Otra vez la vergüenza de la política: engaños y represión para imponer la megaminería en Chubut

Llega un mensaje de whatsapp a lavaca desde Rawson: “Nuevo centro de detención en Chubut. Después de la represión tienen detenidas a tres mujeres en la Legislatura y está hospitalizada una fotógrafa, Eve, de la agencia Luan Colectiva”.

Todo había comenzado unas horas antes.

Catorce diputadas y diputados de Chubut decidieron este miércoles en una sesión inesperada, a escondidas y rodeada de policía, burlarse de la comunidad provincial y aprobar la ley de zonificación que abre el camino a las megamineras en la zona de la meseta.


El negocio ha fructificado gracias a la generosidad, hacia la clase política, de empresas como Pan American Silver, que impulsa el proyecto Navidad de oro y plata. El gobierno de Mariano Arcioni, a quien poco le importa su inexistente futuro político, incinerado en una crisis social y económica de años, cumple así con un mandato de las corporaciones, y que le reclamaron gobiernos como el de Mauricio Macri y el actual, bajo la idea de que el extractivismo es el único modo de obtener divisas, sin importar la cuestión ambiental, la destrucción del territorio, la eliminación del agua, ni el rechazo social a la actividad.   

El final de la sesión en la que 11 diputados votaron en contra de ese proyecto de “zonificación” encontró en Rawson a la Legislatura rodeada de manifestantes que fueron premeditada y entusiastamente reprimidos por la policía, para permitir la salida de los legisladores del edificio en medio de esa confusión.

(Llegan audios y fotos a lavaca. Los audios registran el estampido de los disparos policiales contra la gente, además del método del gas pimienta. Alguien grita: “Están reprimiendo a lo bestia”).

Llega un mensaje de whatsapp a lavaca desde Rawson: “Nuevo centro de detención en Chubut. Después de la represión tienen detenidas a tres mujeres en la Legislatura y está hospitalizada una fotógrafa, Eve, de la agencia Luan Colectiva”.

Todo había comenzado unas horas antes.

Catorce diputadas y diputados de Chubut decidieron este miércoles en una sesión inesperada, a escondidas y rodeada de policía, burlarse de la comunidad provincial y aprobar la ley de zonificación que abre el camino a las megamineras en la zona de la meseta.

Te puede interesar:   El clima del cambio

El negocio ha fructificado gracias a la generosidad, hacia la clase política, de empresas como Pan American Silver, que impulsa el proyecto Navidad de oro y plata. El gobierno de Mariano Arcioni, a quien poco le importa su inexistente futuro político, incinerado en una crisis social y económica de años, cumple así con un mandato de las corporaciones, y que le reclamaron gobiernos como el de Mauricio Macri y el actual, bajo la idea de que el extractivismo es el único modo de obtener divisas, sin importar la cuestión ambiental, la destrucción del territorio, la eliminación del agua, ni el rechazo social a la actividad.   

El final de la sesión en la que 11 diputados votaron en contra de ese proyecto de “zonificación” encontró en Rawson a la Legislatura rodeada de manifestantes que fueron premeditada y entusiastamente reprimidos por la policía, para permitir la salida de los legisladores del edificio en medio de esa confusión.

(Llegan audios y fotos a lavaca. Los audios registran el estampido de los disparos policiales contra la gente, además del método del gas pimienta. Alguien grita: “Están reprimiendo a lo bestia”).

Policías en acción en la calle. Foto enviada desde Rawson a lavaca. Dentro de la Legislatura, los diputados se escondían para firmar una ley rechazada por la comunidad provincial.

“Sacaron una sesión ordinaria de la galera, porque hoy no había sesión ordinaria. Armaron una maniobra distractiva con movilizaciones de sindicatos como la UOCRA para mañana, hoy iban a tratar los pliegos de un nuevo Tribunal Superior afín al gobierno. Han hecho todo para convalidar la entrega” explica desde Rawson Pablo Palicio Lada, uno de los integrantes de las asambleas que en toda la provincia habían logrado una Iniciativa Popular para que se tratase una Ley de prohibición de la megaminería a cielo abierto, avalada por 30.000 firmas, que ni siquiera fue tratada por la Legislatura, como era su obligación.

“Quedaban tres sesiones, hoy era una sesión especial para los pliegos del Tribunal Superior de Justicia. Se supone que no pueden tratar otro tema. Entonces inventaron una segunda sesión, no pusieron la zonificación en el orden del día, y después la pusieron. Así de burdo es todo aquí en Chubut”.

Te puede interesar:   La lucha socioambiental en las aulas, el legado de Ana Zabaloy

Lada explica un antecedente flamante: “Modificaron la Ley de Amparo, que ahora impide presentar un amparo ante un juez de primera instancia. Provocaron un retroceso en el derecho para blindar a las mineras y que la comunidad no pueda defenderse con el juez más cercano frente a cualquier problema ambiental. Los propios jueces salieron a rechazar esta medida. Lo que buscan es que no haya impedimentos para las corporaciones, y la frutilla es el nombramiento de un Tribunal Superior adicto a Arcioni. Todos decían que estaba debilitado, pero justamente no tiene nada que perder ni le interesa lo político, como no le importa nada, quema las naves y mirá lo que es capaz de hacer”.

Foto enviada a lavaca desde Rawson: la policía rodeando a la Legislatura.

La votación fue 14 a 11. Votaron a favor de la megaminería Juan Horacio Pais, Roddy Ingram, Graciela Cigudosa, Emiliano Mongilardi, María Cativa, Carlos Gómez, Gabriela De Lucía, Mariela Williams, Graciela Cigudosa y Pablo Nouveau, del bloque oficialista de Chubut al Frente (el partido de Arcioni que a nivel nacional apoyaba Sergio Massa); Tatiana Goic (Cultura, Educación y Trabajo); Carlos Eliceche (Visión Peronista): Sebastián López (Integrando Chubut); y Adriana Casanovas y Monica Saso (Frente de Todos).

Votaron en contra María Belén Baskovc, Rafael Williams, Carlos Mantegna (Frente de Todos); Rosana Artero, Leila Lloyd Jones, José Giménez y Ángel Tirso Chiquichano (Chubut Unido); Manuel Pagliaroni y María Andrea Aguilera (UCR); y Zulema Andén y Miguel Antin (Chubut al Frente).

Antecedentes. La diputada Leila Lloyd Jones, en un audio que se filtrò y se viralizó hace un año, decía: “Me piden en el video que les consiga laburo. No, le dije, vayan a conseguirle laburo a los diputados que votan a favor, que a ellos les pagaron 10 millones de pesos y les dan unos contratos que los pueden hacer trabajar a ustedes en las mineras. Después se los voy a pasar los teléfonos de los que votan a favor para que les vayan a pedir laburo ustedes”.

Te puede interesar:   Amplían denuncia contra empresas transgénicas y el Estado nacional tras el segundo fallo contra Monsanto en EE.UU

Casi al mismo tiempo el macrista Sebastián López (uno de los que ahora votó por la ley pro-minera) fue detectado con una cámara oculta hablando del cobro de 100.000 (muchos creyeron que eran pesos, pero parece que eran dólares, que permitían entender los «10 millones» de los que hablaba Lloyd Jones). Allí López aseguraba estar “en la rosca, lobby, lo que tenga que ver con el progreso y con destrabar cosas”. La cosa a destrabar desde 2003 para este tipo de empresas y de funcionarios, es el rechazo ciudadano a la instalación de los proyectos megamineros. En 2014 otro diputado, Gustavo Muñiz, fue fotografiado mensajeándose con uno de los gerentes de la minera Yamana Gold mientras recibía directivas sobre cómo aprobar la ley que reclamaba la corporación.

El diputado Gustavo Muñiz recibiendo directivas del directivo minero Gastón Berardi, en 2014. Conductas coherentes.

Explica Pablo Lada: “Acá UOCRA, Camioneros y Petroleros estaban organizando movilizaciones a favor de las mineras para mañana”. Patotas (no trabajadores) de la UOCRA, en particular, han sido enviadas a agredir a manifestantes en ocasiones anteriores para crear el clima que permitiese la aprobación de la ley pro minera.

Para el jueves están previstas movilizaciones en distintos puntos de la provincia. “Hay que ver si somos capaces de hacer algo como lo de Mendoza” dice Lada, en referencia a las movilizaciones masivas que a fines de 2019 dieron vuelta una ley similar a la ahora firmada en Chubut, obligando a que los legisladores derogaran la misma ley que habían aprobado una semana antes”.

Cerca de la medianoche ya se realizaban masivas manifestaciones en Rawson y en distintas localidades provinciales.

El ruido de los disparos empezaba a quedar relegado por el sonido de los bocinazos y los aplausos de las personas movilizadas.

Dice Pablo, mientras de fondo se escucha la combinación de los sonidos de la gente, con los de la policía: “Mañana vamos a saber en qué punto estamos como sociedad. Tengo una esperanza, pero déjame que veamos qué pasa mañana”.

Fuente: La Vaca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *