Julian Assange, no a la extradición: podría suicidarse. En las cárceles estadounidenses, el número de suicidios es muy alto

La audiencia de extradición del periodista australiano Julian Assange, fundador del sitio Wikileaks, tuvo un desenlace inesperado: la jueza británica rechazó la solicitud de EE.UU., desatando la alegría de los numerosos activistas que aguardaban fuera del tribunal. Una sentencia, sin embargo, angular, porque reafirma los 17 cargos presentados por Estados Unidos, equivalentes a 175 años de prisión.

Se niega la extradición por motivos de salud, en particular porque las condiciones carcelarias en Estados Unidos podrían llevar al suicidio del periodista. Durante la audiencia, varios psiquiatras explicaron lo postrado que está Assange, tanto en el físico como mentalmente. Por supuesto, las condiciones en las cárceles británicas no tienen nada que envidiar a las de América del Norte, especialmente cuando se trata de aniquilar a los presos políticos: recordemos a Bobby Sands y sus compañeros. Que las condiciones carcelarias en los Estados Unidos son tales que conducen al suicidio es, sin embargo, un hecho indiscutible.

Una encuesta de Reuters, publicada en octubre, relativa al 20 por ciento de las cárceles de baja y media seguridad de EE. UU., contó 7.500 muertes en los últimos 12 años. Proyectado sobre toda la estructura penitenciaria, y considerando que en las cárceles de máxima seguridad las muertes deben calcularse al alza, se contabilizaría un promedio de 3.125 muertes por año. Los detenidos murieron por falta de atención médica, por lesiones o por homicidios. Los suicidios calculados por el estudio fueron 2.075: 3/4 de los recluidos se cobraron la vida antes del juicio o antes de la acusación.

El ex-soldado Bradley Manning, que se convirtió en Chelsea tras una operación de cambio de sexo, también intentó suicidarse el pasado mes de marzo, debido a la fuerte presión a la que está constantemente sometida por los órganos de seguridad estadounidenses, que quieren convertirlo en testigo de acusación contra Assange. Como soldado, el ex analista de inteligencia Manning, en 2010, entregó más de 700.000 documentos confidenciales relacionados con las guerras en Irak y Afganistán a Wikileaks, que también incluían más de 250.000 documentos diplomáticos.

Te puede interesar:   ONU a Israel: "Dispararon contra niños, personas con discapacidad y periodistas intencionalmente”

Así salieron a la luz los crímenes de guerra, la corrupción y el espionaje global del gobierno de Estados Unidos en lo que se ha denominado el «cablogate». Wikileaks había filtrado y publicado miles de cables confidenciales, que demostraban crímenes de guerra cometidos por soldados y muchas otras comunicaciones sobre el entrelazamiento de intereses que impulsa las políticas imperialistas.

Una Corte marcial de Estados Unidos condenó a Manning a 35 años de prisión, pero Obama la indultó en 2017, después de siete años de prisión, durante los cuales había comenzado operaciones de cambio de sexo. Sin embargo, sus procedimientos legales no han terminado, al igual que la presión del gobierno de Estados Unidos para llevarla a declarar en un juicio a puerta cerrada con el que atrapar a Assange.

En cuanto al fundador de Wikileaks, fue detenido por la policía británica en abril de 2019, luego de haber encontrado refugio en la embajada ecuatoriana en Londres durante siete años. Assange había ingresado a la sede diplomática para escapar de una orden de arresto sueca por cargos, falsos, de violación, que luego cayeron. Luego fue recibido por el Ecuador de Rafael Correa en una América Latina que todavía era en gran parte progresista, cuyos presidentes también estarán dispuestos a recibir a Edward Snowden, el ex analista de la CIA, cuando haga estallar el escándalo Datagate, en 2013.

Con la traición de Moreno, quien reemplazó a Correa como presidente de Ecuador, Assange fue entregado a los británicos. A pesar de su mala salud, ha estado detenido en la prisión de Belmarsh de Londres desde mayo de 2019. El relator de la ONU contra la tortura, Nils Melzer, pidió a las autoridades británicas que lo liberaran, dado que 65 de los 160 detenidos en esa prisión dieron positivo por Covid-19, pero sin éxito. La solicitud de indulto dirigida a Trump por los abogados de Assange tampoco recibió respuesta. Ahora, hay una nueva solicitud sobre la mesa de John Biden.

Te puede interesar:   Perú: la calle contra los palacios.

Tras la sentencia de hoy, los abogados del periodista esperan una fianza por motivos de salud. Mientras tanto, la administración estadounidense ha declarado que está «extremadamente decepcionada» por la decisión británica y que apelará en un plazo de 14 días. Por tanto, la cuestión está más abierta que nunca.

Luego de la sentencia, el presidente mexicano Manuel López Obrador, quien ya otorgó asilo a 7 líderes bolivianos que se vieron obligados a huir tras el golpe del 2019, expresó su disposición a recibir también a Assange. Y, desde Rusia, donde espera la ciudadanía, Snowden acogió con agrado el desenlace de la sentencia, uniéndose a los mensajes que expresaban satisfacción.

Sin duda, un dato significativo, considerando la relación privilegiada entre Estados Unidos y Gran Bretaña, desenmascarada aún más por las revelaciones de Wikileaks. Sin duda, una forma de fortalecer la fe en el carácter democrático de las instituciones británicas en un momento de profunda crisis determinada por el Covid-19 y en una delicada fase política determinada por la salida de la Unión Europea con el Brexit. Una manera, también, de sacar temporalmente las castañas del fuego de Estados Unidos que está a punto de cambiar de presidente.

La presión ejercida por grandes agencias humanitarias como Amnistía Internacional o Human Right Watch, desplegadas en defensa de la «libertad de expresión», debe haber pesado sobre la decisión «humanitaria». Numerosos juristas y académicos habían expresado su preocupación por la aplicación de la Ley de Espionaje, que data de 1917 en los Estados Unidos, por primera vez en la historia, a un periodista.

Para ello, la fiscalía tuvo como objetivo demostrar que Assange es un hacker que organizó a otros hackers para robar secretos militares. Y la jueza británica también avaló esta tesis. Para la defensa, Assange debería haber estado protegido por la llamada Primera Enmienda, ya que su trabajo ha demostrado crímenes que, en el papel, están fuera de esa misma democracia. Entre ellos, el video del ataque aéreo estadounidense que mató a 11 personas en Bagdad en 2007, incluidos dos periodistas de Reuters.

Te puede interesar:   Campaña de solidaridad con las dirigentes políticas kurdas encarceladas ilegalmente en Turquía

El caso de Assange muestra una vez más la hoja de parra de la «democracia» norteamericana. En vísperas de la sentencia, un artículo del analista argentino Atilio Borón, titulado «Miseria moral del periodismo independiente» también denunciaba el silencio de las asociaciones nacionales de periodistas latinoamericanos, grupos de poder generalmente dispuestos a disparar a cero sobre presuntas violaciones a la libertad de prensa en países no bienvenidos en Washington.

Estas corporaciones replican información de los Estados Unidos y sus agencias y, por lo tanto, guardan silencio sobre las violaciones a la libertad de prensa cometidas en América del Norte. Borón recordó que, tras el asesinato de George Floyd y las protestas del movimiento Black Lives Matters, 322 periodistas fueron agredidos por la policía, a 76 de los cuales destruyeron sus herramientas de trabajo o puestos de prensa y 13 fueron denunciados y enviado a juicio. Y que, en 2018, 5 periodistas fueron asesinados en Estados Unidos.

Pero esto no llega a los titulares de los medios hegemónicos, comprometidos en cambio en un aluvión concéntrico de falsedades u omisiones contra la Venezuela bolivariana, Cuba o Nicaragua. Por otro lado, la gran concentración monopolística de información a nivel global sigue a la económica, y sigue los mismos métodos de control capitalista. Los medios de comunicación son cada vez más protagonistas en la construcción de agresiones imperialistas como en las guerras de cuarta y quinta generación. Pero si pueden permitirse condicionar así a la llamada «opinión pública» es porque no hay barrera que se contraponga a la hegemonía burguesa.

En el siglo pasado, cuando el choque de concepciones era implacable, no habría habido necesidad de los Assange y los Snowden: las calles de todo el mundo sabían desenmascarar con su lucha la retórica del imperialismo, conocían su verdadera naturaleza en carne propia.

Fuente: Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *