Apoyá a la lista Unidad Docente en las elecciones de AGD

Les trabajadores docentes que acompañamos esta declaración llamamos a nuestres compañeres, colegas y al conjunto de la comunidad académica de la Universidad de Buenos Aires a apoyar, votar y acompañar a la Lista Unidad Docente en las elecciones del 25 al 29 de abril de la Asociación Gremial Docente (AGD) en la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Lo hacemos convencides de que el contexto y la situación que atravesamos como país en general, y en la universidad pública en particular, requieren conducciones sindicales y agrupaciones gremiales con verdadera autonomía de los gobiernos de turno y de las patronales.

El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) recientemente aprobado conlleva, como sabemos, enormes impactos regresivos por décadas sobre el conjunto de nuestro pueblo. Desde ya la política de déficit fiscal cero para el 2025 (dada la actual estructura impositiva regresiva que el gobierno no modifica y la evasión de los grandes capitalistas) implica para la totalidad de la educación y específicamente para la universidad la profundización de un achicamiento presupuestario que ya viene de años, la caída aún mayor de nuestro salario, el ataque a las jubilaciones, el deterioro de la infraestructura de nuestras facultades, laboratorios y condiciones necesarias para nuestras investigaciones, las que vienen desde hace tiempo en declive y se han agudizado en los años de pandemia.

Desde las autoridades de la UBA se desarrolló una verdadera ofensiva que se tradujo, entre otras cuestiones, en reducción de cargos por jubilaciones/decesos y fin de altas por bajas; incremento de comisiones en las cátedras alineadas con la gestión; suspensiones o despidos arbitrarios; intento de desplazamiento de titulares a cargo no alineados con la gestión. Si estas políticas no avanzaron más se debió justamente a la firme oposición de la actual conducción del sindicato, aún en condiciones adversas signadas por un proceso de desmovilización de la docencia y del movimiento estudiantil que la pandemia facilitó.

La profundización de la precarización laboral y el avance sobre nuestros derechos nos castigó mucho más duramente aún a las docentes, en un sistema patriarcal que nos sobrecarga con tareas de cuidado, nos dificulta o imposibilita el acceso a licencias rentadas, nos condena a techos de cristal, mientras los docentes tienen acceso a más y mejores cargos. Las precarias condiciones de teletrabajo incluso han significado el sometimiento a situaciones de violencia doméstica y laboral que dificultan diferenciar una de la otra.
En tanto, la pérdida salarial total desde diciembre de 2015 es del 30%, 10,88% hasta octubre de 2019 y 19% de octubre de 2019 a enero de 2022. El salario de une ayudante de 1º semiexclusivo es de $27.059,59 mientras que la línea de indigencia es de $34.334. En diciembre recibimos un “bono compensatorio” de $2.500 para toda la docencia pre y universitaria, mientras que otres estatales nacionales recibieron un bono de $20.000. Para completar la pérdida acumulada, en la paritaria de este año el gobierno ofreció un 41% de “aumento” en cuotas que palidece ante una inflación que nadie prevé menor al 60% como mínimo. En este marco, las federaciones docentes vienen aceptando esta clara reducción de nuestros salarios reales. En el caso de la conducción de la CONADU-H, este año pasaron de firmar las paritarias a la baja a dejar de firmarla, pero sin por ello organizar un serio plan de lucha.

Te puede interesar:   Policía retirado asesina a un campesino para usurpar sus tierras en Tucumán

Una política consecuente de lucha contra el ajuste nacional y la defensa de nuestros salarios, de defensa del presupuesto y de nuestras condiciones de trabajo requiere, entre otros requisitos, mantener una conducción plural, verdaderamente autónoma y combativa en la conducción de nuestra AGD-UBA, como parte de las asociaciones de base que a lo largo del país vienen sosteniendo esta actitud y construcción democrática. Sin ambigüedades ni defecciones de ningún tipo.

Pero no se trata sólo de lo antedicho. Necesitamos profundizar la construcción de una fuerza movilizada que ponga el centro también en la discusión sobre los contenidos que enseñamos y sobre el conjunto de dispositivos de mercantilización que se despliegan sobre la universidad pública. Como trabajadores docentes no podemos ser ajenos a los planes que se tienen para la docencia y la investigación para tornarlas más rentables a los intereses del mercado. Es necesario rechazar la política “productivista”, los incentivos, las acreditaciones, la evaluación de la CONEAU, el Sistema Nacional de Reconocimiento de Trayectorias Académicas así como la anunciada combinación de presencialidad con teletrabajo que propone el CIN. En este último aspecto basta mirar la precarización laboral que implica el publicitado programa de UBA XXI para entender el modelo que proyectan las autoridades de la UBA o la insólita situación de les docentes de la sede de Montes de Oca del CBC que tienen que continuar trabajando de forma virtual -sin siquiera el mísero bono por virtualidad que se acaba de sacar en la última paritaria- porque las autoridades sabiendo que finalizaba el contrato de la sede no fueron capaces de garantizar, pese a dos años sin presencialidad, un espacio físico en condiciones para poder dictar clases.

Te puede interesar:   Ante la escalada represiva en el Tucumán y Jujuy

Es más necesario que nunca debatir y construir nuestro propio proyecto de Universidad en todos los niveles que este propósito implica. Se trata de una tarea de primer orden, que el pacto con el FMI torna más vigente que nunca. El gobierno afirma que con dicho acuerdo se incrementará la inversión en ciencia y técnica. Sin dudas, buena parte del incremento en ese sentido confirmará el camino de poner la ciencia al servicio de la producción de commodities y generación de divisas. En un contexto de fuerte profundización del extractivismo (como política de Estado para conseguir dólares a costa de la degradación sistemática de cuerpos y territorios), las gestiones universitarias han venido impulsando toda suerte de acuerdos para favorecer el agronegocio, la megaminería, el fracking o la explotación sísmica de nuestro mar: Desde la aceptación de los fondos de YMAD de minera la Alumbrera hace varios años a los convenios con Shell, empresa asociada al fracking y a la exploración sísmica de nuestros mares. Así las cosas, el extractivismo de lo que denominan “recursos naturales” queda asociado a un extractivismo de conocimiento, o de “recursos universitarios”, en donde la producción pública de docentes e investigadores es puesta al servicio del lucro privado con el consiguiente deterioro de nuestro ambiente y de nuestra salud. La otra cara de la moneda es el negocio farmacéutico alimentado por todo tipo de enfermedades (cáncer, epidemias, etc.) generadas por este modelo. En este sentido, buena parte de los desarrollos públicos producidos en nuestra universidad para lidiar con la pandemia de COVID-19 han sido luego transferidos al sector privado para luego ser publicitados como un avance en materia de “industria nacional”.

Entendemos que hay un fuerte piso de voluntades, experiencias de lucha –como demostraron las históricas jornadas del 2018-, trayectorias y conocimientos desde los que se puede afianzar una fuerza plural, democrática, clasista y asamblearia impulsada en conjunto con la totalidad de la comunidad educativa, en particular con el movimiento estudiantil y les trabajadores de base no docentes. Un espacio contrahegemónico que impulse y acompañe las resistencias pero también capaz de esbozar propuestas de una educación afirmada en concepciones pedagógicas emancipadoras. Que incorpore y promueva prácticas y formas de enseñanza desde abajo, anticapitalistas, antipatriarcales, descolonizadoras, defensoras del medio ambiente y todas las formas de vida amenazadas por la depredación de un sistema capitalista cuya reproducción es ya incompatible con la supervivencia de nuestro planeta.

Te puede interesar:   Una nueva deuda/acuerdo con el FMI para garantizar impunidad a la estafa cometida con la deuda pública por el gobierno macrista

Un primer paso en ese camino es contar con una herramienta sindical afín y cercana a estos propósitos.

Del 25 al 29 de abril votá a la lista Unidad Docente en AGD.

Ver más información en:
https://www.facebook.com/Unidad-Docente-en-AGD-UBA-1349833498433030
https://www.instagram.com/unidaddocenteuba/

Completá tus datos abajo para dar tu adhesión.

Primeras adhesiones:

Acha Omar Profesor titular FFyL-UBA / CONICET
Alabarces Pablo Profesor Titular Regular Fsoc
Álvarez Edgardo FSOC – CBC
Baigorria Daniel Ayudante de 1ra CBC UBA
Baranosky Carlos Daniel Ayudante de 1ra CBC UBA
Barbarich Maria Florencia Ayudante de 1ra FCEyN-UBA
Bassarsky Magalí Nora JTP CBC UBA
Bazán Sebastián Ayudante de primera UNLu
Bellomo Guido JTP Departamento de Física, FCEyN
Bendersky Ariel Profesor FCEyN-UBA
Bercovich Alejandro Radio Con Vos
Blanco Andrea Prof adjunta UNLu
Blaustein Matías JTP FCEyN-UBA / CONICET
Bottaro Lorena JTP UNGS
Caruso Valeria Ayudante de primera Facultad de Filosofía y Letras
Casas Guillermo JTP UNLP
Clemente Dario Asistente Sociales
Córdoba Mariana Jtp / ayudante de 1ra FFyL / CBC
Delville Marina Ayte de 1era Fac. Ciencias Sociales UBA
Féliz Mariano Profesor adjunto ordinario FaHCE – UNLP
Fernández Larrosa Pablo Nicolás Ayudante de 1ra FCEyN-UBA
Folguera Guillermo Profesor Adjunto FCEN/FFyL (UBA-CONICET)
Forcinito María Karina Adjunta investigadora y docente Universidad Nacional de Gral Sarmiento
Gárgano Cecilia Profesora Adjunta UNSAM CONICET-LICH
Gigliani Guillermo Profesor asociado Universidad Nacional de Moreno
Gomez Barroso Juan Arturo JTP Universidad Nacional de San Luis
Graña Juan Adjunto Económicas
Graziano Martín JTP FCEyN-UBA
Hernández Mariela Julia Ayudante de 1ra CBC UBA
Imperatore Oscar Ayudante de primera CBC UBA
Katz Claudio Asociado Filosofia
Lichtig Pablo Ayudante de 1ra FCEyN-UBA
López Cantera Mercedes Fernanda Ayudante de 1ra FCE/FFYL/CBC
Mamblona Carolina Profesora adjunta UNLP, Unicen
Marey Macarena JTP interina FFyL, UBA – CONICET
Márquez Elida Martha Auxiliar 1ra UNVM
Matusevicius Jorgelina JTP Facultad de Ciencias Sociales
Mazzeo Miguel Profesor adjunto regular CBC-UBA
Nicanoff Sergio JTP y ayudante de primera CBC Montes de Oca y Avellaneda
Ouviña Hernán Profesor adjunto Facultad de Cs. Sociales – UBA
Padulles Maria Luz Ayudante de 1ra UNLu
Peláez Pablo CNBA-CBC
Pereira Pablo Ayudante de 1ra Facultad de Cs. Sociales – UBA
Perez Alejandro Ayudante Facultad de Cs. Sociales – UBA
Poth Carla Docente e investigadora UNGS/ CONICET UNGS
Quiroga Claudio AGD FAU UNT
Regla Carlos Fernando Ayud. 1ra. CBC CBC UBA
Remolgao Matías Ayudante de primera ordinario Universidad Nacional de Luján
Rikap Cecilia JTP y Ayudante de 1ra CBC UBA
Rodriguez Lupo Leandro Ayudante CBC UBA
Rodriguez Miglio Martín JTP IDEI UNGS
Roitman Susana Adjunta exclusiva Universidad Nacional de Villa María
Roman Maximiliano Profesor adjunto Universidad Nacional del Nordeste
Romero Juan Manuel JTP FCEyN-UBA
Simonotto Evelina AUXILIAR Uba trabajo.social
Slipak Ariel CBC-UBA / UNM / UNGS
Stratta Fernando Asociado Universidad Nacional de Lanús
Suarez Sandra Ayudante de 1ra CBC UBA
Svampa Maristella CONICET (Investigadora Superior)
Valerani Alejandra Prof. Asociada CBC UBA
Valverde Alejandra Ayudante de primera UNLu
Vazquez Letizia JTP Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales UNPSJB
Visintini Fabiana Profesora adjunta Facultad de Ciencias Sociales UNC
Wahren Juan Adjunto Facultad de Cs. Sociales – UBA
Waldhorn Yanina Ayudante de primera Ad honorem Facultad de Cs. Sociales – UBA
Zerr Giannina Equiparado Ayudante de 1ra FCEyN-UBA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *