Chile: agotamiento social y nuevos caminos para América Latina

Por momentos, da la sensación de que algunos pueblos parecen estar quietos, expectantes y casi inertes ante un movimiento avasallador que ha mostrado eficacia a la hora de concretar sus objetivos: el neoliberalismo en América Latina ha alcanzado con creces esos horizontes de desigualdad y expoliación que se ha propuesto desde su matriz. No obstante ello, si existe algo que ha crecido a la par del daño que el capitalismo le infringe a nuestra región, eso es la resistencia y la inconformidad de los pueblos. No dormíamos, en todo caso alimentábamos una rebeldía ética a ese mundo patas arriba que nos legaron. Lo sucedido en este nuevo tiempo de revueltas en Nuestra América, ratifica la tenacidad de la lucha social y las resistencias populares.

Chile camino a una nueva Constitución

Los días 15 y 16 de mayo de 2021 asistimos a una anunciada implosión del sistema de partidos políticos tradicionales en Chile. El juego político de derechas y centroizquierdas que se alternaban en el gobierno para que nada cambie –o al menos muy poco, casi nada-, terminó de desmoronarse el día en que centenares de jóvenes, especialmente mujeres, se saltaron las batallas acusando los más de 30 años de aplicación estricta del neoliberalismo en ese país. La incansable referencia liberal al modelo del “jaguar de América Latina”, con el que las derechas latinoamericanas levantan la imagen de Chile homologándolo a esa narrativa de “tigres asiáticos” (Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán), acabo por quebrarse cuando los nacidos bajo la estela neoliberal dijeron basta.

Lo nuevo y lo viejo se funde en Chile. La novedad de las reivindicaciones populares, socioambientales, las disidencias, los feminismos -como una gran revolución contemporánea-, se abrazó con la tradición de lucha popular de la vía chilena al socialismo. Lxs chilenxs atestiguaron cómo socialmente se fracturaba algo que a nivel gubernamental se había sostenido con uñas y dientes; ese fue el corolario de lo acumulado durante años, especialmente desde la revuelta de octubre de 2019: las fuerzas independientes, de centro izquierda e izquierda, los pueblos originarios y la lucha feminista logró los 2/3 de votos necesarios para dejar atrás la Constitución de Pinochet.

Te puede interesar:   Paraguay: La pandemia, espejo de una crisis profunda del sistema

¿Qué se votó en Chile?

Mayo pasará a la historia en el vecino país, porque además de la elección de alcaldes, ediles y concejales de 346 comunas, se votó por primera vez gobernadores en las 16 regiones en las que se divide el país. Por otro lado, también por primera vez en la historia política de Chile, se permitió que personas ajenas a estructuras de los partidos políticos tradicionales se postularán a unas elecciones.

Sumado a esto, superando cualquier manual de teoría política, el pueblo chileno abrió camino un proceso constituyente como consecuencia de su lucha destituyente. Se eligieron 155 personas encargadas de presentar un nuevo texto para refundar la carta magna del país, en el lapso de 9 meses a un año. Ya en octubre de 2020 se había aprobado por amplia mayoría (80%) borrar de la historia la herencia pinochetista de los ´80. La madre de todas las desigualdades.

En el país “modelo” en el que el ingreso per cápita del 10% más pobre de la población es 78 veces menor que el del 10% más rico, los independientes obtuvieron 48 escaños, entre los que resaltan las influencias del feminismo, ecologistas, defensores de la educación, la justicia social y la salud (la Lista Pueblo –izquierda- Independientes No Neutrales -centro izquierda- entre otros).

Por otro lado las listas de izquierda y centro-izquierda sumaron 52 constituyentes. 27 de Apruebo Dignidad que integra al Frente Amplio, el Partido Comunista, la Federación Regionalista Verde Social e independientes. 25 integrantes sumo por su parte la Lista del Apruebo, compuesta por Nueva Mayoría (ex Concertación). Por su parte el oficialismo que se presentó en la lista denominada Vamos por Chile, alcanzó solo 38 lugares.

Chile

Logros y desafíos

Te puede interesar:   Derechos campesinos: lucha contrahegemónica de La Vía Campesina

En los últimos años, desde las entrañas del neoliberalismo y la represión, se han erigido procesos políticos y revueltas populares en países como Ecuador, Chile, Haití, Perú y Colombia. La dimensión de esos levantamientos sugieren trascender las lecturas defensivas; es decir, lo que se reclama es menos una demanda corporativa de lo que implica un profundo cambio de modelo económico, político y social neoliberal.

Por caso, en Chile uno de los mayores logros del movimiento feminista fue conseguir que la Convención Constitucional sea un órgano paritario (la paridad fue una demanda que nació en las calles, durante las protestas sociales que comenzaron en 2019). Por otra parte, además de las mujeres, también tienen garantizada su participación los indígenas. Picunches, Huilliches, Rapanui, Diaguitas, Atacameños, Caucahués, pero sobre todo Mapuches lograron la reserva de 17 de los 155 escaños. Algo insuficiente para cuantificar la calidad de su resistencia histórica y su protagonismo en las protestas, pero un lugar al fin.

Por ultimo un conjunto de nuevos referentes políticos se asoman con ansias de cambiar la realidad injusta. Irací Hassler, comunista y feminista, fue elegida alcalde de Santiago -el más grande de la región metropolitana-, Jorge Sharp de la izquierda autónoma renueva como alcalde Valparaíso, Rodrigo Mundaca es electo gobernador de la Región de Valparaíso; Gabriel Boric logró juntar las firmas para inscribir su primaria presidencial a horas de que venciera el plazo, y Daniel Jadue alcalde de Recoleta por el Partido Comunista, se mantiene como candidato firme a presidente.

Queda un camino arduo pero el universo social de la izquierdas y el rechazo neoliberal, en este pedazo de América Latina, alimenta esperanzas. Si bien no hay una victoria genérica de los movimientos sociales, desde la revuelta de 2019 a esta parte pululan nuevas subjetividades rebeldes en Chile. Reformulando un poquito a Silvio podemos decir que hacia el porvenir partieron soles.

Fuente: iberoamerica.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *