Patricia Isorni: “Ya comprobamos que a Franco lo torturó y mató la Policía santiagueña”

El 26 de agosto la Policía le informó que su hijo había muerto en un accidente vial. Las dudas comenzaron esa misma noche. Con una investigación independiente, ella llegó a la conclusión de que a su hijo lo mataron porque se negó a hacer negocios sucios con la Policía. Fraguaron su muerte como “accidente de tránsito”. Llegaron a someterla a presenciar una inspección ocular al cadáver, realizada junto a la tumba. Pero no baja los brazos. Acusa al Poder Judicial y el gobierno de Zamora de sostener la mentira.


Realización y producción audiovisual: Piter Scrouch y Florencia Sciutti

La Izquierda Diario viene relatando los pormenores del caso de Franco Isorni, especialmente la lucha encarada por su madre, Patricia, para saber qué pasó con su hijo el 26 de agosto de 2020, poco antes de que la Policía llegara a su casa a avisarle que el joven de 24 años había muerto por “accidente”.

Junto a otros familiares de víctimas de la violencia estatal, Patricia conformó el Comité de Lucha contra la Injusticia y la Impunidad. Al mismo tiempo, investiga a fondo los pormenores de una historia plagada de mentiras oficiales y de maniobras judiciales que impiden llegar a la verdad.

Luego de que la médica legista Virginia Créimer, en calidad de perita de parte, realizara un durísimo informe contra el accionar policial y demostrara que lo que se dijo sobre la muerte de Franco es falso, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación exhortó al Poder Judicial provincial a realizar una nueva autopsia sobre el cuerpo de Franco Isorni.

Desde Santiago del Estero, Patricia conversó con La Izquierda Diario. Un recorrido por todos los aspectos del caso. La complicidad entre el Poder Judicial y el político en Santiago del Estero; la relación entre la policía y el narcotráfico; la violación de derechos humanos bajo el gobierno del kirchnerista Gerardo Zamora; la puesta en pie del Comité. Un relato en primera persona acerca de una dura lucha contra la impunidad.

Crimen

La mañana del 26 de agosto de 2020 dos policías visitaron a Patricia en su domicilio para decirle que la muerte de su hijo había sido producto de un accidente vial. Según la versión que le transmitieron, Franco había perdido el control de su moto y murió de forma instantánea al chocar contra un guardarraíl. Pero Franco estaba con un disparo en la cabeza y degollado con una herida que no se corresponde con un accidente.

Te puede interesar:   Aumentan los hechos de gatillo fácil en los últimos días

Las incongruencias aparecieron ese mismo día. Si el accidente se produjo a las once de la noche del 25 ¿por qué ingresó a la morgue recién a las seis de la mañana? ¿Por qué trasladaron el cuerpo a la morgue de La Banda y no a alguna de las de la capital provincial, donde se produjo el supuesto accidente? ¿Por qué no dejaron que ella reconociera el cuerpo de su hijo en ese momento? ¿Por qué la fiscal Erika Leguizamón se niega a una reautopsia bien hecha y obligó a Patricia a presenciar una “inspección ocular” del cadáver desenterrado junto a la tumba?

Patricia cuenta todos los detalles, en base a la investigación que tuvo que llevar adelante en forma independiente. Y también saca conclusiones de por qué le pasó todo eso a su hijo y reflexiona sobre la complicidad del Poder Ejecutivo y del Poder Judicial con la Policía asesina.

Algunas conclusiones y muchos interrogantes en la voz de Patricia

 “En el informe de Virginia (Créimer) está explícitamente dicho el tema de la tortura. Él tiene golpes, quemaduras, golpes aparentemente de puño en la cara. Y que ninguna de las heridas fatales corresponde con un accidente vial. El degüello se corresponde con una herida de arma blanca. Por eso estamos solicitando que se haga una verdadera autopsia sobre el cuerpo de Franco. Esto ya tendría que haber salido a la luz.” “En mayo del año pasado Franco había sufrido apremios ilegales por parte de efectivos de la comisaría tercera. Lo secuestraron en la puerta de casa, lo tuvieron secuestrado ocho horas. Le pegaron feo. Hasta convulsiones ha sufrido por los golpes. A mí me ha llamado muchísimo la atención que la noche del supuesto accidente había un móvil de la tercera”.

Te puede interesar:   Días de furia y represión contra mapuches: juzgan al policía que comandó el ataque de enero de 2017
Franco Isorni junto a su mamá Patricia

 “A Franco lo han matado porque se negó a participar en la venta de drogas. Ellos se hicieron un autorrobo de droga. Nosotros ya tenemos determinado como ha sido. Gonzalo Padilla es un narco declarado y yo tengo un audio donde dice que el D6 (la División de Investigaciones) trabaja para él. Había recibido una cantidad grande de droga. Gustavo Pérez, tío de Padilla y alto mando en la División de Investigaciones, estaba presente esa noche en que lo matan a mi hijo. Padilla, junto con la Turca Zayago, Guillermina Ruiz y Wini Trejo (oficial de la Policía denunciado por narcotráfico) son parte de una asociación ilícita y son quienes han matado a Franco. Porque no quiso participar del autorrobo. Finalmente esa droga apareció en la casa de un policía”. “¿Qué pasa si esto sale a la luz? ¿A quién compromete? ¿Cuánta plata pone el Ejecutivo para que los medios de comunicación no digan nada? ¡No están diciendo absolutamente nada!” “Tenemos una comunicación telefónica, de un funcionario policial de la comisaría 51, que a las cinco y diez de la mañana de ese 26 de agosto dice ‘¿che, vos sabías que la mamá del chango éste que han matado trabajaba en la Policía?” “Nosotros hicimos la pericia de las cámaras y han sido adulteradas. No borradas. Y esto nunca pudo hacerse de modo remoto, o sea que la persona que lo hizo tuvo que poder subir hasta el segundo piso de la Jefatura de Policía para hacer la adulteración. Esto se hizo el 27 de agosto a las dos y veinte de la tarde. Todo sale en el informe que elaboramos. A mi hijo lo matan el 26 y al día siguiente adulteran la cámara”. “Hace meses que venimos reclamando a la Fiscalía que nos proporcione la evidencia. Si nosotros en base a la poca evidencia que nos ha dado la Fiscalía, descubrimos tanto, ¿qué más vamos a descubrir el día que nos den toda la información?” “En septiembre la fiscal en violencia institucional (Leguizamón), finalmente nos confirmó que se iba a hacer la autopsia. Cuando nos presentamos en el cementerio, ahí me dijeron que la autopsia se iba a hacer ahí. ‘Es esto o no se hace nada’, me dijo la fiscal. Me dijeron que reconociera nuevamente el cuerpo para hacer esta ‘autopsia’ o que ellos no lo podían tocar. Así que he tenido que ver a mi hijo un mes después de muerto. No te puedo explicar lo que es.” “¿Por qué le hacen la autopsia así, al lado de la fosa? ¿Por qué le hacen una “inspección ocular” dentro del cajón? Nosotros teníamos el pedido de autopsia, que no se había hecho en primera instancia, porque Fabiola Corvalán, la médica que recibió el cuerpo en la morgue de La Banda y que no me permitía ver el cuerpo, le había hecho ya una inspección ocular en la que, justamente no vio el disparo en la cabeza.”

Te puede interesar:   El “encantador” (e imposible) intento de conciliar a represores y reprimidos
Marcha del Comité de Lucha Contra la Injusticia y la Impunidad de Santiago del Estero | Foto Visión Santiagueña

 “Somos 20 familias que hemos conformado aquí el Comité de Lucha contra la Injusticia y la Impunidad. Dejamos la comodidad de nuestro hogar, nos ponemos la camiseta de justicieras y salimos a pedir lo que corresponde. A través de mi caso se han dado a conocer muchísimos casos más de muertes en este último tiempo.” “20 familias son 20 homicidios en estos últimos tiempos. A una mujer hasta le hicieron desaparecer el expediente. Todo depende del poder político.” “Habiendo tanta gente pobre en Santiago del Estero, ¿cuánto se invirtió en el megaestadio?” (inaugurado por el gobernador junto a Alberto Fernández) ¿Y cuánto le paga el Gobierno de los medios de comunicación para que no saquen casos como éste.” “Padecer esto todos los días de mi vida es algo que no se lo deseo a nadie. Ojalá pudiera hacer que mi Franco Nicolás fuera el último niño que maten de esta forma. Pero a medida que pasa el tiempo esto sigue.” “¿Qué clase de madre sería si no salgo a la calle a pedir justicia por mi hijo?”

Fuente: la izquierda diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *