Perú: al asalto de un Castillo muy débil.

Entrevista a Ricardo Napurí, por Marcos Britos. Especial para ContrahegemoníaWeb.

En las elecciones generales de fines de marzo del 2021, de los 25.287.954 peruanos habilitados para sufragar, 17.713.716 emitieron su voto. De ellos, 14.400.630 fueron declarados votos válidos, 2.190.059 en blanco y 1.123.027 nulos. Las principales votaciones fueron para Perú Libre: Pedro Castillo, con 2.724.752 (11% del padrón) y Fuerza Popular: Keiko Fujimori, con 1.930.762. (7,5% del padrón). Es decir, que de los otros 8 partidos o frentes que se presentaron, ninguno obtuvo más del 7% del padrón electoral. En la segunda vuelta (que se definió luego de un mes completo de incertidumbre provocada) intervinieron con votos válidos más de 17.500.000 personas (3 millones más de votantes) y si bien no bajó el voto nulo, se redujo a poco más de 100.000 el voto en blanco. El resultado fue un “empate técnico” con el 50,13% para Pedro Castillo y el 49,87 % para Keiko Fujimori.

Las circunstancias que en estos momentos vive el pueblo peruano y su gobierno, en particular la personalidad de su nuevo y esperanzador presidente, nos llevó a tratar de  acceder a una mirada más íntimamente vinculada con el país andino, tratando de aproximar una lupa a esta realidad que para muchos nos resulta extraña y sorprendente. Esta lupa le está permitida a Ricardo Napurí no sólo por su condición de peruano, sino también por su larga vida (96 años) de acción política militante y revolucionaria.

¿Qué podría decirnos de Pedro Castillo?

Castillo es un epifenómeno, quiero decir que es la consecuencia de algo importante, algo fundamental. El es un maestro rural, pero que no es un hombre “de izquierda”. Era un sindicalista antiburocrático. Y cuando se comprometió políticamente lo hizo con partidos casi de derecha.  Pero ahora, resultó presidente por una serie de situaciones que confluyeron para ello. La figura de él parece del realismo mágico. Yo siempre he resaltado la comparación con Lula. Porque los maestros en Perú siempre pasan por una pre-universidad de los maestros, de tal manera que Castillo tiene mas formación cultural que Lula. Lula, creo, que no hizo el secundario. Pero fue el dirigente durante 20 años de 270.000 obreros metalúrgicos, peleó contra la dictadura, peleó contra la patronal y realizó una práctica compleja de pelear con los factores de poder. Aprendió qué significa eso, tomó las banderas por los de abajo y a eso agrego después de que tuvo la iniciativa junto a otros sectores cristianos de izquierda de formar el PT, un partido original, con una perspectiva mas o menos socializante. Y con ese partido después intervino en la vida política hasta ser presidente. De tal manera que la comparación permite comprender la distancia de experiencias y organización entre ambos dirigentes para poder acercarse a una idea de lo que un maestro honrado, bueno, pero sin mas experiencia que su actividad sindical provincial, puede hacer en el contexto de la crisis del Perú, su relación con las oligarquías y su sometimiento al capital internacional como proveedor de materias primas.

¿Esas condiciones principales cuáles serían?

La primera es que la situación de crisis en Perú incluye un 60% o 70% de pobreza estructural. En América Latina hay pobres… y pobres. En Argentina, por ejemplo, que proviene de un pasado con un desarrollo capitalista medio, no se registran estos niveles de pobreza estructural. Pero en Perú, Paraguay, Bolivia, Centroamérica, los pobres tienen una estratificación más parecida a algunos países africanos. Además de no tener trabajo, no tienen asistencia médica, ni de ninguna clase, ni alcanza para el sustento diario. ¡Lo que no tiene que ver con la crisis de Ucrania sino que viene de toda la vida! Esto a pesar de que Perú es el tercer país minero del mundo o sea que lo que lo sobran son dólares, eso para comparar también con Argentina. Porque antes, lo hacía Fujimori, les compraban los dólares a los narcotraficantes y por eso los protegía. Está preso por eso. Ahora solo hay un remanente de un 10 o un 20% de bienes de productores de cocaína, de traficantes, limpiando su dinero integrando al comercio o la industria. Lo principal es que el 80% de los ingresos proviene de la minería. La minería está en alza y los productos mineros de Perú son varios y están en buen precio. Entonces hay una situación particular con la economía: en Perú está creciendo más que otros países latinoamericanos, está en un 6 o 7%. Una tercera fundamental es que en Perú no hay partidos políticos como se conocen aquí, orgánicos y grandes. Hay treinta o cuarenta partiditos chiquitos. Son como pequeñas agrupaciones políticas locales. Cada uno de ellos tienen pequeños caudillos.

Te puede interesar:   En Perú el golpe de Estado ya está presente

¿Y Pedro Castillo cómo se encontró siendo candidato a Presidente?

Castillo fue invitado a integrarse a una lista que ganó, la de Perú Libre, porque la gente escogió al hombre bueno, al maestro rural, en medio de candidatos donde estaba la Keiko Fujimori, que tiene cargos y acusaciones por rateo y violación de los derechos humanos. Y lo eligieron a él, que en la primera vuelta apenas sobrepasó el 18% de los votos válidos [el 11% del padrón electoral].

Pero en la segunda vuelta…

En la segunda vuelta la gente se alineó porque la candidata alternativa era Keiko Fujimori! Y ganó en la segunda vuelta con la oposición de los narcotraficantes, de las FFAA y de los sectores políticos que les responden. Por eso fue tan largo el proceso de declararlo ganador, porque intentaron desconocer el triunfo de un maestro cholito.

¿Y entonces?

Una vez presidente, Castillo se encontró lógicamente con que podía dirigir una escuela, pero no un país. El no tenía partido y además a los pocos meses lo expulsaron del partido que lo llevó al gobierno!

¿Pero porqué lo expulsaron tan pronto? ¡La crisis se presentó a los tres meses!

El era candidato de una agrupación rara, que se consideraba marxista leninista estalinista.[1] Pero reitero, no es un partido, ni mucho menos. Y en este caso tenía un programa radicalizado. Pero la campaña presidencial de Pedro Castillo fue por la Asamblea Constituyente, ponerle límites a los contratos mineros lesivos al país, reforma agraria. Como he dicho no hay grandes partidos allá. El APRA por ejemplo, que era una enorme organización, hoy no tiene ni el 2% de los votos. Entonces en este contexto descompuesto que te señalo, las agrupaciones tienen sus pequeños caudillos regionales que saltan al conocimiento nacional por las elecciones. Y en el caso de Perú Libre lo sorprendente es que el dirigente es un médico [Vladimir Cerrón], que se declaraba marxista leninista estalinista. ¡Ahora le dio vergüenza y quitó estalinista!.[2] Pero Castillo fue invitado a encabezar esta lista porque él tenía una buena personalidad y había dirigido una huelga antiburocrática de tres meses contra la burocracia del SUTEP, que es el sindicato de los maestros. Y tal cosa lo había transformado en una figura conocida. Esta lista absurdamente, de una manera que asemeja al realismo mágico, planteaba la Dictadura del Proletariado y toda esa vaina propia de quienes pueden decir cualquier cosa sin preocuparse. ¡Ellos lo han expulsado por traidor diciendo que no cumplía el programa de ellos! ¡Pero él fue un invitado! Y el programa de esta lista tenía una estructura antigua, un esquema viejo que no era el de Pedro Castillo.

Te puede interesar:   Huellas de Nicolás Guillén

¿Y fueron sus decisiones, o indecisiones, las que detonaron la crisis?

¡Llegó al gobierno y no sabía qué hacer! Estaba sentado ahí y no tenía nada a su favor. Y las cosas se han desarrollado como la prensa ha ido anunciando, no podía gobernar. La prensa del poder le sacaba denuncias sobre un ministro que había violado una chica, a otro que hacía quince años había atacado a la marina, a otro lo acusaban de haber apoyado a senderistas. Es decir, le tronchaban todos los ministros, no lo dejaban gobernar y el no tuvo capacidad de respuesta, algo para lo cual no estaba preparado.

Entonces el devenir de los acontecimientos tuvo su propia dinámica.

Lo otro es cómo se ha venido desarrollando la tragedia. Porque admitiendo que este es un hombre bueno y honrado, el se metió en este lio terrible por condiciones de la coyuntura. Pero lo fundamental es ver el fondo del problema, que es consecuencia del drama del país, Perú. Y ahora luego de dos intentos más de bocharlo por vía parlamentaria. Proceso que ya es una “costumbre” de América Latina, donde desaparecieron los golpes militares. Ahora las oligarquías alimentan los golpes parlamentarios y los golpes blandos. Y en Perú, la Constitución que dejó Fujimori permite la figura absurda e inaudita en América Latina, de “Incapacidad Moral”. ¡Nada más!. ¡El parlamento puede echarlo por eso!. Y vos decís ¿qué cosa es esa? Los parlamentarios pueden meter lo que quieran allí. Por ejemplo, lo acusan porque declaró que él estaba de acuerdo con la salida del mar a Bolivia. Y también lo hicieron responsable de haber escogido mal a sus ministros.

Pero también hay sectores populares que han salido a la calle.

En lo concreto lo nuevo que está ocurriendo es que  antes lo quería tirar la derecha y ahora se ha sumado la protesta social. No solo la derecha en las calles para tirarlo sino que se ha sumado la reivindicación de los sectores postergados. Por ejemplo los transportistas, que no son como en Chile los 40.000 que le hicieron una huelga general a Allende. Los transportistas en Perú son plebeyos y al subir la nafta se han sumado estos pequeños propietarios, pequeños burgueses pobres (no grandes empresas de transporte). Y se han sumado otros, porque todos aquellos que le dieron el voto se han desilusionado. Esperaron bastante pero ahora se han cansado, le han dicho ¡Tú nos has traicionado! ¡No has cumplido! Y comenzaron a caminar la calle también y a sumarse a la protesta. De tal manera que todas las condiciones están dadas para que, o sea destituido o renuncie, según sea la voluntad de él.

Te puede interesar:   Declaración del movimiento popular venezolano: ni capitalismo ni privatizaciones ¡Socialismo y más poder popular!

¿Y cómo actuaron los otros grupos políticos con ciertas afinidades a él?

Los parlamentaros de Perú Libre ahora lo defienden porque si cae él caen todos los parlamentarios. Y esta lista ahora tiene 33 parlamentarios, que son la primera minoría en las votaciones. Entonces después de la expulsión ellos tuvieron la actitud de impedir su caída, al menos inmediata. Pero es por los propios intereses de ellos. La otra figura, Verónica Mendoza que fue candidata y es una socialista tipo Bachelet, tiene una agrupación política en donde están la mayoría de los intelectuales de la izquierda capitalista, no de la izquierda socialista.  Bueno, ellos acudieron en su auxilio cuando él rompió con ese grupo absurdo que lo llevó al gobierno. Y le dieron los intelectuales, los profesionales….pero él comenzó a echarlos ahí porque la oposición feroz de la derecha en todos los planos, lo llevó pensar que se quedaba solo. Y comenzó a hacerles concesiones y a retirar los objetivos originales de su campaña: no más Reforma Agraria, no mas Constituyente. Y por su lado la gente comenzó a pensar de buena fe que “pobrecito está haciendo concesiones porque lo están tratando de echar”. Pero después, en un momento determinado ya han pasado ocho meses, comenzaron a pensar que “este hombre está traicionando nuestras posiciones” Entonces la traición ya llega a sentirse del lado popular y no tiene que ver con lo sucedido con Perú Libre.

¿Qué podemos esperar ver?

Ahora la figura que están empleando todos aquellos que están en la estructura política es que se convoquen a elecciones nuevamente. Pero esto es la figura secundaria frente al drama general que he planteado. La contradicción del Perú entonces es que existe una dominación empresarial de tipo oligárquica, con gobiernos de tipo oligárquicos también, con una seguidilla de seis presidentes corruptos, comprobadamente corruptos. En donde existe una corrupción generalizada, con Montesinos y Fujimori a la cabeza de ellos y con pactos con los narcotraficantes. Por lo tanto la esperanza de un maestro honrado era para muchos de los de abajo la idea de una revancha de los pobres, frente a las barbaridades de la acción de los ricos oligárquicos. Entonces la frustración ahora es enorme porque muchos consideran que los han traicionado en la medida en que las cosas no han resultado como los votantes quisieran. Estas son las condiciones, dichas más o menos telegráficamente, por las cuales este maestro bueno, honrado, sincero, no ha podido obviamente cumplir con nada porque todo el espectro social y político del Perú le fue adverso en las condiciones de su orfandad. Entonces, la perspectiva es que Pedro Castillo no tiene ninguna posibilidad de subsistir, porque a los que gobiernan desde el poder real, no les interesa su figura.

¿Qué figura necesitan entonces, otra vez el apellido Fujimori?

Perú es un país donde las clases gobernantes, los políticos que mandan, la estructura de poder, ven en Castillo alguien que no pueda garantizarles nada. La contradicción del Perú en estos momentos es que estos sectores del poder necesitan gente suya, que estén dispuestas a servirles. Pero es algo que tampoco Keiko Fujimori se los garantiza. Y si hay elecciones ella está en condiciones de ganar ahora porque después del ballotage aparece con un 35% de votos posibles. ¡Pero al poder no le interesa ella! Porque la mayoría del país está en contra de ella y del fujimorismo. ¡Su presidencia significaría una muy posible rebeldía popular contra su figura! Y ellos requieren tranquilidad, paz social. Obviamente para hacer sus negocios. Bueno, esa es la contradicción de la realidad política y social en estos momentos. Cómo se resolverá esta contradicción no hay manera de saberlo. Pero probablemente lo que viene, desgraciadamente, es ver cómo será la salida, o el abandono del poder, de este hombre Pedro Castillo, el maestro de Cajamarca, que por condiciones del realismo mágico, llegó al gobierno.


[1] Se fundó como “Movimiento Político Regional Perú Libre” el 13 de agosto del 2008 en HuancayoJunín.

[2] Cerrón no pudo presentarse por procesos por corrupción durante su gobierno regional de Junin, equivalente a un municipio y su distrito en Argentina.

2 thoughts on “Perú: al asalto de un Castillo muy débil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *