“Boric ganó por el voto antifascista”

Entrevista con Doris Ojeda Cisternas, socióloga, activista, Collectivo Ayllu Puka

¿Cuál es tu opinión sobre la elección de Boric y el triunfo del Frente Amplio?

Primero que nada, yo creo, que el Frente Amplio es un fenómeno bien interesante porque es coalición de partidos que no tiene bases sociales como nosotros lo hemos pensado históricamente. Tienen militantes en Santiago y en Valparaíso, pero a nivel nacional no se hace un trabajo de base en la lógica clásica de los partidos y eso hace que sea particular. Aunque han subido el rating con la elección de Boric, creo que gana es el voto antifascista y no sus adherentes. Su real porcentaje de votación se vió en la primera vuelta e incluso ese número está un poco inflado porque muchos votaron por miedo a que saliera en la primera Kast. El millón y tantos más de votos con los que Boric es elegido, viene de la gente que no creemos en la institucionalidad y que emitimos un voto ético político antifascista frente a la amenaza de Kast. También viene de mucha gente que sin ser antifascista ideológicamente, tiene muy en la piel la memoria de lo que fue la dictadura.

Yo vivo en una población emblemática en Santiago, al lado de la Victoria donde hubo mucha lucha social durante la dictadura y hasta la fecha hay organizaciones sociales y políticas activas. A pesar de eso, hay mucha gente joven que votó en primera vuelta por Parisi porque quieren aprender a vivir en el capitalismo, conocer su lógica y ganar dentro de ese modelo (1). Esa fue la imagen que apareció de él durante años en un canal de televisión que le enseñaba a la gente a ganar plata cambiándose de fondos en las AFP.

En la segunda vuelta, a esa gente joven que vive en una población le hizo mucho sentido el tema: Kast es el fascismo, Kast es la ultraderecha que trae la memoria de la dictadura, aunque no sea de izquierda ni nada. Para el poblador, la pobladora común y corriente se trataba de dejar que volvieran los milicos. Después de las elecciones la gente estaba feliz porque no había ganado Kast, no porque había ganado Boric.

Fue diferente en los años 90. Entonces la Concertación (2) generó un imaginario de alegría, de que iba a cambiar todo y la gente se compró ese cuento y lo creyó. Eso significó desarmar organizaciones, incorporar a militantes de izquierda en la municipalidad, en el Gobierno, coartar la masa crítica y política, hasta meterlos en la oficina de seguridad como instrumento de represión (3). Pero ese fenómeno no lo veo ahora, la gente no está rebosante de alegría y creyendo en el proyecto de Boric, porque además es muy claro aquí, simbólicamente, que Boric va a ser la continuidad del Gobierno de la de la Concertación o de la Nueva Mayoría.

Te puede interesar:   Guerra económica: novedades en el frente

Por sectores críticos Boric es considerado como amarillo y traidor, ¿por qué?

No nos olvidemos que en plena revuelta Boric y Jackson (4) votan por leyes que criminalizan y que tienen hoy día a jóvenes presos. Hay gente, como nosotros, que no se olvida de eso. Ellos votan por la “ley anti barricadas” que es una ley que aumenta las penas por hacer barricadas, por ejercer legítima defensa en el marco de las protestas. De esta manera, el Estado buscaba criminalizar, apagar la revuelta desde la lógica de la represión. Además de su historia de dirigente estudiantil donde ellos negocian aún cuando muches estudiantes no estaban de acuerdo.
Por otro lado, Boric y el Frente Amplio votan en el parlamento por una Convención Constitucional – y no por una Asamblea Constituyente – con un sistema de elección en el cual los mismos partidos tradicionales que estaban completamente deslegitimados en la Revuelta de octubre del 2019 tuvieron muchas más posibilidades de ser electos que que candidatos/as de movimientos sociales. Boric y su bancada votan por seguir protegiendo a la clase política a la que pertenecen; metiéndonos a la fuerza en los parámetros de lo institucional y en sus tiempos políticos que no eran los de las asambleas y del movimiento popular (5).

Entonces imagínate: uno de esos políticos que el pueblo quería echar, que estaban absolutamente deslegitimados y que en Plaza Dignidad fue echado, mojado, insultado hoy día es presidente. Estamos casi todes metidos/as en la lógica institucional. Eso fue el pacto que firmaron y que salvó al Gobierno, al poder y al Estado para continuar el mismo modelo. Si no hubiese sido así, la revuelta, yo creo, hubiera seguido creciendo. Sin referirnos a la pandemia que terminó por mandarnos a todes con arresto domiciliario voluntario.

¿Qué le espera al gobierno de Boric?

Boric tiene detrás el Frente Amplio que surge de espacios de intelectuales y académicos de estratos medios altos. El Frente Amplio son los hijos de la Concertación; yo creo que hoy día, eso queda más claro que nunca. Michelle Bachelet llamó a apoyar la candidatura de Boric, eso se dio simbólicamente y se dará en los hechos. Esos van a ser los que van a gobernar. También porque el Frente Amplio no tienen muchos cuadros; como ganaron varios municipios sus cuadros políticos ya están instalados en los municipios y no tienen más gente de sus propias filas para gobernar, por lo tanto, los que van a seguir en los puestos de Ministerios, de Secretarías van a ser los de la Nueva Mayoría. Boric recibirá apoyo de la tecnocracia política de los que han gobernado por 30 años.

Te puede interesar:   El crimen de la maternidad forzada

Sin embargo, Boric tendrá una camisa bien apretada por la derecha; va a tener un Senado bien recalcitrante y con mayoría de votos de derecha. Pero, por otro lado, va a ser la continuidad de una Nueva Mayoría un poco más progresista en algunos aspectos, en tanto la derecha les deje jugar. Los sectores progresistas tienen, también, la oportunidad de cobrarle a Boric todo su discurso “progre”, todas sus promesas de cuando era estudiante universitario y luchaba por la educación gratuita y de calidad. Ahora hay que cobrársela, vamos a ver hasta dónde se va a poder hacer eso.

También hay que analizar el papel del Partido Comunista chileno. Durante la campaña, la derecha lanzó una propaganda anticomunista brutal; se leía en paneles en las carreteras lemas como “defiende a tu familia contra el comunismo” así con todas sus letras, contra el comunismo; unos letreros gigantes, azules con letras blancas de Kast, “vota por la libertad”. Sin embargo, el Partido Comunista en Chile es lo más amarillo que hay, es socialdemocracia. Entonces, en realidad yo creo que este va a ser un gobierno de centro derecha. Creo que va a mantener lo que tenemos, tratar de neutralizar un poco, dar alguna válvula de escape, dar algunos regalos, algunos dulcecitos así, pero yo no veo que haya un gran movimiento, yo creo que va a ser un poco mantener la fiesta en paz como se dice: Un nuevo pacto social por la Paz.

¿Qué crees que va a pasar en el campo popular en Chile?

Yo veo un escenario bien complejo. Boric va a intentar desmovilizar aún más el movimiento popular. Ya lo dijo en una de sus primeras intervenciones: “no vayan más a la Plaza Dignidad”. Las organizaciones se siguen articulando, pero se perdió la fuerza de la Revuelta a nivel de las grandes movilizaciones centrales, nacionales y territoriales. Yo creo que hay que buscar capitalizar la articulación de los territorios que se dio en la Revuelta y las coordinaciones de diversas iniciativas, fortalecer esos vínculos buscando nuestra propia agenda programática de los pueblos. Hay que luchar contra esos intentos de desmovilizar la protesta y la organización popular y seguir construyendo como lo hemos hecho desde siempre, más allá de las coyunturas que nos pone el poder, sin dejar de lado que se debería apoyar y tomar por asalto los pocos espacios de participación política que se dan en este proceso.

Te puede interesar:   Septiembre reanudó la memoria

Debemos reconocer que hay una política que se hace desde arriba y otra que se hace desde abajo

Notas:

(1) Franco Parisi fue candidato a las pasadas elecciones presidenciales en Chile. Su programa y discursos son de derecha, autoritario y apelando al esfuerzo individual como motor de progreso.

(2) La Concertación fue una coalición de partidos compuesto principalmente por la Democracia Cristiana y el Partido Socialista que fue gobierno en Chile desde 1990 al 2010 y del 2014 al 2018. Aunque se reputase de centro-izquierda, La Concertación continuó implementando el sistema neoliberal en Chile implantado por el dictador Pinochet.

(3) “La Oficina” era Consejo Coordinador de Seguridad Pública, organismo cuyo objetivo era asesorar, proponer y coordinar las políticas de seguridad vinculadas al ámbito terrorista y diversas unidades especiales contrainsurgentes de la Policía Civil. Fue creado a inicios de la transición y para su funcionamiento fueron reclutados ex militantes de izquierda.

(4) Giorgio Jackson es Diputado por Revolución Democrática que es uno de los partidos fundadores del Frente Amplio. Junto con Gabriel Boric, Camila Vallejos y Carol Cariola, es uno de los líderes del movimiento estudiantil del 2011.

(5) Las protestas de octubre de 2019 forzaron al gobierno de Piñera a realizar un referéndum en el cual se elegiría entre cambiar la Constitución vigente o no y que forma tendría el cuerpo constitucional que redactaría la nueva Constitución. Se podría optar por una Convención Constitucional con la totalidad de los miembros elegidos o bien por una Convenciópn Mixta compuesta de un 50% de parlamentarios en ejercicio y un 50% de miembros elegidos en forma ad hoc. En ambos casos, las elecciones serían regidas por la ley de partidos que favorecería a los partidos tradicionales. Estas opciones derivan del Pacto por la Paz y la Nueva Constitución, que deja fuera la posibilidad de una Asamblema Constituyente plenamente soberana, que era el objetivo de una parte importante de la izquierda.

http://www.eldiariointernacional.com/spip.php?article4517

Fuente: el diario internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *