El crimen de Once

Breve introducción

Desde que concesionaron los ferrocarriles, mal llamadas privatizaciones, cada día son más frecuentes los accidentes ferroviarios: como los descarrilamientos por aflojamiento de vías, terraplenado mal configurado, es decir, una falta total de mantenimiento en los terraplenes, ausencia de balasto o flojo, el exceso de peso por eje en los vagones de cargas descalzando los enclavamientos.

Por lo tanto, todo esto ocurre por la falta de control y prevención por parte de las autoridades ferroviarias actuales y por la ausencia de la CNRT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte) que tiene la obligación de controlar los diferentes modos de transporte. Su ausencia o negligencia o falta de responsabilidad frente a sus tareas específicas, no registra esos excesos que inciden en el rompimiento de elásticos o resortes de suspensión o rotura de eje, aflojamiento, de vías, puentes o alcantarillas, o rompimiento de cambios de vías, entre otros accidentes.

La falta de control tiene que ver que los vehículos remolcados o tractivos y toda la infraestructura ferroviaria es concesionada, no es de propiedad del usuario, no la cuidan, no les interesa, encima, reciben un subsidio, todo un negocio.

Los Ferrocarriles Argentinos son propiedad de la Nación, administrado por un Estado que responde a los intereses particulares de los concesionarios. Los concesionarios no controlan la conservación y puesta a punto de vías, cambios, balastamiento, señalamiento y envejecimiento del material y su conservación integral.

El mejor ejemplo fue el Crimen de Once, no se puede llamar accidente o desgracia cuando de por medio está el lucro y la codicia de los funcionarios y dirigentes gremiales.

Desde que se concesionaron los ferrocarriles, hemos pasado de la Accidentologia a la Siniestralidad con 24 a 26 muertes diarias en accidentes viales (informe del Defensor del Pueblo, Eduardo Mondino)

Debemos tener en cuenta, además, que somos un país colonizado- La colonización fabrica colonizados, del mismo modo que fabrica colonizadores… Es sabido que la ideología de una clase dirigente se hace adoptar en gran medida por las clases dirigidas, así afirma Albert Memmi.

Antes, lo colonizadores nativos destruyeron la empresa Ferrocarriles Argentinos, en esa debacle se cerraron 37 talleres, expulsaron más de 85.000 trabajadores, técnicos y especialista ferroviarios, clausuraron 83 hospitales, dejaron de circular los trenes sanitarios, los trenes aguateros, de comunicación telegráfica o vagón postal, entre otros servicios.

Los trenes de pasajeros suburbanos fueron concesionados, del mismo modo los trenes de cargas. Cayeron en manos de empresa extranjeras.

No es casual el Crimen de Once (mal llamado accidente)

Para ir terminando esta introducción, digo: los ferrocarriles en el mundo son del Estado, administrado por él. En ese mundo existe una ley del transporte que lo reglamenta y lo controla. En Argentina los factores de poder impidieron su sanción. No tenemos una LEY DE TRANSPORTE.

Lo que sigue es un breve recorrido que se hizo antes, durante y después de aquel día fatídico, 22 de febrero del 2012.

Hoy no tenemos los más de 47.000 kilómetros de vías férreas que supimos tener.

No hay un servicio a Mar del Plata o a Rosario en cuatro horas y un ratito.

No existe más los trenes aguateros que llevaron agua a los pueblos sedientos.

No hay más los trenes que llevaron salud a los pueblos.

No tenemos más los trenes que combatían las plagas en nuestro campo argentino.

No hay más la cultura diseminada por los rieles nacionales.

Todo esto, es parte de su HISTORIA.

EL DENOMINADO ACCIDENTE DE ONCE ES LA TERCERA TRAGEDIA FERROVIARIA MÁS GRANDE OCURRIDA EN LA ARGENTINA

Decía por ese entonces: Cuando un accidente se produce y ha sido alertado con anticipación y con fundamentos suficientes para alertar que va a suceder deja de ser un accidente y se transforma en un CRIMEN

También calificábamos de Cromañón a los accidentes ferroviarios porque son sinónimo de dolor y muerte. Ya en enero del 2005 anunciábamos que se iba a producir un Cromañón Ferroviario.

Manifestaba, además: No es un presagio, sino una certeza. Debemos estar atentos, alertas, despiertos, sin espantarnos, reconociendo que estamos bajo la influencia del planeta Cromañón que irradia muerte. Artículo titulado cuyo título era: ¡Alerta! Se viene el Cromañón ferroviario (16-1-2005)

Hoy digo, en este aniversario, el Cromañón se reproduce, todos los días, en rutas, calles, vías férreas y en el aéreo, donde están involucrados todos los medios del transporte nacional.

¿Qué decíamos en aquel momento? Con las primeras cifras del dolor…

ACCIDENTE- CRIMEN DE ONCE SE LLEVO 49 VIDAS y 600 HERIDOS

Estas cifras dolorosas, desde esta columna sólo podemos decirles a todos los que han sufrido una pérdida o ha quedado por el accidente en malas condiciones, que lamentamos profundamente lo sucedido. ¡Que sí hay responsables!

Todos los días, desde entonces, como una constante, ocurren accidentes en el transporte ferroviario Suburbano ocultados celosamente por las empresas concesionarias y la CNRT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte).

Sí, hay desidia, complicidad, improvisación, irresponsabilidad, falta de personal, por ende, falta de mantenimiento preventivo en las unidades. Todo como consecuencia de la falta de políticas de Estado para con el Transporte. Por supuesto, falta de control a las empresas concesionadas. Vale la pena una aclaración. Concesión quiere decir alquiler, no privatización.

Los bienes continúan siendo del Estado Nacional. En consecuencia, no hay control sobre el mantenimiento preventivo sobre esos bienes. Vías, material rodante, señalamiento, pasos a nivel, entre otros.
A consecuencia de ello, las unidades, o sea los coches de pasajeros, no reciben el adecuado, por no decir ningún, mantenimiento protector en los depósitos de estacionamiento y mantenimiento: Revisación de ejes, rodamientos (llantas y sus perfiles), suspensión, frenos, sistema eléctrico; y en las vías: señales, semáforos, cambios de vías, entre otras cosas

Te puede interesar:   Abraham Leonardo Gak, maestro (1929 – 2020) (Diálogo inconcluso con un hombre progresista)

Hay un desprecio y una insensibilidad manifiesta hacia los pasajeros por parte de los concesionarios. Los trenes del F.C. Sarmiento estaban plagados de falencias técnicas, como fatiga de material, como resultante, el peligro es latente. Todos los otros recorridos del T.B.A., están llenos de anormalidades. T.B.A. es una de las empresas dedicadas al transporte, de la familia Cirigliano.

La crisis en el universo ferroviario es integral. Tanto en los trenes suburbanos, cargas y en los de pasajeros de larga distancia inaugurados con una gran pompa. Abarca todo. No hay rincón donde ella, la crisis, no esté presente. Pero hay crisis de finitud, el de este sistema perverso de las concesiones ferroviarias. Todo este sistema concesionario va camino al colapso. Los accidentes de trenes fueron moneda corriente durante todo el 2005 hasta la fecha. 
¿Podemos inferir que el gobierno nacional continúa subsidiando los accidentes ferroviarios como los anteriores? Si. Hay una complicidad entre los controladores y los concesionarios. Esa alianza se llama corrupción.

Nunca se tuvo en cuenta la aplicación del R.I.T.O (Reglamento Técnico Operativo). El primer manual fue editado en 1935. Modificado de acuerdo a los adelantos tecnológicos

Desde el año 2005 venimos denunciando desde el Mo.Na.Re.FA (Movimiento Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles Argentinos) lo que se avecinaba: Un tiempo ferroviario plagado de accidentes.

Por otro lado, decíamos que la Gerencia de Seguridad en el Transporte, que depende de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, publicó una estadística donde reflejaba que, en el área metropolitana durante el 2003, fallecieron un total de 389 personas y 1.064 resultaron heridas de gravedad. En los últimos 7 años, cerca de 14.000 muertos.

Cifras reveladas por el propio secretario de Transporte que manifiesta: ‘La Argentina tiene un récord importante de muertes en ferrocarriles: más de 400 por año’. Lo que no dice es porqué ocurren esos accidentes. Las cifras son demostrativas y hay que compararlas cuando los ferrocarriles estaban en manos del Estado. Veríamos como los ferrocarriles del Estado tenían sumo cuidado en las cuestiones de seguridad.

Las cifras son palmarias y hay que compararlas, -aunque repitamos el concepto- cuando los ferrocarriles estaban en manos del Estado. Veríamos como los ferrocarriles del Estado tenían sumo cuidado en las cuestiones de seguridad. Acá en el periodo privatista todas esas normas de seguridad fueron anuladas por los concesionarios, como así los sistemas de controles, con anuencia de la Secretaría de Transporte.

La CNRT es la responsable del control integral de los modos de transporte, en este caso el ferroviario, es el órgano de control del Estado

La inoperancia de la CNRT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte) es patética. Pero es para preguntarse si ¿es inoperancia o complicidad manifiesta?

¿Cómo es posible que se les hayan renovado, a estas empresas concesionarias, los subsidios?

¿Cómo es posible que sigan ocurriendo accidentes por cuestiones de mantenimiento preventivo en todo el material rodante, vías y señalamiento?

En casi todas las líneas de trenes los sistemas de suspensión están vencidos, el bamboleo de los coches obedece al mal estado de las vías que no se les hacen la renovación o el cambio de durmientes y afirmación de balasto (piedras) en forma permanente, lo mismo que el sistema lateral de la suspensión.

En el sistema eléctrico de trenes suburbanos que toma la alta tensión, (electricidad) del llamado tercer riel, no tiene la protección suficiente, las maderas que cubren ese tercer riel están podridas, no han recibido el baño de creosotado o aceite para su conservación, algunas rehuidas, otras ausentes…

El Poder Ejecutivo Nacional ¿no sabe de las falencias graves de esas concesionarias en las prestaciones y en las violaciones de los contratos?

El ex Defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino era claro: ‘Hace bastante tiempo que el Estado está en condiciones de rescindir las concesiones de la empresa Metropolitano, pues estamos ante una concesión cuya ejecución está llena de incumplimientos desde hace ya varios años’.


El accidente ocurrido en la Estación Once es producto del colapso de los ferrocarriles concesionados. La falla de los frenos es cosa corriente en ese ramal. Más de una vez los conductores conducen un tren con fallas en los frenos por las deficiencias en el compresor. Dan la alarma y le dicen desde Control que continúe que el mecánico está en la estación Tal. Pues no está y así con la otra.

La cuestión de todos los accidentes debemos enmarcarla en la ausencia de políticas de Estado para el transporte. No hay políticas de Estado de este gobierno actual ni de los anteriores diseñados para el control de transporte en general, pero en este caso el ferroviario.

Te puede interesar:   Cárceles bonaerenses: una crisis humanitaria potenciada por la mano dura del macrismo

Repetimos. Nunca, ningún gobierno, diseñó una política nacional de transporte, ni este gobierno ni los anteriores. Sólo se ha favorecido al autotransporte automotor sin políticas y al transporte de pasajeros ferroviarios como un negocio a través de los subsidios.

Las fallas técnicas son a consecuencia por esa falta de políticas de transporte. No hay controles preventivos, ni fiscalización sobre las obras comprometidas. No hay mejoras. Se viajaba como ganado, ahora es peor. Es suicida embarcarse. Los que viajan son pasajeros con necesidades serias de trabajo, son seres llenos de valentías en busca del jornal.

Luego del accidente cromañonico, la empresa TBA y el gobierno, en este caso, deslizaron un comentario perverso de que el conductor se durmió. Deslizamiento siniestro y execrable para eludir responsabilidades.

El maquinista Córdoba, es un hombre valiente. NUNCA ABANDONO LA CABINA DE MANDO. PODIA HABERSE RETIRADO. NO LO HIZO. LO TUVIERON QUE SACAR ENGRASANDOLO, (ver fotos) LO SUSTRAJERON TODO MALTRECHO, LO COLOCARON EN UNA CAMILLA, LO ESPOSARON COBARDEMENTE, SIENDO ESTE UN TRABAJADOR LLENO DE VALENTIAS.

De la falla en los frenos lo había alertado ese día el Tatú Andrada, él fue el conductor que le entrega la formación en el relevo: Tène cuidado, tiene freno largo. Eso quiere decir en el lenguaje ferroviario que se demora el frenar por falta de potencia en los frenos. Mas, cuando va aumentando el ingreso de pasajeros; cambia el peso específico del tren. Muchas unidades les faltaba el compresor de frenado por ausencia del mantenimiento preventivo. Están atascados de sarro.

A Leonardo Andrada lo asesinaron en la parada del colectivo en una madrugada, iba a tomar servicio. Solo se llevaron el celular. En la noche del velatorio le saquearon la casa, solo le robaron la memoria de su computadora. Con la muerte de Andrada trataron de silenciar la verdad.

Se cumplieron 9 años del asesinato de Leonardo Andrada, testigo clave de la Masacre de Once. Nosotros lo recordamos por su honestidad y valentía. Porque no hay cosa más hermosa que ver a un hombre honrado.

 

Tatu Andrade

Los sindicatos guardaron un silencio cómplice. Hoy se rasgan las vestiduras.

Los usuarios del ferrocarril deben escuchar y actuar reclamando junto a los trabajadores ferroviarios, que sí lo hacen.

Los funcionarios de todo rango, comenzando por la presidente de la Nación, Cristina Fernández de K brillaron por sus ausencias. Todos preñados de una alta sensibilidad y acción solidaria. Ejemplo nacional, latinoamericano y del mundo.

Las vidas que transportan los trabajadores ferroviarios a diario, son una responsabilidad, pero la responsabilidad principal es de la empresa que usufructúa la concesión, donde el Estado les da un subsidio para que efectúen una prestación de acuerdo al contrato que debe ser correcta.

Subsidio que ronda aproximadamente en 4,5 millones diarios de pesos. La misma cifra que decían cuando demonizaban al sistema ferroviario por deficitario, con la diferencia que corrían todos los trenes de pasajeros por el territorio nacional, funcionaban los 37 talleres, 83 policlínicos, trabajaban más de 90.000 obreros, especialistas, técnicos y otros trabajadores del riel. Hoy existen más de 1.200 pueblos fantasmas y los accidentes tuvieron el nivel más bajo de su historia.

Ferroviarios y usuarios deben actuar juntos, para contrarrestar la perversidad de la especulación que realiza el concesionario para que su política de lucro sea floreciente.

Podemos cuantificar que por la ausencia del ferrocarril hemos pasado de la Accidentologia a la Siniestralidad por la cantidad de accidentes y muertes en las rutas y en las mismas redes ferroviarias. (Ver anexo)

Debe además de revisar todos los contratos de concesión, para que luego vuelvan al Estado. El gobierno debe rescatar a los ferrocarriles con los inventarios en mano para comprobar verificando que nos dejaron. ALL ( América Latina Logística), se fue, sin informar nada.

Los ferrocarriles deben volver a manos del Estado Nacional repetimos hasta el cansancio. Se debe terminar con las políticas concesionaristas. Los ferrocarriles en el mundo son estatales. Acá triunfaron las políticas tatcherianas, (colonialistas) políticas que fracasaron en su propio territorio.

Los ferrocarriles ingleses regresaron al Estado

Es deber, de todo Gobierno, reconstruir los ferrocarriles. Reconstruirlos, es reconstruir parte de la Nación. No hay reconstrucción nacional posible sin la fuerte presencia del ferrocarril, para que integre de nuevo el país, que beneficie a las economías regionales, que restablezca la conexión perdida entre pueblos y regiones y, para que en todos los pueblos abandonados retorne la vida.

No es cierto que no hay otro plan para los ferrocarriles y el transporte, quienes dicen eso son los que nada saben, intelectuales, economistas y los gatopardos que algo saben y se callan, esperando ser convocados a la danza de los acomodos, y aquellos que desguazaron las empresas del estado.

Nadie habla del tema ferroviario y del transporte, a 360 grados del arco político, porque hay que decirlo, no saben, no conocen y no pueden hacer un curso acelerado. El ferrocarril fue una herramienta de penetración colonial en el mundo. Dijera R. Scalabrini Ortiz. 

El colonialismo fabrica colonizados. La realidad actual lo certifica. Son todos menemistas

Porque para hacer posible la recuperación de los ferrocarriles para el país, lo nacional debe unirse a lo popular y lo democrático. Y lo popular y democrático no puede realizarse sin la independencia nacional.

Te puede interesar:   Gildo y el feudo que no tolera desobedientes.

BREVE ACLARACIÓN

Popular: según la RAE: Perteneciente o relativo al pueblo. Es importante destacar que el pueblo, somos todos los habitantes de un espacio geográfico y político determinado.

Populismo: es una corriente política ideológica surgida en la Rusia zarista a partir de 1860.

ANEXO

SINTESIS DE PUBLICACIONES ALERTANDO LOS ACCIDENTES FERROVIARIOS

Desde el Mo.Na.Re.FA, hemos venido denunciando en forma reiterada las anomalías y los peligros que se avecinaban en los ferrocarriles suburbanos por la falta de mantenimiento en el sistema de conservación de vías, señalamiento, sistema de suspensión de los coches de pasajeros, entre otras…también hemos advertido sobre la cantidad de accidentes en los trenes de cargas que no son registrados por la prensa. Restos de vagones graneleros o de carga común, de borde bajo o alto se ven tirados a la vera de la traza de los trenes cargueros. No son recuperados. Nunca lo harán, no es de ellos, de los concesionarios, son propiedad del Estado Nacional.

El ente regulador y controlador del Estado es la CNRT, organismo quien debe velar por los bienes y sus usos, no hace nada, está pintada, en esa quietud ineficiente nos señala que, ésta, opera objetivamente a favor de los operadores privados de carga.

En este marco, el MONAREFA se expidió siempre sobre el problema de los accidentes que ocurrían y siempre marcó lo del Cromagñon, desde el año 2005.

SÍNTESIS

1° de enero de 2001. Tres muertos por un accidente en un paso a nivel en la línea Roca en Quilmes.

6 de enero de 2003. Tres personas que viajaban en una camioneta murieron cuando la embistió un tren en un paso a nivel sin barreras

En Madariaga. 3 de marzo de 2004. En General Pinto, provincia de Buenos Aires, al menos diez personas murieron al chocar la combi en la que viajaban con la locomotora de un tren.

Abril de 2005. Un tren que estaba parado en la estación Sarandí, de la ex línea Roca, en el sur del Gran Buenos Aires, fue embestido desde atrás por otra formación, lo que dejó más de 40 heridos.

Marzo de 2005. Al menos 144 heridos produjeron un choque de trenes de la línea Mitre a la altura del cruce de las avenidas Casares y Belisario Roldán, a unos 50 metros del Planetario. En el año 2005 dejó un saldo de 144 heridos.

Estación Haedo. La pueblada protagonizada por los pasajeros del TBA, anunció que había comenzado la explosión de los hartazgos, todo estalló ese día en medio del andén. Se originó en la Estación Castelar y terminó en la Estación Haedo. T.B.A.

 El día 10 de marzo del año 2005, a las 11,35 horas de la mañana en la línea Mitre, con destino a León Suárez. Ramal, concesionado a la empresa T.B.A. Más de 141 heridos, es el saldo de este choque entre dos formaciones del tren eléctrico.

Colapsan los ferrocarriles concesionados: En diciembre del 2005, cuatro descarrilamientos, cuatro… (Fecha publicación: 02/01/2006)

Febrero de 2006. Un total de 23 personas resultaron heridas cuando el tren de pasajeros en el que viajaban chocó contra tres vagones que, momentos antes, se había desprendido de una formación de carga en el viaducto sobre la calle Salguero, frente al shopping Costa Salguero, en Palermo.

Colapsan los ferrocarriles concesionados: En diciembre del 2005, cuatro descarrilamientos, cuatro… (Fecha publicación: 02/01/2006)

El T.B.A. “El día martes 21 de noviembre del 2006 una formación de coches de pasajeros llamados Puma llega al Anden Uno de la estación José León Suárez proveniente de Estación Retiro; cuando se prestaba a salir, de nuevo, rumbo a Estación de cabecera mientras descendían y ascendían los pasajeros, la formación con las puertas abiertas comenzó a entrar en movimiento en sentido contrario, es decir, rumbo a los galpones del depósito de locomotoras de José León Suárez. Era evidente que algo extraño pasaba, estaban rotas las cañerías de freno.

8 de enero de 2007. Un auto esquivó una barrera baja y fue arrollado por un tren en Los Plátanos. En lo que va del 2007 se han registrado más 880 muertos y 2200 heridos en accidentes de viales dentro del ámbito de la República Argentina, representado un incremento del alrededor del 30% respecto al año pasado. Basta con leer titulares de periódicos o mirar algún noticiero para tomar conciencia de lo grave de la situación. Es la alcoholemia y la falta de educación vial la culpable, no se menciona la falta de control técnico en las unidades y la superexplotación de su personal a través de la flexibilización laboral vigente. Las vidas humanas no tienen valor no tienen valor en los libros de la contabilidad capitalista. También es único en el mundo.

Abril de 2008. Colapsó el transporte nacional Fecha de publicación: 23 -04-2008

Cuarenta y dos personas resultaron heridas en un choque de trenes de la línea Mitre, en inmediaciones de la estación La Lucila, en el partido bonaerense de Vicente López.

Febrero de 2009. Al menos catorce personas resultaron levemente heridas al chocar una locomotora y una formación proveniente de la ciudad de Bahía Blanca, en medio de un cambio de vías, cerca de la estación Constitución.

Diciembre de 2010. Fue el 31 de diciembre de año 2010, en el marco de este mismo gobierno ¨nacional y popular¨, que comenzó su gestión en el año 2003, se produce un nuevo accidente cuando dos formaciones pertenecientes al Ferrocarril Mitre chocaron cerca del mediodía en el denominado Empalme Maldonado, El accidente ocurrió alrededor de las 11 de la mañana, pero lo importante es que este accidente no es el único, el 10 de marzo del año 2005 ocurría un hecho similar (ya mencionados más arriba) casi a la misma hora y a pocos metros del choque ocurrido hoy 31 de diciembre del año 2010.

Febrero 16 del 2011- Cuatro pasajeros de ese convoy murieron y otros 116 resultaron heridos cuando una locomotora de la empresa Ferrobaires, que había salido de Retiro rumbo a Junín, chocó contra la formación del ferrocarril San Martín. La máquina se montó en el último vagón de la formación de la UGOFE (Unión de Gestión Operativa- Sociedad entre los concesionarios y el Estado. Es la cartelización anunciada) que, según los peritajes, no logró absorber la violencia porque tenía serias deficiencias en los paragolpes y presentaba el piso corroído, lo que provocó el desplazamiento de la carrocería hacia los dos coches siguientes.

Juan Carlos Cena: Técnico especialista en Transporte y Transporte Ferroviario. Ex Secretario General del Personal Técnico de Dirección – Organismo Central (1984-1989)

One thought on “El crimen de Once

  1. Excelente Habría que agregar el descarrilamiento del tren Bahía Constitución
    Ahora se restableció el servicio Demora 18 horas o más para hacer 600 kilómetros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *