Luchadora de izquierda y por los derechos humanos. Falleció Susana Zaldúa

Con un gran dolor nos toca despedir a una querida compañera: Susana Zaldúa

Susana fue parte de nuestra corriente histórica, integrando el PRT entre los años 1967 y 1968. Luego de la división de 1968, adhiere al PRT La Verdad que siguió las enseñanzas de Trotsky y fue encabezado por Nahuel Moreno. Susana se consolida en la militancia en medio de una huelga muy importante de YPF en la región de La Plata, su ciudad natal. Continuó su militancia en el PST en la universidad y luego ayudando a obtener la personería política. Luego, estando embarazada, impulsó la campaña electoral en Misiones, tarea que llevó adelante con una gran vocación militante.

En septiembre de 1975 recibe, junto a toda la militancia del PST, uno de los golpes más duros. Su hermana menor, Adriana, es asesinada por las bandas fascistas de la Triple A y la CNU en lo que se conoció como La masacre de La Plata. Allí también fueron asesinados otros siete compañeros y compañeras del PST. Ya en plena dictadura, transitó su militancia junto a las víctimas y familiares de la represión.

Luego de la dictadura militó en el viejo MAS, en el movimiento obrero, siendo parte de la oposición antiburocrática en el gremio bancario.

Junto a familiares, compañeros y amigos nos organizamos hace algunos años la Comisión por Memoria y Justicia de la Masacre de La Plata. Susana se convirtió en uno de los puntales de ese espacio.

Susana era la guardiana de las Madres, acompañando a Nora Cortiñas, Elia Espen y Mirta Baravalle, entre otras. Nunca faltaba a las rondas de los jueves y siempre estuvo unida a las luchas contra la impunidad, allí donde fuera necesario. También hizo parte del Encuentro Militante Cachito Fukman, organismo que integra el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia.

Te puede interesar:   Las aguas bajan turbias

Susana sin dudas es parte de nuestra tradición, de la camada de compañeros que comprometieron años de su vida en la pelea por la construcción de un partido revolucionario en los ‘70 y durante la represión. Su testimonio forma parte de nuestra publicación Rastros en el Silencio. Su compañero de vida, fallecido hace ya varios años, fue el Negro Robles, también un constructor del PST y entrañable persona.

Hoy vamos a sentir su ausencia en las luchas por memoria, verdad y justicia, pero seguiremos levantando sus banderas. Ese es nuestro compromiso. La vamos a extrañar y recordar , más allá de los caminos políticos emprendidos, siempre solidaria y abrazando la causa de la clase obrera. Un abrazo y un saludo especial para Nora, Graciela y todes sus familiares y amigos.

Compañera Susana Zaldúa, ¡hasta el socialismo siempre!

Fuente: Periodismo de Izquierda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *