Brasil – El 7 de septiembre, la mayoría tiene que ocupar las calles

Salgamos a las calles a levantar la bandera de Fuera Bolsonaro. ¡No más dictadura!

La economía del país va mal, pero la vida de la gente va peor. La escalada de la inflación erosiona los salarios, que generalmente no llegan a fin de mes. Y eso cuando no se está en el paro, una realidad para más de 14 millones de brasileños. ¿Pagar el alquiler o la factura de la luz? ¿Para comprar la leche de los niños o el gas para cocinar? Mientras el pueblo trabajador lucha por su supervivencia cada vez más descontento con el gobierno, Bolsonaro convoca a sus fanáticos seguidores a una movilización, el 7 de septiembre, a favor de un golpe de Estado. Es necesario poner fin a este gobierno de destrucción y muerte. Saldremos a la calle el 7 de septiembre, en manifestaciones pacíficas, para demostrar que la mayoría del pueblo brasileño está a favor de «Fuera Bolsonaro» y en contra de cualquier golpe.

El objetivo de Jair Bolsonaro es movilizar a sus tropas fascistas el 7 de septiembre para atemorizar al país. Quiere mostrar fuerza en un momento de debilidad. Sabe que el PIB está disminuyendo, con perspectivas de empeoramiento. Sabe que la inflación se dispara, produciendo un creciente malestar social. Es consciente de que el desempleo seguirá siendo elevado, lo que mantendrá vivo el descontento popular. Tiene miedo de las siete investigaciones abiertas en el STF (Supremo Tribunal Federal) y el TSE (Tribunal Supremo Electoral) contra él y sus partidarios. Teme que uno de sus hijos sea detenido en cualquier momento. Es consciente de sus crímenes en la pandemia y teme al IPC de Covid. Sabe que Lula está aumentando su ventaja en las encuestas y que su popularidad está cayendo. Es consciente de que la gran burguesía está cada vez más descontenta e impaciente con su gobierno. Es consciente de que los aliados de hoy del Centrão (grupo de partidos corruptos y oportunistas: ndt) pueden abandonar el barco mañana.

Te puede interesar:   Masacre en Colombia

Ante la adversidad, Bolsonaro da rienda suelta a su instinto fascista. Sabe que cuenta con una considerable legión de seguidores capaces de todo por él. Es consciente de que tiene una influencia relevante entre los militares y la policía. Sabe que hay empresarios bolsonaristas, muchos de ellos vinculados a actividades delictivas, que siempre están dispuestos a ayudarlo. Es consciente de que una parte de la clase media todavía lo apoya. Es consciente de que esta tropa fascista, cuando se moviliza, intimida a sus adversarios y enemigos. Por ello, pone todo su empeño en la convocatoria del 7 de septiembre. Con esto, Bolsonaro pretende preservar su gobierno y llegar en posición de fuerza a la disputa electoral de 2022. Si no consigue ganar con el voto, tratará de mantenerse en el poder por la fuerza, fundiendo las elecciones. Bolsonaro se ha debilitado, pero aún no ha sido derrotado. La tarea es aplastarlo.

La izquierda y los movimientos sociales no pueden flaquear. La posición de la campaña «Fuera Bolsonaro», que convoca a actos el próximo martes 7 de septiembre, es correcta. Será una nueva jornada de lucha convocada de forma unitaria por la campaña, una importante iniciativa del frente único, que ha sido fundamental para que recuperemos las calles del país. No queremos la confrontación con los bolsonaristas, de ninguna manera. Los actos de la izquierda serán pacíficos y en lugares diferentes a los fascistas. Pero no podemos renunciar a las calles, dejándonos intimidar por las amenazas de Bolsonaro. Eso es lo que quiere: que tengamos miedo de manifestarnos, miedo de luchar. Saldremos a la calle el 7 de septiembre -de forma organizada y pacífica y sin aceptar provocaciones- para demostrar que la mayoría del pueblo brasileño estará representada en las banderas de «Fuera Bolsonaro».

Te puede interesar:   A 204 años de la declaración de la independencia

En este sentido, cabe una crítica a la principal dirección popular y de izquierdas del país. Que Lula no convoque ni vaya a las manifestaciones callejeras de Fuera Bolsonaro es un grave error táctico, por al menos dos razones principales: 1- Subestima el peligro del fascismo. El bolsonarismo ya ha dejado claro que, si tiene fuerzas, tratará de impedir por la fuerza cualquier resultado electoral que no sea la victoria de Bolsonaro. 2- Mientras Bolsonaro llama a sus seguidores a la movilización y estará presente el día 7, cosa que también hace Doria (José Doria, gobernador de San Pablo por el PSDB: ndt), en relación al acto del MBL (Movimiento Brasil Libre) del día 12, Lula no parece buscar más que votos para 2022, dejando la lucha de masas en un segundo plano. Esto lleva al peligro de que Bolsonaro, a pesar de ser una minoría cada vez más aislada en la sociedad, aparezca con una fuerza considerable en las calles, transmitiendo una imagen invertida de la relación real de fuerzas en la sociedad.

Todavía hay tiempo para que Lula cambie su posición y convoque y participe en las manifestaciones democráticas del 7 de septiembre por el Fuera Bolsonaro. Sería de enorme importancia que lo hiciera. En este momento peligroso de la historia brasileña, nos sentimos orgullosos de la posición del PSOL y de Guilherme Boulos de convocar responsablemente los actos pacíficos de la izquierda el 7 de septiembre. ¡Fuera Bolsonaro! ¡Dictadura nunca más!

Fuente: Correspondencia de prensa

Esquerda Online, 3-8-2021

Traducción de Correspondencia de Prensa, 5-9-2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *