FMI: Un nuevo acuerdo con sabor a viejo

Quiero compartir unas primeras apreciaciones al paso de lo acordado con el Fondo Monetario Internacional.

Según las palabras del ministro Martín Guzmán se ratifica el ajuste fiscal en la línea de lo que el Fondo planteaba con una reducción a cero del déficit para 2025 y una reducción a cero de la emisión monetaria para financiar leliqs a 2024, que eran básicamente algunas de las exigencias que el FMI ya venía planteando. Lejos de la propuesta del ministro Guzmán de que el déficit cero se alcanzara hacia 2026/27. Lo único que se garantiza en la declaración que el gobierno le presenta al Fondo, es que se va a cumplir la ley de financiamiento del Sistema de Ciencia y Técnica que es apenas del 0,3 % del PBI con una proyección al 2030 de un 1% lo que no es una gran cosa en términos fiscales. Un agravante es que se va a garantizar la obra pública de la cual la mayor parte esta destinada a obras de infraestructura vinculadas al negocio extractivista, como por ejemplo las obras referidas a Vaca Muerta y otras similares, por lo que no hay en el acuerdo una reconfiguración de la obra pública en beneficio de los sectores populares, sino básicamente una decisión de favorecer el desarrollo de los proyectos extractivistas que ya están en marcha.

A la vez el gobierno planea reducir los subsidios a la energía y hacerlo de una manera que se podría llamar “progresiva” sin poner en discusión el hecho de que las empresas energéticas sigan estando privatizadas y gozando de una estructura de financiamiento de la energía a su favor, o sea, diseñada a favor de estas grandes transnacionales de la producción y distribución de la energía. Esto es bastante paradójico como para ponerlo en un acuerdo con el Fondo como si fuera una propuesta de orden progresiva, cuando esta claro que la reducción de subsidios es para liberar recursos para la posibilidad del repago de la deuda y seguir financiando estas inversiones para las grandes empresas.

Te puede interesar:   La “sustentabilidad” primero. La nueva reforma previsional mantiene en la pobreza a millones de beneficiarixs

Un tema muy importante a seguir es el de los programas sociales. En ese sentido el gobierno habla de Programas Sociales Focalizados, vale recordar a su vez, que ya en el acuerdo que Mauricio Macri firmó con el Fondo también se hablaba del sostenimiento de determinados programas sociales focalizados cuyo resultado actualmente está a la vista, pero el elemento más importante a tener en cuenta es que cancela toda idea de las organizaciones vinculadas a la economía popular y similares, de poder implementar medidas como el Ingreso Ciudadano o el llamado Salario Universal que fueron hasta hoy día propuestas que finalmente quedaron descartadas por el gobierno. Con este acuerdo el Estado solo tendría recursos para ser dirigidos a sectores muy específicos y puntuales.

Otro punto importante es que no se habla del tema de las jubilaciones, pero hay que tener en mente que el acuerdo que se firma es solo a dos años y medio, no es un acuerdo largo y además es en el plazo del ajuste fiscal para llegar a déficit cero, por lo que se volvería a firmar otro acuerdo ya éste de facilidades extendidas que de seguro incluirá reformas estructurales. Este acuerdo pensado de corto plazo no lo hace, pero todo hace suponer que el próximo si lo hará. Finalmente, con el acuerdo presentado el gobierno del Frente de Todos reconoce la legalidad y legitimidad de la deuda asumida por Cambiemos.

Mariano Féliz. Economista. Doctor en Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires y Docteur en Economie de l’Université de Paris 13/Nord. Magíster en Sociología Económica por la UNSAM. Investigador y docente universitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *