20 Años sin Joey Ramone “El Ángel de los Perdedores”

El 15 de abril de 2001 fallecía Joey Ramone cantante de The Ramones y figura central de la cultura del punk. Pero también fue el artista sensible que dio sentido a generaciones enteras en tiempos donde las utopías parecían recuerdos de tiempos pasados, allí en las maratones de Obras Sanitarias, las tardes escuchando el Loco Live, el festejo de los 20 años con Motorhead y esa épica despedida mundial que no podía hacerse en otro lugar del planeta que no sea Buenos Aires. Porque cuenta la historia que los Ramones nacieron en Nueva York pero el mito de aquellos cuatro tipos rabiosos nació en Buenos Aires.

A 20 años de su partida desde el colectivo de comunicación Contrahegemonia web lo recordamos con las palabras del periodista Marcelo Gobello:

“Desde su infancia fue una persona muy castigada por la naturaleza, con muchos problemas físicos. Era un freak, una persona desproporcionada. Tenía una altura descomunal (más de 1, 90 metros), era medio encorvado y poseía una carita muy pequeña. Además, era prácticamente ciego, lo que le trajo muchos problemas cuando chico en el colegio. La madre y el hermano me contaron que, cuando era adolescente, los médicos le dijeron que era un caso perdido para la sociedad. Incluso estuvo, a los 17, 18 años, en un sanatorio psiquiátrico. De donde había vuelto con el diagnóstico de deber permanecer en la casa, medicado. Lo trataron casi como un retardado, y no lo era.

Tuve la suerte de haber sido invitado por Joey y Marky a pasar con ellos varios días en Nueva York, lo que me permitió compartir su intimidad. Joey era el rey de Nueva York. Todo el mundo lo saludaba y él, sin problemas, se paraba a charlar con todos. Tenía un carisma y un encanto que te hacía olvidar, lo feo que era. Las chicas, lo adoraban. Pienso que era el verdadero ángel de los perdedores.

Te puede interesar:   Revolución permanente del sentido André Breton

Todos los chicos, los adolescentes, la gente rara, los que tenían problemas, se identificaban con él. Y él nunca perdió eso, el ser entrañable y dado con todos. De la parte musical es poco lo que se puede agregar que no se haya dicho antes. Joey era un gran artista y compositor. Y un muy buen cantante. Si se lo escucha detenidamente, sobre todo en los temas lentos, uno se da cuenta de su verdadero valor como vocalista. Vivió una vida muy plena. Era muy inquieto, políticamente hablando. Era una persona más bien de izquierda. Se sumaba a cualquier causa por los derechos civiles, en contra de Bush, a favor de la integración racial, por el medio ambiente. Mientras el cuerpo se lo permitió fue una persona muy activa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *