Pronunciamiento de feministas del Abya Yala en el nuevo ciclo de vida. We Tripantu – Machaq Mara – Willka Kuti – Inti Raymi

Como Feministas de Abya Yala, entendemos que la descolonización es un proceso colectivo, comunitario, en el que los encuentros pasan también por reconocer los tiempos que caminamos en distintos territorios y cosmovisiones, desde donde nos articulamos y acuerpamos. Territorios mayas, mapuches, aymaras, quechuas, guaraníes, lencas, territorios migrantes, todos territorios ancestrales.

Nuestra Asamblea del 20 de junio comienza descolonizando el tiempo, nombrando un nuevo ciclo, saludando el we tripantu, el machaq mara, willka kuti, inti raymi, el retorno del sol.

Para la cosmovisión maya son cinco días de reflexión, de análisis, de crítica y autocrítica, de ver cómo están nuestros territorios, nuestro ser, nuestra luz, nuestra estrella. Son días para vincularnos con la naturaleza y la vida. Para la cosmovisión aymara y quechua, son días para el descanso de la tierra, la reflexión y la circulación de la palabra. Para las feministas comunitarias antipatriarcales, el retorno del sol es parte de la complementariedad de la vida, de la pacha, la tierra, el agua, el sol, la luna, los apus. El sol no es padre ni dios ni superior, es complemento.

Para la cosmovisión mapuche, son días para cerrar ciclos, estar tranquilas, descansar, fortalecernos inmunológicamente con las hierbas, fortalecernos espiritual, física y mentalmente.

Desde esta pluralidad de tiempos y cosmovisiones nos encontramos y asumimos el tiempo de reflexión, para compartir lo que está pasando en cada territorio, y organizar acciones de acuerpamiento y denuncia, como parte de esta pedagogía antipatriarcal que vamos construyendo.

Nos juntamos en este Junio Rojo de luchas y resistencias, de feminismos populares subiendo a puentes, con memorias activas, del Che, de Mariátegui, de tantas cumpas que han muerto por represiones, de tantas cumpas que han caído en las primeras líneas de lucha contra el hambre, las enfermedades, los ataques a los cuerpos territorios.

Seguimos gritando por la aparición con vida de Tehuel en Argentina, de Lichita, desaparecida en Paraguay, de tantxs desaparecidxs en Colombia.

Exigimos justicia por las niñas de Guatemala asesinadas, por María Carmen y Lilian Mariana Villalba, niñas argentinas asesinadas en Paraguay.

Denunciamos que Laura Villalba está presa en Paraguay en una cárcel militar, debido a una causa armada por el gobierno infanticida de Mario Abdo Benitez, que la mantiene como rehén, por ser testigo presencial del crimen de las niñas. ¡Libertad a Laura Villalba!

Te puede interesar:   Las Feministas del Abya Yala, con las mujeres bolivarianas y el pueblo chavista

Enviamos nuestra fuerza a las compañeras que están participando del Campamento Feminista

¡Berta Vive! en Honduras, dejando sembradas semillas de dignidad, frente a los tribunales donde se juzga a uno de los coautores del crimen de Berta Cáceres, David Castillo. Con ellas, con la familia de Berta y el COPINH gritamos: ¡Justicia para Berta! ¡Cárcel para David Castillo!

¡Faltan los Atala!

Como Feministas del Abya Yala abrazamos a las madres de la primera línea en Colombia, que ponen sus cuerpos a la par de lxs jóvenes, para que la resistencia se fortalezca cada día, para que crezca sin fronteras. Abrazamos a las mujeres víctimas de violencia sexual en la represión al paro y el levantamiento popular. Gritamos por justicia para todas las víctimas de la violencia del ESMAD y de las distintas fuerzas represivas, y acompañamos las experiencias de construcción política de poder feminista y popular.

Saludamos la creatividad y la rebeldía zapatista, que cruza los mares para enseñar en Europa que nada puede detener a los pueblos que cultivan el maíz, la libertad, la justicia y la dignidad

Nos duele este tiempo de despedidas. Celebramos la memoria de Ramona, de Remedios, de Hirinea, de Daniela, de todas las hermanas que estuvieron en la primera línea de las ollas populares, de las luchas por justicia, contra todas las violencias. Sabemos que seguirán caminando en nuestras marchas, tejiendo, bordando, pintando, cantando, gritando un ¡ya basta! por todas las muertes que podrían haberse evitado, si en lugar de precarizarse la vida para pagar la deuda externa, se hubiera privilegiado el cuidado de la salud, de la alimentación, la urbanización de los barrios, políticas para la vida.

Nos juntamos en estos días de reflexión y análisis, criticas, autocríticas, de descanso de la tierra, fortalecidas en los territorios recuperados. Nos encontramos para revitalizarnos, compartiendo análisis de coyunturas colectivas, donde la masividad, la federalización, la internacionalización, la plurinacionalidad, se han hecho evidentes en las luchas por el derecho al aborto, libre, seguro, verde; que se logró conseguir en Argentina, trascendiendo fronteras…

Te puede interesar:   Aborto: cuánto cuesta y cuánto vale

Celebramos el logro de la ley que en Argentina establece el cupo laboral trans travesti, resultado de muchas luchas, que tienen la marca de la memoria de Lohana Berkins y Diana Sacayan. Nuestro horizonte se tiñó de arco iris, y nuestros sueños se vuelven más cercanos.

Exigimos justicia para Soraya, compañera trans asesinada en La Plata, y por todas las travestis y trans asesinadas en los diferentes territorios.

Estamos viviendo una pandemia mundial que puso en jaque las tareas de cuidados, que reforzó la división sexual del trabajo, multiplicando los esfuerzos de las mujeres para sostener a las familias y a las comunidades en la vida cotidiana, ante las enfermedades, la precarización laboral, en el apoyo a las tareas de ayuda en la escuela para hijas, hijos, hijes. En este contexto de “quedate en casa”, aumentó la violencia patriarcal contra mujeres, lesbianas, travestis, trans, y se incrementaron los feminicidios, travesticidios, tranfemicidios y transhomicidios.

Las feministas nos encontramos en la primera línea de la lucha por la vida, ante las políticas de muerte, participando en procesos de ollas populares, comedores populares, huertas comunitarias, cuidado de la salud, en centros culturales, educativos, casas contra las violencias. Proponemos pensar políticas públicas no solamente frente a las enfermedades, sino también en la prevención de las mismas. Decimos que hay otra salud posible. Estamos obligadas a crear un sistema de salud distinto, pensarlo colectivamente, en la prevención, en cómo comemos, en el repudio a la megaminería y a las políticas extractivistas, que destruyen y depredan los bosques, los ríos, las lagunas, las montañas, las semillas, nuestras tierras y vidas.

Como feministas comunitarias, populares, nos acompañamos para enfrentar el miedo, la pandemia, la desmovilización. Estar organizadas, ser solidarias, ser parte de todas las luchas populares, denunciando, resistiendo, es una fuerza potente. Rompemos con las prácticas que nos empujan a la soledad, al aislamiento, siendo responsables sanitariamente. Queremos vivir, estar sanas, para poner nuestras semillas, para cambiar este mundo injusto.

Te puede interesar:   Chubut: fiscal justifica una violación en manada por "desahogo sexual"

Pensamos temas de agenda combativas, instalando nuevos debates, desde las bases, desde las asambleas, colectivas, organizaciones, creando poder popular feminista, antirracista, plurinacional.

Valoramos lo que hacemos en los territorios, en el movimiento popular, como parte de lxs trabajadorxs, en particular en algunas tareas como las de lxs trabajadorxs de la salud y de la educación. Nos preguntamos cómo podemos aportar como feministas, trabajadoras, migrantes, hermanas de diversos pueblos originarios, negros, de comunidades campesinas, con todos los sentidos atentos a lo que está pasando en nuestra región y más allá, desde Abya Yala hasta Kurdistán.

Las Feministas de Abya Yala compartimos las luchas en defensa de los territorios, y denunciamos a quienes las criminalizan. Acompañamos con amor a nuestra hermana Lolita Chávez, permanentemente amenazada por ser cuidadora de la vida, de la tierra, de los territorios. ¡Lolita no estás sola! ¡Si tocan a una, respondemos todas!

En estos meses, a pesar de la pandemia, ha pasado de todo. Proceso constituyente en Chile, con participación de feministas y pueblos originarios; en Colombia el paro general activo, callejero, venciendo el miedo de las represiones; Nicaragua rompiendo cercos mediáticos y denunciando las agresiones hacia el pueblo, de un gobierno que entró en nombre del socialismo, y se ha transformado en un gobierno liberal, autoritario, que persigue a luchadoras y luchadores sandinistas. En Perú las mujeres y el pueblo lograron derrotar a Fujimori, y están en las calles defendiendo el resultado electoral. Como Feministas del Abya Yala nos oponemos a golpes institucionales, apoyamos la lucha contra el fujimorismo, que dañó a muchas vidas de mujeres con esterilizaciones forzosas, y que significó años de represión fascista contra el pueblo peruano.

Sentimos como propia la lucha del Movimiento de Mujeres de Kurdistán, y abrazamos su revolución popular. Aportamos desde nuestros esfuerzos al tejido de una red mundial contra los feminicidios.

Las feministas tenemos nuestras redes de comunicación popular, parte de diversos medios comunitarios. Uno de los grandes problemas de la pandemia es el miedo, la incertidumbre y eso desmoviliza. Desde los feminismos populares le hemos dado batalla a estas desazones, no porque tengamos un arma secreta, sino porque nos juntamos, coordinamos, hacemos redes, tenemos teorías y prácticas antipatriarcales, anticapitalistas; nos indignamos con las

colonizaciones sobre nuestros feminismos, no nos gusta el sistema binario que achica nuestras vidas.

Nuestros acuerdos son firmes, comprometidos, movilizados, coordinados, de acompañar todas las luchas. Somos Feministas que aprendemos de nuestras experiencias, de nuestros diálogos, de nuestros encuentros. Nos fortalecemos en el diálogo de saberes, en los procesos de educación popular feminista y antipatriarcal. Nos mueve el deseo de las revoluciones que estamos protagonizando, y las que vendrán. En este nuevo ciclo, saludamos la vida, con un grito de libertad, de autonomía, de justicia.

Feministas del Abya Yala

Junio 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *