Mujeres afganas: hambre, piedra, burca

El hambre

Una mujer sostiene a su hijo en su regazo. Con la otra mano, con gestos rápidos, se ajusta el pañuelo en la cabeza y estira el brazo para alcanzar la ayuda distribuida por un funcionario de una agencia de ayuda internacional. El reportaje no aclara en cuál de las 34 provincias de Afganistán sucedió esto. Estas son escenas de miseria antes del 15 de agosto, cuando los talibanes llegaron a la capital del país, Kabul. En los 20 años de ocupación estadounidense, la situación económica del país alcanzó niveles de pobreza extrema. ¿Quién era el padre de ese niño que la madre sostenía en sus brazos? ¿Estaba vivo? ¿Quizás estaba en Guantánamo, la prisión de máxima seguridad en Estados Unidos para “los terroristas”? Guantánamo se ha convertido en el símbolo ejemplar del desprecio por los derechos humanos en la contemporaneidad. Estados Unidos no respetó ningún acuerdo o convenio internacional. No hubo juicios ni tribunales que garantizaran a los presos el derecho a la defensa. En el artículo “Detención indefinida”, la filósofa Judith Butler[i] se pregunta qué valor tienen estas vidas para verse privadas de los derechos legales garantizados por el derecho internacional. El imperio estadounidense se convierte en sí mismo en una ley absoluta, un poder soberano establecido, contradictoriamente, en la llamada “democracia más grande del mundo”. Después de 20 años, todavía quedan 140 presos. ¿Dónde estaban (y están) las madres, esposas, hermanas, hijos e hijas de estos prisioneros?

Las activistas afganas llevan mucho tiempo denunciando la ocupación. La congresista afgana Malalai Joya, autora de “Woman among warlords: the extraordinary story of an Afghan woman [ii]  (Mujer entre señores de la guerra: la extraordinaria historia de una mujer afgana, traducción gratuita), ha sido enfática en que la situación de las mujeres durante la ocupación no cambio. En sus entrevistas y textos, señala dimensiones específicas identificadas como de las mujeres, pero el eje central está en la precariedad de la vida de su pueblo. Los hombres van a la guerra y las mujeres, muchas de las cuales ya viven en la viudez, se hacen responsables de obtener alimentos para asegurar la supervivencia de la familia. Afganistán, dice, es una mezcla de miseria, desempleo, jóvenes adictos, niños desnutridos. Su deseo:

Sin duda deben comparecer ante la Corte Penal Internacional por los crímenes de guerra que cometieron, todos estos belicistas: el criminal Bush, Obama, el racista y fascista Trump, y ahora Biden, que continúa esta repugnante política criminal. No les importan los deseos del pueblo afgano o lo cansados ​​que están. (…) Empujan a Afganistán más hacia la Edad Media (…) Deben ser procesados. Lo mismo ocurre con los talibanes. [iii]

¿No se ha hecho nada en estas dos décadas de ocupación? Nuevamente, cito a Malalai: “Sin duda alguna, se realizaron algunos proyectos [por Estados Unidos y la OTAN] para mujeres y niñas afganas, se construyeron algunas escuelas, principalmente en las grandes ciudades. Esto es para justificar la ocupación, esta guerra criminal en Afganistán. Pero incluso ahora se ven casos de violación, violencia doméstica, ataques con ácido, matrimonios forzados, autoinmolación, golpizas públicas de mujeres con latigazos, lapidación hasta la muerte”.[iv] Además de la función de fachada de esas construcciones, no podemos descuidar la búsqueda de ganancias de empresas estadounidenses y ONG internacionales, envueltas en constantes acusaciones de corrupción.

Las mujeres aprendieron estrategias para hacer frente a la situación de escasez. Una de ellas era negociar con lo que significa el “talibán”. Sahar Ghumkhor y Anila Daulatzai[v]  señalan que la disminución de los recursos de los programas de ayuda humanitaria para las viudas las ha llevado a encontrar una forma de aumentar las raciones de alimentos. Descubrieron que si les decían a los agentes de las agencias de ayuda (financiadas por los Estados Unidos y países europeos) que los talibanes habían matado a sus maridos, tendrían apoyo. Una mujer afgana dice:

No somos útiles y no les importa si les decimos que los soviéticos mataron a nuestros maridos, o que nuestros maridos murieron en las guerras de Kabul en la década de 1990, o que nuestros maridos murieron jóvenes, de enfermedades incurables, de estrés o del uso de heroína. Solo les importa si los talibanes nos dejan viudas (…).

La imagen del joven afgano, cayendo como una fruta podrida del avión de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos el 18 de agosto de 2021, es quizás la máxima expresión de esta falta de importancia del pueblo afgano para la potencia ocupante.

¿Qué nos están diciendo estas mujeres? La imposibilidad de aislar las situaciones que viven del contexto de su sociedad. ¿Significa esto que no existen dimensiones particulares de la condición femenina? ¿Que la ropa que usan (ya sea por elección o por orden) es un tema secundario? Más adelante volveré a estos puntos.

Los análisis de las mujeres afganas se realizan separándolas de la situación concreta de sus vidas y de las relaciones sociales en las que se encuentran inmersas. Esta estructura de análisis también aparece en textos que intentan denunciar la instrumentalización estadounidense de las luchas de las mujeres. En algunos dicen que las mujeres afganas no tienen rostro, en otros aparece como una heroína, con control total de sus vidas. Las dos perspectivas son iguales porque las aíslan del contexto relacional y plural en el que están inmersas. Es como si estas mujeres no fueran hermanas de hombres, madres de hombres, hijas de padres, viudas. En estos análisis, la heroína y la mujer sin rostro viven en un mundo segregado del “mundo de los hombres”.

Te puede interesar:   Coronavirus y la infinita solidaridad entre los de abajo

¿Cuál es el efecto de los análisis descontextualizados? Transforman a las mujeres en moneda, algo que permite que los discursos circulen, ganen valor en las disputas narrativas. En la geopolítica global, la “mujer-moneda” se ha convertido en un valor en sí mismo. Todo lo que tengo que hacer, es decir: “mujeres afganas” y la moneda comienza a circular. Las mujeres vieron invadidas sus casas, sus familiares encarcelados, torturados, asesinados, perdieron hijas e hijos en los ataques de los talibanes a las escuelas, pero estas tragedias desaparecen cuando se pone en circulación la “mujer-moneda”. Las figuras de heroínas (tienen agencia) o de mujeres sin rostro (están oprimidas) terminan por igualarse porque aíslan a las mujeres de las relaciones sociales, económicas e históricas que definirán las condiciones de posibilidad de su agencia. En la escena de las viudas descrita anteriormente, vimos que allí se articulan tres dimensiones de su existencia: género (mujeres), clase (pobre), estado civil (viudas).

Hace unas semanas, en una entrevista, el ex presidente G. W. Bush dijo que fue un error que Estados Unidos abandonara Afganistán. Temía que todo su trabajo y el de Laura (su esposa) se perdieran. Una parte considerable de la justificación de la invasión estadounidense de Afganistán se basó en el trípode derechos humanos / derechos de la mujer / democracia. Necesitamos reconocer la eficacia de la “mujer-moneda” en la geopolítica. Funciona.

El silencio de la prensa mundial sobre los horrores de la ocupación se rompió el 15 de agosto. Pero no para señalar los escombros en los que quedó el país. Una vez más, instrumentalizan la lucha y la vida de las mujeres afganas. De repente, como un rayo en un día soleado, los talibanes llegan a Kabul y el país vuelve a la prehistoria. En el artículo “Trágico destino de las mujeres afganas”, de la periodista Miriam Leitão,[vi] se utilizó la “mujer-moneda”:

“El mundo ve el destino de las mujeres y niñas en Afganistán estancado”, dice la periodista. ¿Cuántas veces Miriam Leitão se ha sentido horrorizada por las condiciones de vida de las mujeres a quienes asesinaron y torturaron sus familiares a manos de la fuerza de ocupación?

En otro artículo, hay una muestra de la efectividad de la circulación de la “mujer -moneda”:

Los datos de la opinión pública digital del mundo analizan el drama de las mujeres en el régimen talibán: de un total de 53.320 artículos producidos en 24 horas -hasta el final de este martes por la tarde (17 de agosto de 2021)- por sitios de noticias en el planeta, el 29% aporta o tiene narrativas sobre el tema femenino[vii]  (énfasis mío).

¿Cuántas veces los medios de comunicación han escuchado a las mujeres afganas o nos han informado de las escasas políticas de cuidado de la vida del pueblo afgano en tiempos de la pandemia de Covid-19? La “mujer-moneda” se convierte en un tópico que sirve a las tropas. La fuerza de ocupación se irá, pero seguirá ocupando los cuerpos de las mujeres. La “mujer-moneda” en circulación garantiza el poder y la legitimidad de las atrocidades del poder ocupante. Se teje una narrativa mítica en la que, en el pasado (la ocupación), las mujeres eran libres y, ahora, se cierne la oscuridad y se encontrarán con un destino trágico: la muerte física o simbólica.

Para que se garantice la efectividad de la “mujer-moneda”, es necesario fetichizar a las mujeres, quitándolas y negándoles existencias relacionales y plurales. La mujer afgana se convierte, en el mercado global de la moral, en un todo. Uno de los efectos de su circulación es la producción del olvido de la violencia de género que se está estructurando en nuestra sociedad. Esta alienación hace desaparecer mágicamente nuestra propia tragedia: Brasil es el quinto país del mundo en términos de feminicidio.

Una advertencia: la noción de “mujer-moneda” que impulsa la economía moral global no puede servir para dejar de reconocer la importancia histórica de los movimientos de mujeres a nivel mundial (con una inmensa pluralidad de agendas). Es precisamente por el protagonismo que asumieron las múltiples voces feministas que los Estados empezaron a intentar utilizar nuestras luchas como retórica para justificar la dominación.

Después de 20 años de ocupación y guerra, casi la mitad de la población de Afganistán, incluidos casi 10 millones de niños, necesita ayuda humanitaria. Más de la mitad de todos los niños menores de 5 años están desnutridos. La ONU calcula que casi 400.000 afganos se han visto obligados a abandonar sus hogares hasta ahora y que 300.000 personas han perdido la vida. Después de todo, ¿qué crimen ha cometido el pueblo afgano contra el mundo? ¿Qué tipo de castigo colectivo es este? Después de la llegada de la milicia talibán a Kabul, Estados Unidos bloqueó 9.500 millones de dólares del estado afgano en bancos estadounidenses y el FMI suspendió el acceso de Afganistán a los fondos. La guerra contra el pueblo afgano continuará por otros medios.

La piedra

Un problema: ahora, si propongo como alternativa analítica conectar la situación de las mujeres en marcos más amplios, ¿no estaría ocultando la opresión de las mujeres? Me mantendré firme en este punto, “invitando” a las mujeres afganas a esta conversación.

En su artículo “My Taliban nightmare came true. I left, but my sister couldn’t” (“Mi pesadilla de los talibanes se hizo realidad. Me fui, pero mi hermana no pudo”, traducción gratuita), Nasrin Nawa relata las escenas de miedo que se apoderaron de Kabul cuando se aproximaron, los talibanes, a la ciudad. Su desesperación es por el destino de su hermana. Ella dice: “Con informes circulando sobre militantes talibanes que allanaron las casas de activistas, periodistas y otros, llamé a mi hermana y le dije que se fuera a casa y escondiera todas nuestras tarjetas de identidad. Entonces le dije que necesitaba destruir su guitarra. Dijo que sus manos no podían hacer eso, pero le rogué. Le dije que “las manos de los talibanes son capaces de matarte por tu arte”.[viii]

Te puede interesar:   En épocas de repliegue, el feminismo sí está movilizado

Para la joven afgana Zahara Nader, hay otra capa de miedo y angustia.[ix] Es de etnia hazara (provincia de Bamiyán), una minoría musulmana chií perseguida por los talibanes. La estatua del líder chií Abdul Ali Mazari (asesinado por milicianos talibanes en 1995) fue destruida[x] por los talibanes. No me refiero a las estatuas gigantes de Budas ubicadas en Bamiyán, que también fueron destruidas por los talibanes en 2001.[xi] Esta destrucción tuvo lugar el 17 de agosto de 2021.

La salida de Estados Unidos se había acordado para el 31 de agosto. Desde 2020, las negociaciones para la salida de la potencia ocupante y la OTAN ya estaban en marcha. Estas negociaciones tuvieron lugar entre los talibanes y Trump y no entre el presidente del país, el títere Ashraf Ghani. Entonces, el primer país en reconocer a los talibanes como gobierno es Estados Unidos. ¿No suena raro? Creo que esta extrañeza o misterio fue desvelada por el filósofo Rodrigo Karmy[xii]: los milicianos talibanes operan sus políticas en el mismo registro que el imperio: en el ámbito de la necropolítica. Para Rodrigo,

Los comandantes talibanes que entraron al palacio presidencial no procedían de las trincheras. Sus ropas parecían muy limpias, sus barbas y rifles muy bonitos. No era la guerra lo que estaba detrás, sino la sala de maquillaje (…). Los talibanes no pusieron en juego ninguna “cultura ancestral” (…), sino un conjunto de técnicas y discursos que se han ido formando desde el final de la Guerra Fría (…) El talibanismo es una maquinaria necropolítica hecha a imagen y semejanza del antiguo imperialismo estadounidense

En el certificado de nacimiento de los talibanes dice, padre: ESTADOS UNIDOS.

En una entrevista, el portavoz de la milicia Mawlawi Abdulhaq Hemad[xiii]  dijo que no prohibiría a las mujeres estudiar o trabajar. Este discurso tuvo repercusiones sin precedentes aquí en Brasil entre quienes intentan construir narrativas alternativas a las de los medios hegemónicos y que pudieran interrumpir la circulación de la “mujer-dinero”. Pero eso no es lo que pasó. “Aún es temprano para cualquier análisis”; “Tenemos que esperar y ver cómo será el gobierno talibán”; “Los talibanes de hoy no son los mismos que hace 20 años”, fueron algunas de las joyas que escuché de los analistas brasileños. Cuando dices “todavía es temprano” estás proponiendo una especie de perdón, algo así como: olvidemos lo que hicieron en el pasado, después de todo, ya dijeron que cambiaron. Si con Miriam Leitão vemos el surgimiento de la figura “Edad Oscura”, en estos análisis, el perdón anticipado parece sugerir que vendrán tiempos brillantes. ¿Y qué dicen las mujeres afganas? La situación del pueblo afgano se ha deteriorado y los talibanes siguen persiguiendo a las mujeres. No hay oposición entre los talibanes y las fuerzas de ocupación.

La diputada Malalai Joya dice:

una vez más, las mujeres de Afganistán serán más víctimas, ya que los hombres y mujeres de mi país no tienen ninguna liberación. [Los talibanes] declararon que cuando lleguen al poder, las niñas de 15 años y las viudas menores de 45 serán obligadas a casarse con sus comandantes. Y es solo un ejemplo, aunque tenemos muchos otros ejemplos de sus actos misóginos contra las mujeres que indican que su naturaleza nunca ha cambiado. Por ejemplo, dos niñas de 14 y 16 años de la provincia de Samangan recientemente fueron, frente a su madre, violadas brutalmente por dos comandantes talibanes. Y dos niñas de 9 años en Kabul hace unos meses también fueron violadas. Y esta lista se puede ampliar. Lamentablemente, la situación de las mujeres es un desastre.

Esta entrevista de Malalai tuvo lugar el 15 de julio de 2021, aún bajo ocupación. Un mes después, el 17 de agosto, dicen cínicamente que respetarían a las mujeres.

El periodista Ahmed Rashid (16 de agosto) se suma a la diputada Malalai en las denuncias:

Los talibanes deben reconstruir su credibilidad porque, recuerde, justo antes de esta toma de poder, hubo meses de asesinatos en Kabul de altos funcionarios, funcionarios gubernamentales, periodistas, mujeres y activistas. Los talibanes intentaban eliminar a la clase educada. Y eso creó miedo y pánico reales en todo el país, no solo en Kabul. Este es el legado de brutalidad, bastante reciente, que los talibanes tienen que mitigar de una forma u otra. [xiv]

La joven periodista afgana Nasrin Nawa, ahora sin trabajo, se une a las voces que denuncian la violencia de la milicia: “Están atacando a la gente. Están atacando a las mujeres. Pero el mundo no los ve porque no hay suficiente cobertura. No hay suficiente coraje para eso. Ellas están asustadas.”[xv]

Estamos ante dos tipos de ocupación en línea de continuidad: la ocupación de Afganistán y la ocupación de cuerpos de mujeres, que, a su vez, se pueden separar en dos tipos de ocupación: a través de la retórica de la “mujer-moneda” implementada por los ocupantes y a través del control microfísico de los talibanes.

El burca

En la circulación de la “mujer-moneda”, la ropa parece haberse convertido en un indicador del desarrollo humano. Por un lado, una ráfaga de fotos recalentadas y alteradas (generalmente fotos de iraníes) que mostraban a mujeres antes y después de la llegada de los talibanes. Las piernas desnudas y la minifalda parecen haberse convertido en un indicador de alto desarrollo humano y los cuerpos de las mujeres cubiertos, por el contrario, apuntarían a un atraso civilizatorio.

Te puede interesar:   Un cuerpo para la revolución social: sin descarríos ni libertinajes

¿La ropa o el uso de una pieza en particular indicaría libertad u opresión? ¿Cómo separar (y denunciar) la instrumentalización de los Estados de las mujeres? No tengo ninguna duda de que la forma en que se presentan los cuerpos, especialmente en el ámbito público, es fundamental para la realización de actos de reconocimiento o denegación de reconocimiento. Los Estados intentan sistemáticamente controlar los cuerpos. Y el cuerpo aquí no se entiende como una entidad metafísica. Es algo materializado en modas y formas que lo califican (o descalifican) para la vida. ¿Recuerda cuál fue la primera observación que hizo el colonizador Pedro Álvares Cabral sobre los cuerpos de personas originarias de Brasil? “Morenas, desnudas, sin nada que cubra su vergüenza”.

La vergüenza se producía y se materializaba en harapos que servirían para tapar “su vergüenza”. Todo en el nombre de Dios. ¿La ropa no importa? Después de todo, ¿no es exactamente por el derecho a expresar su género que las personas trans han estado luchando y por eso sufren violencia radical? Si no hay esencia de género sino prácticas de género, entonces no hay duda de que la ropa también hacen el género. ¿Qué tiene esto que ver con las mujeres afganas? Continuemos.

Las nociones de honestidad / deshonestidad están vinculadas a las actuaciones de género. De ahí la importancia de la “Marcha das Vadias” y otras iniciativas feministas que establecen, en el espacio público, el cuerpo como un lugar explícito de disputa y radicalizan la máxima feminista de que “mi cuerpo me pertenece”. Si “mi cuerpo me pertenece” y si quiero llevar el pañuelo musulmán o el burka o la minifalda, es un derecho que debe ser respetado. Pero, ¿cómo puedo ser libre en mi deseo, si el Estado dice: “si llevas el pañuelo no podrás estudiar, ni trabajar”, ​​como hace el Estado francés con las mujeres musulmanas?[xvi] ¿Qué pasa si me veo obligada a usar cierto símbolo religioso impuesto por el estado bajo pena de ser azotada o apedreada? La “mujer-dinero” se ha convertido en un valor que los estados han privatizado y puesto en circulación en el mercado moral global. ¿Cómo puedo decir que las mujeres son libres cuando hay leyes estatales que dicen lo que puedo y no puedo usar? El deseo plural de la sociedad civil nunca coincide del todo con el del Estado. No se fusionan en una simbiosis indefinible.

Hago este pequeño comentario en la discusión sobre la situación de las mujeres afganas porque ha sido una discusión reiterada hasta el cansancio. Las disputas narrativas, como un mar embravecido, nos han arrojado hacia la roca de las normas (heteronomía) o la elección (autonomía). Por un lado, algunos comentan sobre “el drama de las mujeres afganas que tendrán que someterse al burka”; por el otro, “esta discusión sobre la ropa es una tontería”. Una vez más, la aparente oposición de las posiciones desaparece porque ambas producen una falsa oposición entre forma / contenido y se olvidan de un actor fundamental en este escenario: el Estado y sus fantasías de homogeneidad.

Poco después de la llegada escenificada de los talibanes, una periodista afgana entrevistó a un miembro de la milicia del grupo. Ella preguntó, en un tono desafiante, “¿Crees que mi vestido es apropiado?” Él, todo vestido con armas, respondió: “No. Estás muy descubierta”. Llevaba la bufanda musulmana (hijab) y un vestido largo.

En el artículo “¿Realmente necesitan las mujeres musulmanas de salvación? Reflexiones antropológicas sobre el relativismo cultural y sus otros”, Lila Abu-Lugob nos recuerda que el burka no fue inventado por los talibanes. Es la forma de tapadera que usaban las mujeres pashtún (un grupo étnico afgano del que son la mayoría de las milicias talibanes) cuando salían. El burka sería, sobre todo, un símbolo de modestia y “separación simbólica entre las esferas masculina y femenina”.[xvii] Para consternación de los feminismos liberales, durante la ocupación algunas mujeres continuaron usando sus burkas. ¿Y las que no quieren cubrir sus cabezas con símbolos religiosos y / o culturales? No quieren el velo, ¿no quieren el burka? ¿Serán azotadas? ¿Quizás apedreada? ¿Esto no es importante?

Ciertamente, para muchas mujeres y niños, además de la lucha por ir a las escuelas (muchas destruidas por los ataques terroristas de los talibanes), por la supervivencia y reconstrucción de su país, tendrán que luchar por el derecho a no cubrirse la cabeza y/o cuerpos acordes con las normas de los nuevos dueños del poder. Llegará Al-Quaeda, el Estado Islámico, la milicia talibán podría dividirse, quizás estalle una guerra civil y los vampiros occidentales continuarán haciendo pronunciamientos humanitarios. La certeza: la “mujer-moneda” afgana seguirá circulando. ACNUR hará videos pidiendo su dinero para salvar a mujeres y niños afganos. Las peticiones en línea con los títulos “Salvemos a la mujer afgana”, “Ayudemos a las mujeres afganas”, se compartirán en grupos de WhatsApp y en correos electrónicos. La verdad, sin embargo, es traslúcida: no se preocupan por el pueblo afgano y, en última instancia, se hacen eco de la voz de la viuda.

Berenice Bento

Departamento de Sociología/UnB-Brasil


[i] BUTLER, Judith. Detenção indefinida. In: Vida precária: Os poderes do luto e da violência. Belo Horizonte: Autêntica Editora, 2014.

[ii] JOYA, Malala. Woman among warlords: the extraordinary story of na Afghan woman. Scribner, 2009.

[iii] JOYA, Malala. Afghan Activist: George W. Bush’s Claim U.S. War in Afghanistan Protected Women Is a “Shameless Lie”. Democracy Now, 15 jul. 2021. Disponible en:  https://www.democracynow.org/2021/7/15/afghanistan_taliban_us_withdrawal?fbclid=IwAR2nf5cyTD1fk24T8Dc6FGUxAR2eRX4tHc3iDZ21cqY1Ed6MiJLIr9_IbTo.

[iv] JOYA, Malala. Afghan Activist: George W. Bush’s Claim U.S. War in Afghanistan Protected Women Is a “Shameless Lie”. Democracy Now, 15 jul. 2021. Disponible en:  https://www.democracynow.org/2021/7/15/afghanistan_taliban_us_withdrawal?fbclid=IwAR2nf5cyTD1fk24T8Dc6FGUxAR2eRX4tHc3iDZ21cqY1Ed6MiJLIr9_IbTo.

[v] Ghumkhor, Sahar.  Monsters, Inc: The Taliban as Empire’s bogeyman. Aljazeera, 18 ago. 2021. Disponible en:  https://www.aljazeera.com/author/sahar_ghumkhor_170705122004647.

[vi] LEITÃO, Miriam. Destino trágico das mulheres afegãs. O Globo, 22 ago. 2021. Disponible en: https://blogs.oglobo.globo.com/miriam-leitao/post/destino-tragico-das-mulheres-afegas.html.

[vii] FERNANDES, Manoel. As mulheres do Afeganistão e a mídia. Poder 360, 18 ago. 201. Disponible en: https://www.poder360.com.br/analise/as-mulheres-do-afeganistao-e-a-midia/.

[viii] NAWA, Nasrin. My Taliban nightmare came true. I left, but my sister couldn’t. The Washington Post, 16 ago. 2021. Disponible en: https://www.washingtonpost.com/opinions/2021/08/16/nasrin-nawa-kabul-taliban-nightmare-betrayed/.

[ix] NADER, Zahara.  Uncertainty, Fear: How Afghan Women & Ethnic Minorities Feel About Taliban Takeover & U.S. War, 19 ago. 2021.

[x] UNO TV. Con explosivos, así destruyeron estatua de exdirigente antitalibán en Afganistán Uno TV.com, 18 ago. 2021. Disponible en:

https://www.unotv.com/internacional/afganistan-talibanes-destruyen-estatua-de-exdirigente-politico-abdul-ali-mazari/.

[xi] Behzad, Nasir; Qarizadah, Daud. O homem que explodiu estátuas históricas para o Talebã. BBC News Brasil, 14 mar. 2015. Disponible en: https://www.bbc.com/portuguese/noticias/2015/03/150312_budas_taleba_pai.

[xii] KARMY, Rodrigo. 6 tesis afganas. La voz de los que sobran, 24 ago. 2021. Disponible en: https://lavozdelosquesobran.cl/6-tesis-afganas/.

[xiii] “Estou surpreso que as pessoas tenham medo do Talibã”, diz porta-voz do grupo. In: IG Último segundo, 17 ago. 2021. Disponible en: https://ultimosegundo.ig.com.br/mundo/2021-08-17/lider-taliba-surpreso-com-medo.html.

[xiv] RASHID, Ahmed.  On the Taliban’s Return to Power & What Comes Next for Afghanistan. Democracy Now, 16 ago. 2021. Disponible en: https://www.democracynow.org/2021/8/16/us_war_in_afghanistan_taliban_takeover.

[xv] NAWA, Nasrin. Afghan Journalist Who Fled Kabul: Women Are “Hopeless” After U.S. War Ends with Taliban Takeover. Democracy Now, 19 ago. 2021. Disponible en: https://www.democracynow.org/2021/8/19/nasrin_nawa_afghan_women_taliban?fbclid=IwAR21ipBcjskv2ccNjHKUXE3oCFDKaNyuh6tS–QXDLrVq4ZMHzOfcbuAWHM.

[xvi] BBC NEWS BRASIL. Senado da França proíbe o uso de véus islâmicos em público. BBC News Brasil, 14 set. 2010. Disponible en:

https://www.bbc.com/portuguese/noticias/2010/09/100914_france_burca_mdb.

[xvii] Abu-Lughod, Lila. As mulheres muçulmanas precisam realmente de salvação? Reflexões antropológicas sobre o relativismo cultural e seus Outros. Revista Estudos Feministas, Florianópolis, v. 20, n. 2, p. 256, maio-agosto 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *