Seguir la huella de la victoria de los aceiteros

La unidad de clase construida en el sector conquista un salario inicial de 93.000 pesos

Las y los trabajadores agrupados en la Corriente político sindical – Rompiendo Cadenas saludamos la victoria de la huelga de los compañeros aceiteros.
La lucha a fondo por sostener la conquista de un salario mínimo, vital y móvil (SMVM) en serio, que realmente nos permita hacer efectivos los derechos humanos a educación, salud, vivienda, vacaciones, jubilaciones de calidad (para lo que es necesario hoy un salario de $93.000) es una lucha de vanguardia en defensa de toda la clase trabajadora.
Al empresariado siempre le resultan demasiado nuestros derechos, siempre dicen que lxs trabajadorxs derrochamos lo que ganamos y que son ellos los que invierten y crean riqueza y trabajo.
La historia los desmiente. Se cansan de destruir la riqueza de nuestra naturaleza y de fugar las ganancias y especular con ellas (ni siquiera liquidaron más dólares cuando el gobierno les bajó las retenciones).
Los aceiteros han demostrado (con la universidad de Rosario y con los estudios de su gremio) que la canasta familiar digna es de 93.000 pesos y no los 51.000 pesos del Indec y mucho menos los miserables 21.000 pesos del salario “mínimo vital y móvil” que impone el gobierno, que apenas cubre la indigencia.
Los aceiteros han demostrado que el aumento que reclamaban es poco más del 1% del dinero que manejan los oligopolios que manejan las exportaciones del sector.
Como ellos señalan, esos oligopolios no negaban el aumento porque no les den los números, sino por una cuestión de poder. 
La CIARA, que es la cámara empresaria del sector y que conduce el recientemente creado Consejo Agroindustrial Argentino, aspira a ser quien dirija la economía del país y para eso quiere mostrar que disciplina a los trabajadores y al gobierno. Quieren ser la nueva “mesa de enlace”, controlando las mejores tierras, la cadena de valor agroindustrial y las exportaciones, aunando para ello a corporaciones argentinas y extranjeras.
Ante el apriete patronal, el gobierno retrocedió con Vicentin, con las retenciones, con el control de capitales y sigue la lista. 
Las patronales intentaron usar la huelga aceitera para seguir extorsionando con la merma de ingresos en exportaciones y que esto nuevamente vaya en contra de los intereses de lxs trabajadorxs y a favor de las ganancias millonarias de los dueños de todas las cosas.
Pero si el gobierno nacional retrocedió con la expropiación de Vicentin y las retenciones, los aceiteros sí sostuvieron la huelga y triunfaron.
Saludamos la unidad en la acción que han construido los trabajadores y gremios del sector, expandiendo la unidad de todos los trabajadores del sector, con el programa histórico de un SMVM como incluso marca el artículo 14 bis de la constitución.
Sin dudas es una huella a seguir para el conjunto de la clase. Elevar el SMVM y con él elevar las jubilaciones y la calidad de vida de toda nuestra clase trabajadora.
Ganaron los aceiteros, ganó toda la clase trabajadora.

Te puede interesar:   En Argentina no hay justicia para los pueblos originarios: liberaron a los asesinos de nuestra autoridad Javier Chocobar


#SalarioDigno 
#SalarioMinimoVitalMovil Ya para toda la clase trabajadora

CORRIENTE POLÍTICO SINDICAL

ROMPIENDO CADENAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *