Denuncian condiciones inhumanas y discriminación por intersex en el penal de Los Hornos

Desde hace dos semanas Pablo Martínez y Flavia Rodríguez mantienen una huelga de hambre para denunciar la vulneración de sus derechos en la Unidad N°8 de Los Hornos, donde se encuentran detenides hace más de un año y medio. Padecen pésimas condiciones edilicias y sanitarias, violencia de género, golpizas y sanciones injustificadas.

Organismos de Derechos Humanos y personas LGBTIQ+ denunciaron a la directora del penal ante la Comisión Provincial por la Memoria, Vanina Catureti y al personal penitenciario por abuso de autoridad y discriminación a Pablo, por su condición intersex, en un ambiente de hostigamiento por parte del personal carcelario.
Pablo y Flavia se encuentran en cuartos de aislamiento llamados buzones, que previamente había sido clausurados por sus peligrosas condiciones, en el denominado por el servicio penitenciario bonaerense, “pabellón trans”.

Asimismo, denuncian que hace unos días Pablo se electrocutó por las condiciones de absoluta precariedad del penal, teniendo que ser trasladado a un hospital. A las condiciones de abandono de la cárcel se suma el maltrato constante que llevó a Pablo y Flavia a hacer cuatro huelgas de hambre en el último año y medio, como manera de visibilizar los abusos y condiciones diarias de maltratos. Reclaman que si no hay condiciones para que puedan tenerlos en el penal se les otorgue la prisión domiciliaria, hasta en tanto se realice el juicio.

Ante esta situación, ayer al mediodía, familiares y autoconvocades estuvieron en las puertas de la Fiscalía de la ciudad de La Plata repudiando las condiciones en que se encuentran les jóvenes. Además, desde el activismo autoconvocado del colectivo LGBTIQ+ en situación de encierro, se encuentran realizando colectas solidarias para Pablo y Flavia. Hoy convocan en Plaza Rocha a una feria disidente, donde se hará un acopio de bebidas isotónicas, sopas, agua mineral, yerba, ropa,etc.

Te puede interesar:   Mientras haya explotación, habrá represión

Este no es un caso aislado, en la provincia de Buenos Aires más de 60% de la población carcelaria está sin condena y mayormente delito pequeño, menudeo y ofensas a la ley de estupefacientes. Las cárceles son parte de un mecanismo de represión con el cual defender la propiedad privada, y expulsar todo lo que atenta contra el orden de una sociedad cada vez más excluyente, incluso la protesta social. Por eso la policía de Berni llena las comisarías y las cárceles con detenidos de los sectores más postergados y ninguno de los gobiernos cambia estas condiciones de absoluta marginalidad.

Compartimos un fragmento de la carta que escribió Pablo denunciando las condiciones que vive en el penal.

“Estoy en HUELGA DE HAMBRE dadas estas situaciones. Vivo junto a mi pareja Flavia Rodríguez Castro en una celda ubicada en el sector de buzones que no cuenta con ventilación adecuada para la permanencia de seres vivos, mucho menos en climas de verano, además de las precaria conexiones eléctricas por las cuales quede electrocutado hace no más de dos semanas.

No se nos permite la salida al patio de buzones.

Constante tortura física y psicológica, por el solo hecho de ser INTERSEX.
Se nos impide el derecho a estudiar estando sancionados, mismo sabiendo que es anticonstitucional.

Se nos amenaza constantemente en los traslados quitándonos los teléfonos al filmar dichas torturas antes mencionadas, nos golpean además de generar provocaciones con otras internas.

En el episodio de la electrocución antes mencionado por problemas estructurales mismo manifestando un estado grave de salud y luego de varias horas acontecido el hecho soy llevado al hospital San Martín siendo retirado arbitrariamente de la sala de emergencias y llevado al camión de traslado donde soy hostigado por personal del SPB, donde el chofer MAURICIO BASSET me amenaza de muerte.

Te puede interesar:   ¿A quién le importa si se trata solo de otro preso muerto?

Sumando al petitorio de Pablo Daniel Martinez:

1- Solicito la relevación del cargo de Vanina Caturetti (directora de la unidad 8 de los Hornos), Angeles Maribel Helgera (directora de género del SPB), Cecilia Silva y Mauricio Basset (chofer unidad de traslado del SPB).

2- No realizar traslados a otras unidades ya que tengo en curso mi tratamiento hormonal y cirugías. Dando continuidad en tiempo y forma dicho tratamiento antes mencionado según lo indica la LEY DE IDENTIDAD DE GÉNERO.

3- Dar continuidad a nuestros estudios tanto míos como de mi pareja.

4- Que se respete nuestro derecho a movilidad dentro de la unidad.

5- Dar fin a la sanciones arbitrarias por mi condición de INTERSEX, y que por las mismas sanciones se nos corte el derecho al vínculo con nuestros hijo/a s y familiares quienes son el sostén de esta cruda realidad que vivimos.

6- Que se apersone algún funcionario de fiscalía para corroborar todas estas denuncias por violencia y deplorables condiciones habitacionales a las cuales somos sometidos.

“No levantaremos la HUELGA DE HAMBRE hasta resolver nuestra situación, en conjunto con nuestras peticiones de que las personas antes mencionadas sean apartadas d sus funciones y cargos”.

Fuente: La Izquierda Diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *