Darío y Maxi. 20 junios

Al cumplirse veinte años de la Masacre de Avellaneda, Contrahegemonía Web y Ediciones Herramienta lanzamos “Darío y Maxi. 20 junios”, un libro que recoge testimonios y reflexiones de militantes y protagonistas del 26 de junio de 2002. Son voces de compañeras y compañeros de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Un compendio de afectos, memorias, indagaciones y balances.

¿Cuál fue el impacto histórico de la Masacre? ¿Qué análisis del acontecimiento podemos hacer 20 años después? ¿Cuáles son sus líneas de continuidad, tanto las evidentes como las imperceptibles? ¿Qué sentidos se desprenden de las figuras militantes de Darío y Maxi? ¿Es posible retomar el hilo de algunas praxis que caracterizaron las militancias populares de hace veinte años? Los textos que componen este libro permiten avanzar en algunas respuestas. 

Las circunstancias históricas quisieron que este libro viera la luz en un momento muy especial, al margen de las evocaciones que suelen habilitar los aniversarios y las cifras redondas.

Este trabajo aparece en un contexto de ajuste y deterioro social. La racionalidad capitalista, FMI mediante, se impone a la economía moral y a la reafirmación comunal de la vida. Se trata de un contexto que, más allá de las obvias diferencias, comienza a asemejarse al de la Masacre. Un contexto en el cual, además, se vislumbran los costos de la corporativización/estatización del precariado que, de algún modo, constituyó uno de los tantos efectos de la Masacre de Avellaneda.

Puede que los avances organizativos del precariado, que los niveles de institucionalización alcanzados, que las experiencias en la gestión estatal y los formatos contractuales de los últimos veinte años, hayan contribuido a consolidar algunas posiciones materiales y sociales defensivas; pero, al mismo tiempo, resulta cada vez más evidente que han deteriorado su capacidad de lucha, deliberación plebeya y de construcción de su autonomía ideológica y política (respecto de las clases dominantes). Todo esto se puede percibir y vivenciar desde cualquier emplazamiento crítico, sin colocarse en el lugar del observador único e ideal. Una parte importante de la militancia popular deviene gestionaria, “líquida”, se diluye como factor de intensificación de la conciencia social, se adapta al chantaje permanente de la política burguesa y se abisma en el fetichismo de las “políticas públicas”. Esta condición, que limó las aristas más rebeldes y disruptivas de una amplia franja de la sociedad civil popular en la Argentina, sin dudas afectó las posibilidades de los proyectos políticos más radicales: democráticos, antiimperialistas, anticapitalistas y antipatriarcales. Darío y Maxi, justamente, fueron/son la expresión de esas aristas. ¿Dónde vive, entonces, el ejemplo de Darío y Maxi? Seguramente no en las praxis que, directa o indirectamente, legitiman el sistema. No en las experiencias que, a veces sin proponérselo, se alejan de la idea del autogobierno popular y se van configurando como apéndices de la gobernabilidad (o de la “gobernanza”) capitalista. ¿Acaso el ejemplo de Darío y Maxi ha sido depredado por la era de incredulidad? ¿Acaso esta sociedad se ha tornado incapaz de identificarse con cualidades resistentes y heroicas?  

Te puede interesar:   Fuentes de la Semana Trágica

Este libro aparece en un contexto en el cual se reinstalan con fuerza las narrativas represivas y anti-piqueteras. Un contexto de aporofobia (odio a los pobres) acicateada por las clases dominantes, por los “poderes fácticos”, por el Estado “realmente existente”, y por una derecha que avanza en la conquista del imaginario de una parte cada vez más extensa de la sociedad. La impiedad también es alentada desde espacios que incluyen a sectores de un gobierno que se autodenomina nacional-popular y en el cual, no casualmente, revisten algunos personajes cínicos que forman parte del elenco de responsables políticos de la Masacre. En concreto, las mismas fuerzas oscuras que perpetraron la Masacre parecen reactivarse, fuera y dentro del Estado.

En el marco de las jornadas culturales que tendrán lugar como todos los años en vísperas del aniversario de la Masacre de Avellaneda, el libro se presenta el próximo 25 de junio a las 17 hs en el hall de la estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, con la presencia de Leonardo Santillán, Myriam Bregman y Mujeres de la Asamblea de Puente Pueyrredón.

Esperamos que este libro contribuya a la reapertura del viejo debate respecto de las posibilidades de un proyecto político emancipador de y para las clases subalternas y oprimidas de la Argentina; un proyecto que las tenga como protagonistas y dirigentes y no como masa subordinada, público espectador, clientela o categorías similares; un proyecto a escala humana. El mismo proyecto urgente y desproporcionado con el que soñaron Darío y Maxi. 

Se puede descargar el índice del trabajo en el siguiente link. Para conseguir ejemplares impresos, podés escribirnos a: contrahegemoniaweb@gmail.com o conseguirlo en librerías de todo el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *