Después de las elecciones, ¿quién habita en la derecha?

Las formas de pensar la política por parte de las clases dominantes se ha instaurado como un pensamiento común, por parte incluso de las organizaciones y las personas de izquierda. En ello repercute que se habla, se piensa y se dice derecha sólo a la neoliberal, a los autodenominados liberal-libertarios que ahora también se los conceptualiza como extrema derecha, pero ¿es esa únicamente la derecha?

Todes cuando pensamos la política lo hacemos desde nuestra “biblioteca mental” que nos forma y nos da las bases de nuestra ideología, es esa “biblioteca mental”, sus autores, les compañeres con quienes militamos sumado a nuestra práctica, lo que nos da las herramientas para analizar la realidad, para la izquierda es el marxismo y el materialismo dialéctico parte de esa “biblioteca mental”. Parados ahí vayamos a una definición clásica y esquemática para poder abordar esta cuestión, derecha es toda aquella fuerza política capitalista, izquierda es toda aquella fuerza política que busca el cambio del orden opresor y es por ello que es anticapitalista.

Claro hay matices o ¿no?. Nos dicen y nos enseñan que hay izquierda, centro-izquierda, centro-centro, centro-derecha, derecha, algunos le agregan extremo izquierda y extremo derecha. Pero veamos, el centro-centro es capitalista, el centro-derecha también, claro la derecha también lo es y nos queda el extremo derecha que por supuesto es capitalista, es capitalista además la centro-izquierda, y no lo somos la izquierda y la extremo-izquierda.

Con ello también nos dicen que las clases sociales son la clase popular o baja, la clase media que se divide en tres, clase media-alta, clase media-media y clase media-baja, y esta la clase alta. Algunes otres suman y nos hablan de oligarquía y pueblo como antagonismo, todas formas expresivas que provienen de una construcción cultural que le pertenece a las clases dominantes, pero que funciona como sentido común de los sectores subalternos y populares.

Te puede interesar:   La importancia de observar las relaciones de poder y la lucha de clases en las violaciones a los derechos humanos

Ahora bien las clases dominantes nos instauran pensar estas categorías sin observar el modelo de opresión que es el capital ni su intrínseca lucha de clases, de ahí que algunos nos hablan como si fueran proyectos dentro de la égida de la izquierda los populismos, el capitalismo humanista, el capitalismo verde, los proyectos de alianzas de clases, de primero los pobres, etc.

La cuestión principal para mí es que con ello se perdió la claridad de comprender que las categorías del enemigo -de las clases dominantes- instauran formas del ser dentro del ser y por ello forman parte de su hegemonía de clase, son objetivamente parte de los mecanismos de opresión. Con ello no fijar la comprensión y la acción en que el problema es el sistema civilizatorio capitalista, es simplemente no ser de izquierda y si no sos de izquierda sos capitalista, es decir sos de derecha porque justamente no buscas cambiar el orden opresor del capital, con ello puede que siendo de derecha no seas conservador, pues la derecha se divide entre otras en capitalista-conservadora y capitalista-progresista.

La cuestión liberal es además parte del ethos de la derecha y de esta división o categorías de la derecha, el liberalismo forma parte de la superestructura ideológica de las clases dominantes, es por ello un sistema para pensar el mundo, una forma de comprender la democracia, lo social y hasta el conflicto político formando parte con ello de la gobernanza del sistema capitalista. En este orden de ideas es que debemos hacer énfasis en que el “gobierno popular” mentado por ciertos sectores oficialistas es estructuralmente también liberal.

Te puede interesar:   Che y Martí son hermanos

Volviendo a los esquemas clásicos puede haber una izquierda reformista, que pretenden ahora decirle centro-izquierda, pero y acá está la cuestión principalísima, para ser reformista debe buscar abolir el capital mediante reformas, ahora lo que están denominando centro-izquierda es al progresismo-peronista que busca gobernar el Estado capitalista otorgando progresivamente algunos derechos, pues es una centro-izquierda como vimos capitalista, es por consiguiente derecha.

Ahora podemos afirmar que si vemos un gobierno que en la relación capital-trabajo favorece a la clase trabajadora, si con ello los sectores subalternos al mejorar su calidad de vida pueden organizarse, si con ello habiendo un piso de derechos podemos proyectar otras realidades, pues ese gobierno por más que sea capitalista merecería nuestro apoyo crítico, ninguna de estas características se han visto en el Frente de Todos, que ha sido además categorizado por los propios como de centro-centro, es decir aún más a la derecha.

Hay que resaltar con ello que hasta la propia Cristina Fernández en su carta al pueblo clarifica el ajuste realizado por el gobierno del que ella forma parte y hace énfasis además en cómo ello repercute claramente en los derechos de la población.

La tradición peronista tiene mucho arraigo plebeyo y popular, siendo por ello parte de las ideas núcleo de los sectores subalternos, en la década de los 60 y 70 a través de mucha de su militancia el peronismo se radicalizo generando una mixtura entre el marxismo y el peronismo que alimentó las luchas revolucionarias de algunos sectores de esas generaciones, que vale resaltar sufrieron el genocidio de clase orquestado por el terrorismo de Estado.

Te puede interesar:   “Puerto de hambre. Pasado y presente de los conflictos en el puerto de valparaíso”

Es a través de esta comprensión sobre la sociedad posgenocidio que somos que se puede observar la asimilación del peronismo al orden opresor y a la derecha, porque ahora la mixtura que realiza el peronismo es con el progresismo, es decir en sus términos no con la izquierda sino con la centro-izquierda. Es por ello que el peronismo ya no es más “el hecho maldito del país burgués” del que nos hablaba Cooke, pues hoy funge como el partido burgués para los sectores plebeyos y populares.

Por último hay cosas que son realmente mucho más sencillas de lo que nos pintan, hay opresores y oprimidos, hay clases dominantes y hay clases subalternas, hay un orden opresor a través del capital que se sostiene entre otras cosas a través de una cultura burguesa hegemónica, existe la regulación y la emancipación, hay luchas de clases, hay capitalistas (derecha) y anticapitalistas (izquierda). Vos, ¿de qué lado de estos extremos estas?

Para todos, todo

Damián Ravenna

Presidente

Asamblea Permanente por los Derechos Humanos Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires

APDH ZONA NORTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *