el derecho que le estamos exigiendo. Es decir la idea de generaciones  y su progresividad en los derechos humanos van de la mano del ideario de desarrollo capitalista para no cumplir con los derechos humanos. Por concluimos que un capitalista siempre es un “cerdo capitalista”.

Para todos, todo

Damián Ravenna

Presidente

Asamblea Permanente por los Derechos Humanos Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires

APDH ZONA NORTE


[i] https://issuu.com/apdhzonanorte/docs/dossier_de_la_revista_sobre_ford

[ii] Karl Marx El capital sección tercera la producción de plusvalía absoluta página 162, sección cuarta concepto de plusvalía relativa página 281.

[iii] https://www.lanacion.com.ar/politica/merito-el-tuit-mauricio-macri-respuesta-dichos-nid2452159

[iv] http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/27174

[v] https://contrahegemoniaweb.com.ar/2020/12/22/crisis-pandemia-y-pobreza-administrada-un-ano-de-gobierno-de-les-fernandez/

[vi] https://www.eldiplo.org/245-el-regreso-de-la-politica/44-dias-y-500-noches/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *