Entrevista a Tilda Rabi: “Como dicen muchos compañeros, “vivir ya es resistir” y esa es una batalla ganada contra el sionismo”

Desde ContrahegemoniaWeb entrevistamos a Tilda Rabi, presidenta de la Federación Argentino Palestina, integrante del Comité Argentino de Solidaridad con el pueblo palestino y militante de la Campaña Mundial por el Boicot, Desinversión y Sanciones al Estado de Israel.

CH: Pensando en la Nakba, esta catástrofe que significó para el pueblo palestino, ¿cómo ve hoy la situación palestina?

Tilda Rabi: Hoy nos reúne una fecha cara y dolorosa, pasados ya 73 años del Nakba, lo que significó la destrucción del territorio ancestral palestino seguido de la ocupación, colonización y limpieza étnica. Es muy complejo, realmente estoy muy vapuleada por las instancias que se viven, pero también me emociona la entereza y resiliencia de nuestro pueblo, que es capaz, más allá del horror y de la depredación constante, de seguir resistiendo. Como dicen muches compañeres, “vivir ya es resistir” y esa es una batalla ganada contra los objetivos del sionismo. La situación de nuestro pueblo es grave, no solamente en la Palestina ocupada sino también en los campamentos de refugiades del Líbano y de Siria. Hoy, donde atravesamos además una pandemia que ya ha dejado más de 3600 palestines muertos a la fecha, no todo el mundo ha sido vacunade y donde seguimos con los controles y la represión que ejerce la ocupación cotidianamente, también sobre la economía y las libertades palestinas. Por eso digo que la heroicidad de nuestro pueblo está demostrada en el día a día, en lo cotidiano, sobre todo.

El alto el fuego no significa que les palestines de Gaza y el resto de les palestines estén libres de ocupación. Después de 11 días de criminales bombardeos, las bombas se han silenciado, pero no confundamos esta calma con normalidad. No hay normalidad, ni que hablar para les dos millones de habitantes de Gaza sitiados, ni para aquelles que mal viven en Cisjordania o en la Palestina histórica bajo ocupación israelí. A menos que se levante el asedio a les civiles en Gaza y se ponga fin a la ocupación, la muerte y la destrucción que hemos visto en estos últimos once días, seguramente se repetirán. Mientras el mundo observa con aliviado el alto al fuego, hace la vista gorda a lo que sigue pasando en el barrio de Sheikh Jarrah (en Jerusalén oriental) que a principios de este mayo fue la chispa que encendió la mecha y el pretexto para masacrar a la población indefensa de Gaza. Las familias palestinas que habitan Sheik Jarrah recibieron órdenes de desalojo cuando un tribunal israelí falló a favor de una organización de colonos que reclaman la propiedad del terreno. Este 9 de mayo pasado, grupos de extrema derecha y fuerzas represivas israelíes irrumpieron en la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para les musulmanes y en pleno Ramadán disparando balas con punta de goma contra palestines que se encontraban orando en el recinto.

Esto también marcó un redescubrimiento de la inherencia palestina, incluidos les palestines del 48, hoy llamados ciudadanos de Israel, que levantaron sus voces junto a sus hermanes del resto de los Territorios Ocupados y este, no es un hecho menor, que decidieran actuar en unidad, más allá de la fragmentación territorial sufrida desde el año 48 con la Nakba, lo transforma en un hecho histórico. Las y los palestinos decidieron  hacerse oír al unísono, tal como sucedió en abril del año 36 cuando se inició la Gran Revolución contra el mandato británico y la inmigración ilegal de los sionistas a Palestina. La rebelión protagonizada contra el ocupante británico y las bandas terroristas judías europeas instaladas en Palestina, la Huelga general del 36 que se prolongó durante seis meses ininterrumpidamente y es considerada como la huelga más larga de la historia de un pueblo. Hoy la resistencia continúa en toda Palestina y más allá de las cifras de asesinades, herides y encarcelades, el pueblo palestino ha decidido en unidad seguir resistiendo la ocupación, colonización y limpieza étnica. A mi entender hemos entrado en un nuevo capítulo hacia la liberación de Palestina.

CH: siempre el imperialismo tuvo una intervención muy fuerte en la zona, ¿hoy en día cómo están interviniendo Estados Unidos y otras potencias como Rusia y si eso de alguna manera está influyendo o no en la política que están teniendo los estados árabes que pasaron de un apoyo con contradicciones al pueblo palestino a entablar relaciones con Israel?

Tilda Rabi: Primero, los estados árabes, no su pueblo. Los gobiernos de la región de alguna manera ya venían siendo cómplices con anterioridad, más allá de sus expresiones mediáticas, sobre todo las monarquías del Golfo Pérsico, los Emiratos, Arabia Saudí, que ya conocemos. Igual fue muy doloroso para nuestro pueblo, por la expresión concreta de apoyar a un Estado genocida, sobre todo cuando hablamos de que son pueblos que comparten cultura, lenguaje, religión e historia.

Te puede interesar:   Biografía de Toussaint-Louverture

Y la política de Estados Unidos es la misma política de siempre. También decir que el anterior gobierno, de Trump, actuó con total libertad e impunidad, dejando en claro, su postura al declarar que Jerusalén Oriental formaría parte de lo que hoy es Israel. Eso ya es una patoteada simple y llana y  es aún más doloroso para el mundo árabe, ya que allí confluyen las tres mayores religiones monoteístas y donde además, según el derecho internacional, Jerusalén es una ciudad que debe ser protegida, por último, Jerusalén árabe hoy está siendo despojada y diezmada, desde su territorialidad y desde todos los aspectos. Con Rusia podemos decir que hay una situación un poco más amistosa, igual que con China, pero eso no significa que sean aliados, los tiempos han cambiado.

CH: sobre lo de las vacunas, ¿sabe un poco más? Porque sabemos que Israel a la población judía la ha vacunado completamente y para les palestines tiene una política de evitarlo, en Cisjordania y en Gaza es terrible la situación sanitaria por el bloqueo, si sabe un poco más sobre eso.

Tilda Rabi: desgraciadamente Israel, después de que fue denunciado y de que sigue siendo denunciado, ha enviado muy pocas las dosis a la población palestina de la cual es responsable por ser la potencia ocupante. Además, Israel nos ofrecen vacunas en Argentina, sin embargo, no nos dan los elementos como las inyecciones para poder inocular, por lo tanto serán difíciles de aplicar; o lo que está pasando con nuestres hermanes de la Franja de Gaza, antes del bombardeo y ahora con más razón están expuestos no solamente al tema de la pandemia, sino a otras epidemias debido a las condiciones sanitarias en la que se encuentra la Franja, por  el tema de la contaminación del agua, la falta de tratamiento de los residuos, la carencia absoluta de elementos sanitarios a los que la potencia ocupante no permite la entrada debido al criminal bloqueo a la que ha estado sometida por 15 años o directamente son destruidos en las incursiones rutinarias sobre infraestructura y bienes gazaties por parte de Israel. Y ahí tenemos un país como Egipto, que también juega a favor de lo que es el sionismo como ideología, así que es muy difícil la situación. Se recibieron algunas vacunas de China y de Rusia que en algún momento quisieron ser confiscadas, pero desafortunadamente, se han dado a cuentagotas. La situación es grave y con les palestines del ‘48, o sea de la Palestina histórica, también tenemos un grave problema porque han sido les últimos en ser vacunades, es decir la población árabe de Israel como dicen elles, han sido les últimos en ser vacunades. Sumado a ello, el que Israel multiplique persecuciones porque nuestres hermanes de la Palestina histórica han salido a protestar, no solamente por las vacunas sino también por el rol que cumple el sionismo enmarcado por esa dirigencia fascista que tiene. Es un tema mucho más grave, por eso vuelvo a remarcar el papel protagonista de la ciudadanía, del pueblo fundamentalmente, que tienen esa capacidad de resistir, más allá inclusive de sus dirigencias.

CH: en todo esto ¿qué papel juega la diáspora?

Tilda Rabi: tenemos roles, e inclusive hay actividades también de compañeres que están gestionando para hacer un evento en octubre de este año. Hay que plantearse una descolonización ética y moral, que también implica la mirada que tiene el mundo, porque hasta ahora las pautas las va dando Occidente, como las dio siempre desde lo que fue la intervención británica en Palestina. Y después, con la complicidad de las  Naciones Unidas para fragmentar al mundo árabe. El mundo árabe fue cuadriculado a expensas de la propia voluntad del pueblo palestino y del mundo árabe en general.

Si bien a veces como diáspora incidimos, no es una gran prevalencia, porque somos una comunidad pequeña en Argentina a nivel cuantitativo y de organización. Podemos hablar de la diáspora de Chile, Brasil, Honduras, Perú, que son diásporas más grandes, pero como diáspora uno de los objetivos es la visibilización de nuestra causa, empoderarnos como palestines, poder hacer difusión de nuestra cultura, de nuestros bailes, lo que hace el museo Fadwa Tuqam, por ejemplo, que está haciendo una convocatoria a reunir trabajos de poetas latinoamericanes en solidaridad con la lucha de las mujeres palestinas. Tratar de ir aglutinándonos, logramos tener un grupo de dabke, está el grupo de jóvenes palestines que no es menor, el grupo de estudio Mahmud Darwish que tenemos que potenciarlo, que está trabajando con la Cátedra de Estudios Edward Said. Es la difusión de nuestra causa fundamentalmente, la formación y la comprensión, porque uno no ama lo que no conoce. No podemos pretender que la gente se solidarice por ósmosis, uno va creando con acciones. Si no nos conocen, mal podemos exigir. Pero así y todo, no queremos solidaridad solamente como en el 2008 o 2014 o ahora, cuando hay grandes eventos de horror y de muerte. Queremos que nos conozcan también por todo nuestro trabajo y por lo que significa la resistencia hasta la actualidad, más allá de los 73 años de horror que vive el pueblo palestino y que también esas cosas sean apreciadas.

Te puede interesar:   Nuestra Tarea de la Etapa: Protagonismo y Unidad.

CH: A propósito de la OLP, hasta los Acuerdos de Oslo, allí confluían todas las manifestaciones del pueblo palestino y de su resistencia y, desde los Acuerdos de Oslo, ya no fue tan así y empezaron a surgir otros sectores en lucha. Entonces quería preguntarle ¿cómo se manifiesta esa resistencia del pueblo palestino hoy? ¿dentro de la OLP o están surgiendo nuevas formas organizativas, nuevas articulaciones que aglutinen de alguna manera la resistencia del pueblo palestino? Y en esa resistencia ¿qué papel juega el BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones)? como forma de aportar a esa lucha desde el resto del mundo

Tilda Rabi: La OLP no se discute, es parte del pueblo palestino. Se discute cómo está conformada en la actualidad, la OLP se fue fragmentando, justamente post Acuerdos de Oslo, pero también ya un poco antes había diferencias en cuanto a cómo se debían instrumentar ciertas acciones. Pero no quiero caer en esa cosa simplista y decir estos son los malos y estos son los buenos. Tengo que reconocer el rol que tuvo la OLP, el rol que tuvo Yasser Arafat, muy cuestionado después, pero no puedo negar que fue uno de los que pudo llevarnos a un momento donde el reconocimiento mundial al pueblo palestino tuvo que ver con su inteligencia fundamentalmente y, por supuesto, con la lucha de todos nuestros fedayines y los levantamientos del pueblo palestino en general. Post Oslo vinieron los desencantos, no nos olvidemos, 2002, Segunda Intifada, llevan preso a Barghouthi, justamente un líder que concita al pueblo y que está confinado en las mazmorras israelíes.

Por eso digo, si nosotros podemos despojar al privilegiado colonial de sus privilegios, vamos también a poder ir avanzando hacia un proyecto de vida. Por supuesto, antes de aceptar que ese colono conviva con nosotros tendremos primero que lograr justicia, después podemos hablar del reconocimiento del otro, porque el israelí no nos reconoce.

Con respecto al BDS, al Boicot, Desinversiones y Sanciones, creo que es una de las herramientas más importantes que tiene hoy la lucha del pueblo palestino. Porque además no es menor, son más de 160 organizaciones que se han ido replicando en el mundo y ha servido para poner de manifiesto las políticas criminales, que son terribles, cuando hablamos de la cantidad de presos y presas políticas, cuando hablamos de la persecución a niñes, cuando hablamos de los crímenes que cotidianamente se cometen, sino también el incumplimiento de las resoluciones del derecho internacional. El derecho internacional bastante bastardeado también porque cuando se violan todas las resoluciones, incluido el cuarto convenio de Ginebra y todas sus resoluciones, cuando se siguen violando consuetudinariamente y hay un mundo que tibiamente dice “no lo hagan”, es muy terrible. El BDS pone eso de manifiesto, lo que significa que es una de las herramientas más inteligentes de lucha. Esta es una lucha que tiene que ver con el conocimiento, es una forma ir creando conciencia de los pueblos.

CH: en Argentina ¿qué política está llevando a cabo el BDS?

Tilda Rabi: con el tema del fútbol en Palestina, el pedido de que la selección argentina no vaya, también con Natalia Oreiro que al final no fue a cantar a Israel. Creo que hemos tenido pequeños grandes éxitos. Y esos éxitos forman parte también de los colectivos que conformamos con los diferentes actores políticos y de la sociedad civil en Argentina en este caso.

CH: ¿cuál es la situación de les prisioneres palestines y en particular de las mujeres palestinas en las cárceles de ocupación?

Te puede interesar:   Nuestra América en la encrucijada: Pandemia, rebeliones y Estados de excepción.

Tilda Rabi: la situación de las mujeres es terrible en las cárceles israelíes, casualmente, otra convención del derecho internacional violada, tendrían que estar en cárceles que no estuvieran en territorio de la potencia ocupante, es decir, en israel. Están siendo violentadas en muchos aspectos, en su mayoría son jóvenes, algunas madres, otras no, pero últimamente los objetivos son las universitarias, las chicas que tienen más actividad dentro de la sociedad civil. Se le niegan sus derechos más básicos, el tema de higiene, por ejemplo. Con respecto al Covid -y ya es extensivo a todes les prisioneres palestines-, se les deja encerrades porque dicen que es una manera de no contagiarse. Sin embargo, al no poder recibir visitas de abogades ni de algún pariente, están expuestos, expuestas directamente a las torturas cotidianas que ellos ejercen. Además, tenemos niñes también en las cárceles de Israel y más de 400 prisioneres administrativos, que es un juego de palabras, es un ardid ya implementado para justificar cualquier detención en contra de les ciudadanes, sin cargos ni justificación alguna, por un  periodo indefinido pues pueden prorrogarlo a deseo de las autoridades militares. Entonces la situación es muy grave y hay además más de 15 periodistas presos y 10 parlamentaries. Y acá ni les parlamentaries levantan su voz en contra de estas tropelías

CH: ¿qué solución ve al conflicto? ¿Cree que es factible y conveniente pelear por dos Estados o ve otra manera de restitución de los derechos del pueblo palestino?

Tilda Rabi: como decía antes, creo que también tenemos que ganar una batalla cultural, esto tiene que ver con descolonizar, hay que descolonizar como primera medida, sino vamos a seguir siendo sometides a los arbitrios de la ocupación. Trato de no hablar de uno o dos Estados, porque eso lo van a resolver les palestines y sobre todo les palestines dentro de los territorios. Soy muy consciente y optimista de la capacidad de nuestro pueblo de resistir, más allá de todo el horror que está viviendo. A ver si derrumbamos los muros, sobre todo los muros de la indolencia y de la falta de solidaridad de nuestros gobernantes, porque es indignante que acá se hagan acuerdos, que por un lado se hable de derechos humanos y, por otro lado, se hagan acuerdos con un Estado que ejerce el terrorismo y en Argentina, por ejemplo, de alguna manera se sientan muy orgullosos de decir que por ahí las vacunas israelíes se producirían también en nuestro territorio.

CH: por eso le damos importancia desde acá a la Campaña del BDS porque, como usted dice, hay una colonización, no solamente una ocupación, e Israel trata por un lado de aniquilar al colonizado, como hacen todas las potencias coloniales, y por otro lado invisibiliza al pueblo palestino, como si no hubiera un pueblo. Por eso hay tanto desconocimiento de la historia, de las luchas, de la creación cultural, como si no existiera. Por eso también queremos preguntarle de qué manera podemos desde acá ayudar a visibilizar al pueblo palestino, en ese combate contra el colonialismo sionista.

Tilda Rabi: en primera instancia participar activamente con el BDS contra el Estado de Israel. También hay un Comité Argentino de Solidaridad con el pueblo palestino que por la pandemia no se reúne de manera presencial, pero lo hace de manera virtual, aunque hemos participado de manifestaciones públicas en estos días contras las masacres sionistas en Gaza y la represión a palestines en Jerusalen, Cisjordania y los territorios del 48. Es importante la participación y las voces. Sobre todo difusión y plantear discusiones ya sea locales, regionales, porque esta es una gran batalla cultural que tenemos que dar.

CH: parte de las dificultades es que a nivel internacional se intenta presentar al Estado de Israel como la víctima y ocultar que el pueblo palestino es el oprimido y, en ese sentido, se pone el antisionismo como si fuera un sinónimo de antisemitismo. ¿Qué reflexión le merece esto? porque incluso Argentina ha avalado esa similitud entre antisionismo y antisemitismo

Tilda Rabi: ellos juegan al desconocimiento, el IHRA, esta resolución donde se  habla de antisemitismo. Nosotros hicimos un planteo protestando por esta definición. Igual fue todo un manejo, porque el sionismo ha ganado muchos adeptos en los últimos años, sobre todo en los gobiernos, ha ido avanzando después de un gran retroceso. Hay que seguir luchando para crear conciencia, si uno muestra las estadísticas, si muestra lo que le sucede hoy a les palestines, creo que los nazis se quedaron cortitos y además el antisemitismo, simplificándolo, de ser así tendría que ser en contra de los árabes y de los antiguos hebreos, porque hoy el hebreo que se habla en Israel no es el originario semítico. El problema es el miedo que le meten a la gente, con el que juegan y la ignorancia, por eso hay que luchar contra esas cosas. Nosotres siempre lo tuvimos claro y hemos trabajado acá en la Argentina con nuestres compañeros antisionistas. Por suerte hay gente que está muy clara en sus posicionamientos, el chantaje no les llega. Hemos avanzado, a pesar del antiético  papel de nuestros gobiernos al suscribir estos acuerdos.

Nosotres soñamos con otro Estado, no nos digan que tenemos que hacer les palestines. Como diáspora soy muy respetuosa de las decisiones de mis hermanes allí, que están sufriendo consecuencias mucho más atroces, yo estoy cómoda en mi casa, tengo un café caliente, allí hay muches a la intemperie, con situaciones económicas y climáticas de terror y sometides en lo cotidiano al horror de la ocupación. También veo que los últimos sucesos nos permiten entrar como dije al principio de la entrevista, en un nuevo capítulo de nuestra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *