Que el eco de la lucha del pueblo colombiano retumbe en América

Como Cooperativa de Educadorxs  e Investigadorxs  Populares (CEIP) enviamos un saludo de solidaridad al pueblo que lucha en Colombia y denunciamos la dictadura narco-empresarial de Duque.  

Se escucha decir en los barrios y en los pueblos de Colombia: “la situación no da para más.”  Ni los grandes medios han podido esconder esta realidad evidente: la situación social, económica y sanitaria en Colombia es terrible. Las alarmas habían sido encendidas desde inicios del año pasado cuando la pandemia desnudó la miseria. La respuesta del narco-empresariado en el poder ha sido la soberbia, el despilfarro y las medidas autoritarias que defienden los privilegios de las élites. El pueblo colombiano ha visto con dolor y rabia cómo el gobierno dictatorial decide gastar millones de dólares en propaganda mediática, en autos blindados, en aviones de guerra, en subvenciones a los bancos, mientras no construye un solo hospital en medio de una pandemia o se opone como estado a la liberación de las patentes de las vacunas.

A pesar de esta evidente miseria, Duque decidió en atribución de su infinita arrogancia autoritaria, proyectar su tercera reforma tributaria que asesta otro duro golpe a la tributación de los sectores de más bajos ingresos y aumenta los impuestos de la canasta básica familiar.

Y así, la situación no dio para más. La calle como respuesta, la organización como salida, la lucha como esperanza. Nadie quería exponer su salud en la calle en una pandemia y con los precedentes de las masacres policiales de años anteriores. Pero ante oídos estatales sordos y la miseria creciente, la respuesta ha sido la movilización en la calle (siguiendo los pasos de la lucha campesina e indígena, esa lucha tan silenciada, y que se viene dando con trágicos saldos de muerte). Marchas y manifestaciones en los más recónditos municipios y el acatamiento del paro nacional que lleva ya cinco días.  Hasta que alguien escuche el llamado de un pueblo que siempre ha sabido luchar. 

Te puede interesar:   Comunicado de Lautaro Curruhuinca

La respuesta consecuente de un estado dictatorial con miedo a la organización popular ha sido el despliegue de sus escenas de muerte: policías y parapolicías disparando a las marchas, tanquetas policiales atravesando a toda velocidad puentes llenos de gente, militarización de las grandes ciudades. Más de 10 jóvenes muertos y cientos de heridos. Nuestra gente acribillada a bala, por sonreír, por luchar, por querer vivir.

Y aún así, el pueblo no se rinde…  Y ha tumbado la reforma tributaria con organización popular y lucha.

En este contexto, convocamos a las organizaciones sociales y políticas, a los partidos, a hacerse eco de los gritos de lucha del pueblo colombiano y a denunciar el sonido de las balas que masacran en Colombia. Que se acabe el silencio que mira para otro lado con lo que pasa en Colombia. La solidaridad en la distancia es otra forma de lucha hermana en estos tiempos de múltiples comunicaciones. Que se sepa que en Colombia hay una dictadura disfrazada de democracia y que se escuche fuerte que en Colombia hay un pueblo que la sigue luchando.

¡A parar para avanzar, viva el paro nacional! *¡Se cae la mafia narco empresarial!  ¡El pueblo no se rinde, carajo! ¡Arriba la lucha del pueblo colombiano! Se cayó la reforma con lucha y organización!

CEIP: Bachillerato Popular Puños de Libertad / Bachillerato Popular Chilavert / Bachillerato Popular Paulo Freire / Bachillerato Popular El Cañón / Bachillerato Popular Raíces / Bachillerato Popular 19 de diciembre / Bachillerato Popular Furilofche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *