Poesía en la lluvia. Cuatro poetas del sur de Chile

Calidad del suelo, del agua y del aire en Karra Mawn

No era baldía aquella tierra.
Bastaba con mirarla, sostenidamente
durante tres o cuatro lunas
y reventaban en los tallos
las metáforas.

Apenas con poner
un gramo de roja tierra en la palma de la mano
acontecían cerezas.
Hablar en mapudungun,
murmurar apenas la lengua de la tierra
era hacer vibrar en el aire
la canción de la tierra.

Palabra hermética para el académico.

Poesía elemental para el habitante de la ruka:

Como respirar de cara al viento puelche

O sacar peces del estero.

Clemente Riedemann

Valdivia en 1953. Antropólogo y profesor de Historia y Geografía. Ha colaborado con el dúo musical Schwenke y Nilo. Su formación literaria empezó en el grupo Murciélago junto con Jorge Ojeda y Jorge Torres. El golpe militar de 1973 interrumpió bruscamente a esa generación. Publicó: Primer arqueo (1989), El viaje (1990), Rito de pasaje (2000), Gente en la carretera (2001), Isla del Rey (2003) y Mapa poético territorial (2012), entre otras. En 1990 fue distinguido con el Premio Pablo Neruda y en 2006 recibió el Premio Casa de las Américas de Cuba.

Hay ovejas y ovejas

Las que comen de cualquier pastizal

y duermen con una sonrisa de satisfacción

en los potreros.

Las que caminan ciegamente

por los caminos acostumbrados.

Las que beben despreocupadas

en los arroyos.

Las que no trepan por pendientes peligrosas.

Esas van a dar lana abundante

en las esquilas

y serán sabrosas invitadas

en las fiestas de fin de año.

Hay también

las que tuercen las patas

buscando campos de margaritas

y se quedan horas y horas

Te puede interesar:   OMC, el cierre del encuentro en Buenos Aires confirmó el fracaso en las negociaciones

contemplando los barrancos.

Esas balan toda la gran noche de su vida

encogidas de miedo.

Y hay, por fin,

las malas ovejas descarriadas.

Para ellas y por ellas

son las escondidas raíces

y los mejores y más deliciosos pastos.

Rosabetty Muñoz

Ancud, Chiloé, 1960. Profesora de Castellano, ha ejercido la docencia en distintos establecimientos educacionales de Chiloé y participado activamente del desarrollo cultural del sur de Chile. Ha publicado: Canto de una oveja del Rebaño (1981); En Lugar de Morir (1987); Hijos (1991); Baile de Señoritas (1994); La Santa, historia de su elevación (1998); Sombras en el Rosselot, (2002); Ratada, (2005); En Nombre de Ninguna (2008); Polvo de Huesos (2012), entre otros títulos. Premio Pablo Neruda (2000). Premio Altazor 2013. Es miembro de la Academia Chilena de la Lengua (2014).

Anda al pueblo, hermano

Anda al pueblo hermano

Anda

y tráete plata y azúcar.

Anda, hermano, al pueblo

A vender estas cuantas gallinitas,

y tráete también esa luna grande

que siempre vemos reflejada

en nuestros ojos.

Seguro que allí debe estar

porque en el pueblo hay muchas cosas lindas

y allí debe de estar la luna.

Y tráete plata, hermano,

mira que el camino es difícil

y está oscuro debajo de la lluvia.

Anda al pueblo.

Yo aquí esperaré hasta que vuelvas

y te tendré tortillas en el fogón.

Apúrate, y tráete plata, azúcar y luna

porque estamos quedando atrás

y tenemos que alcanzar como sea

la orilla donde los otros llegan.

Anda, hermano.

Yo aquí, mientras tanto,

prepararé el fuego y la tierra

para que la hagamos florecer

cuando tú traigas plata y luna.

Sergio Mansilla Torres

Sergio Mansilla Torres 1958. Isla de Quinchao, Chiloé. Profesor de Castellano y Filosofía, Dr. en Literatura. Ha publicado entre sus poemarios: Noche de agua (1986), El sol y los acorralados danzantes (1991), De la huella sin pie (2010), Óyeme como quien oye llover (2004), Cauquil (2005), Retratos y autorretratos deformes (2012), Changüitad (2016), Ventanas empañadas (2018) y Quercún (2019).

Te puede interesar:   Ni ayuda humanitaria ni #SOSCuba. Acabar con el bloqueo e impulsar la participación popular y la integración latinoamericana

Hemos fraguado un plan perverso

digo hemos para que no se note

que tras la cortina estoy yo

sola

el plan es el siguiente:

abordar el poema a combos y patadas

sin llantos aunque a ratos

me encojo y recojo

con el corazón empapado en lágrimas

unas lágrimas tiesas de años luz

de la historia que se empapa

del que yo amara o amase

de una ventana que no se abre

que nunca se abrirá

a pesar del golpe

del martillo martilleando

de los nudillos rotos

mientras cae la lluvia

el tejado suena

a herrumbre

a verso hueco

y el río

río de luna y plata

se queja de nada

Maha Vial

Valdivia (1955-2020), poeta y actriz. Marcó a fuego la vida cultural y poética en el sur de Chile en las últimas décadas. Poco antes de morir alistó Lengua sitiada, una antología personal que recoge poemas desde su inicio con Sexilio. Publicó: La cuerda floja (1985), Fuerza bruta (2019), Maldita perra (2004) y El asado de Bacon (2008), entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *