Guernica a un año de “La Toma”

Este escrito, a modo de resumen y balance, busca ser un complemento de lo escrito por las demás organizaciones, no pretendemos tener la única versión, sino aportar nuestra mirada como organización para que sirva como experiencias para las próximas luchas.

La crisis del capitalismo

La crisis muestra en la falta de acceso a la tierra y la vivienda una de sus características más brutales, la falta de tierra y vivienda marca a fuego la vida y determinan fuertemente sus condiciones.

El reporte mundial de ciudades de ONU-HABITAT precisa que una tercera parte de la población mundial vive en asentamientos precarios. Más de 1800 millones de personas no tiene una vivienda digna propia.
En NuestraAmerica 1 de cada 4 personas que vive en zonas urbanas lo hace en villas de emergencia o favelas. Esto se traduce según la Cepal en un déficit habitacional de casi 23 millones de viviendas.

En nuestro país se estima que el déficit es de 3 millones de viviendas para satisfacer las necesidades habitacionales de la población, un déficit que se incrementa anualmente al ritmo de 36 mil viviendas.Esto se suma a la situación preocupante de lxs inquilinxs, según datos de Inquilinos Agrupados 17% de los hogares de argentina accede a la vivienda a través del alquiler y en aglomerados urbanos como CABA, USHUAIA Y RÍO GALLEGOS el porcentaje es de 38%, 35% y 29%.

Ya recorridos los números fríos del déficit habitacional nos toca hacer una mención inevitable a la pandemia y al parate económico que produjo acentuando más aún la recesión que caracteriza la última década en nuestro país, esta pandemia dejó sin trabajo a gran parte de lxs trabajadores informales del país que dependen de su trabajo diario( cuentapropistas, changarines,empleadas domésticas, trabajadores informales, etc) y también redujo el salario y puestos de trabajo en los empleos formales, aunque el gobierno electo en Diciembre anterior implemento políticas de ingresos como IFE,ATP, PIEDAS Y PROHIBIÓ DESALOJOS y DESPIDOS,esas medidas fueron insuficientes para frenar el aumento de la pobreza en un contexto inflacionario y tampoco desalentaron los despidos y desalojos que se siguieron produciendo, en un claro ajuste contra el pueblo.

En este contexto el mercado inmobiliario y su especulación monopoliza y concentra la propiedad de la tierra depositandola en dos grande negocios( el inmobiliario: construcción de countries o emprendimientos habitacionales destinados al alquiler y el agronegocio: soja y demás productos exportables) es una orientación de depredación de nuestro suelo y nuestros recursos o bienes comunes.

En este sistema donde la propiedad privada se consagra como derecho fundamental es que la toma de Guernica se posicionó como un grito de rebeldía y cuestionamiento a lo establecido de quienes viven de crisis en crisis sufriéndolas, padeciéndolas y muchas veces muriendo en ellas, el pueblo tomó en sus manos la tarea de hacer justicia y poner un poco de equilibrio en un sistema que siempre se inclina hacia los poderosos, hacia los dueños de todo, hacia los que nos privan de todo. Por lo tanto podemos decir que el derecho a la tierra para vivir y para producir de manera agroecológica y sustentable no tienen cabida sin cuestionar la propiedad privada de la tierra y contraponiendo la colectivización de todo terreno ocioso e improductivo para ponerlo al servicio de la vivienda popular y de la soberanía alimentaria.


Los comienzos de la toma

Los comienzos de la toma son difusos y lo que en principio era un grupo reducido y ligado a favores políticos de parte de la nueva gestión, rápidamente al correrse la voz, sumado a una crisis habitacional potenciada por la pandemia, generó que se ampliara mucho mas el predio “tomado” (Recuperado).

Te puede interesar:   Ana Jemio, autora de 'Tras las huellas del terror': “El genocidio no comienza en Argentina el 24 de marzo de 1976, sino en febrero de 1975 en Tucumán”

Las dificultades que se planteaban en el comienzo eran entre otras las siguientes:

-Climáticas, dado que era pleno invierno las condiciones azotaban a las familias era de lluvia, inundación y frio, la permanencia resistiendo días y noches esas inclemencias daba a las familias un sentimiento de pertenencia que crecía al calor de la solidaridad y de las ollas populares que surgían manzana a manzana.

-Sectores lúmpenes y/o ligados a punteros del pj, estos han jugado en contra de la organización, de los lazos solidarios y solo buscaban una salida individual no sin ejercer violencia hacia les vecinos que procuraban establecer objetivos y tareas en común.

-Hostigamiento policial, esta fue una característica permanente durante toda la recuperación, en los inicios sin ningún tipo de orden judicial la policía desalojaba por sectores.

– Distribución de donaciones, en un principio las lógicas individualistas buscaban acaparar las donaciones que diferentes sectores( organizaciones sociales y políticas) pero esa lógica se rompió a fuerzas de asambleas y métodos claros y transparentes de reparto, con la idea fundamental de la democracia directa dado que en cada manzana había un delegado que podía ser revocado si no representaba los intereses de los barrios y una visión fuerte de unidad de los 4 barrios para enfrentar todxs los desafíos que estaban en la mesa. Esta política era bien planteada por los voceros electos de la recuperación entre elles nuestra compañera Mariana.

Si bien la participación de las organizaciones sociales y políticas fue posterior, había un espíritu asambleario propio de las experiencias populares que se va trasladando de generación en generación, desde el principio. Asambleas para la conformación de los 4 barrios (La Lucha, La 20, San Martín nuevo y La Unión), la elección de delegadxs barriales y delegadxs generales, conformando un cuerpo de delegadxs, estableciendo criterios dentro de la recuperación de tierras. Metodología asamblearia y de consulta permanente que va a tomar mayor relevancia en los momentos previos a los desalojos, las negociaciones, las intimidaciones de parte de los funcionarios, como también de los sectores que respondían o tenían ligazón con los punteros del municipio, como también de la policía tanto al principio como en el transcurso del conflicto en las inmediaciones. La composición mayoritaria se podía caracterizar como de familias trabajadoras que habían quedado por fuera del mercado laboral y también trabajadorxs activos.

El rol de las organizaciones en el conflicto

Con todas las diferencias que tienen entre ellas fue en balance importantísima para aportarle a las familias de la recuperación una mirada política sobre el conflicto y la relación con el Estado, un Estado que usaba todo su arsenal mediático para atacar a las organizaciones sociales y acusarlas de violentas a lo cual nos tienen acostumbrados pero también atacar la organización popular, la democracia desde abajo que surge desde cada une de les trabajadores que no solo se informaban en las asambleas sino que tomaban en sus manos la lectura política del conflicto y la lucha contra la estigmatización de la derecha local y nacional( Guido Giana concejal de CAMBIEMOS era estrella de TN en contra de los intereses populares y a favor de la “propiedad privada”), contra la especulación inmobiliaria y los barones del conurbano que se juntaban para “defender a los countries” en palabras de la intendenta del FRENTE DE TODOS: Blanca Cantero, una de sus principales preocupaciones.
La actuación de las organizaciones facilitaron al límite del primer plazo de desalojo que les compañeres de la Gremial de Abogados interpusieron recursos legales para frenar el mismo, ante una justicia burguesa que mostró su cara en las fotos del día de la represión con los fiscales posando en fotos mientras las pequeñas viviendas ardían detrás de ellos y las familias pierden lo poco que tenían. También se desarrollaron y organizaron la comisión de urbanismo, las asambleas feministas, los festivales de apoyo, los talleres para les niñez, las ollas y merenderos populares en todos los barrios, la llegada de donaciones, las postas sanitarias y llegada de médicos para atender lo que el Estado no atiendio y no atiende. Todo lo enumerado sucedió en el marco de apoyo explícito de personalidades de ddhh, artistas, trabajadores, etc, pero también de un silencio cómplice de los sectores progresistas que no se animaron a BANCAR LA TOMA como se dice en las barriadas.

El 29 de octubre de 2020 Dia de la represión y desalojo de Guernica encontraba a los diferentes espacios de organizaciones con diferentes caracterizaciones y divididas en 3 espacios, la unidad que era una fortaleza en los inicios ya no era tal. También cabe destacar la metodología de desprestigio, tergiversación y acusaciones (a tal punto de decir que las delegadas generales eran “burócratas” y que no se convocaba a asambleas, entre otras acusaciones) implementada por algunos partidos de izquierda al no poder “dirigir” el conflicto.

Desalojo y después

El 29 de Octubre y después de que el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad de la Provincia (con Andrés “Cuervo” Larroque a la cabeza) traicionara los acuerdos alcanzados, se da el desalojo violento y desmedido de las fuerzas policiales al mando de Sergio Berni.
El saldo de la represión fue de compañerxs, heridos, detenidxs, carpas quemadas y cientos de familias que quedaron en la calle y que fueron lxs mismxs compañerxs quienes se encargaron de ubicar a esas familias que quedaron en la calle (ante la negativa y el hostigamiento de parte de funcionarios del ministerio y del municipio).
Lo que vino después fue la lucha por mantener vivo el reclamo, de acceso a la tierra y a la vivienda, movilizando en muchas oportunidades como así también brindando asistencia a las familias que se quedaron en la calle y que no tenían trabajo o solo conseguían changas.

Te puede interesar:   Capital y Castigar

A casi nueve meses del desalojo y la represión nacional y popular, la situación más allá de algunas reuniones de trabajo a las cuales se han llegado como resultado de diversas movidas y acciones de lucha, no hay un avance concreto en la situación de vulnerabilidad que atraviesan les vecines desalojades, el plazo anunciado por los funcionarios de que seis meses después del desalojo les vecines tendrían acceso a su lote ha expirado. Queda planteada la necesidad de mantener la lucha por la tierra para vivir y producir, no solo en Guernica sino en todas las demás tomas que a lo largo y a lo ancho del país se desarrollaron y se desarrollarán dado que estas son una constante en la historia de nuestro pueblo.

Guernica 20 Julio de 2021

Fotos: Agustina Byrne – Instagram: @agustina.byrne

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *