Stoyanoff: “Avanzan con otros sectores y relegan a Educación; rechazamos la conciliación y vamos al paro”

Chubut es otra provincia en la que los docentes provinciales luchan en defensa de su salario. El gobernador es Mariano Arcioni, quien ganó las elecciones como candidato del partido provincial inventado por Mario Das Neves (cuando se peleó con el kirchnerismo) y luego se alineó con el gobierno nacional, a la sombra de Sergio Massa. Es un gobernador oficialista, entonces.El Estado provincial está asfixiado por una deuda en dólares contraída por el mismo Arcioni, por Das Neves y por Martín Buzzi (otro gobernador que ganó las elecciones de la mano del dasnevismo y después se hizo kirchnerista).La política educativa de Chubut es una demostración más de la conjugación entre corrupción y neoliberalismo. En estos momentos, una exministra (Graciela Cigudosa) es juzgada por malversación de fondos destinados a reparar edificios escolares. Pese a que las denuncias son muy firmes, Arcioni la protegió poniéndola en la lista de diputados provinciales. Y así fue que llegó a levantar la mano el año pasado para aprobar la ley que pretendía habilitar la megaminería.Hace unas semanas, renunció otra ministra de Educación, luego de que los alumnos y docentes de una escuela de El Hoyo resultaran intoxicados con monóxido de carbono, porque una empresa contratista amiga del gobierno había reparado mal la instalación de gas. Luego, de esta renuncia, el gobernador le ofreció el cargo a una concejal cordillerana pero, tras unos días, ella declinó el ofrecimiento argumentando que no estaban dadas las condiciones. Es que el gobierno mantiene la postura de dar a los docentes solo un 15% de aumento para este año y es difícil que alguien con dos dedos de frente y con compromiso pedagógico asuma para mantener esta mísera propuesta.Finalmente, hace unos días, el gobernador designó en el cargo a José María Grazzini, un abogado sin experiencia docente en provincia y sin conocimientos del área. Antes, se había desempeñado como ministro de Gobierno y Justicia de Chubut. Apenas asumió, gestionó una conciliación obligatoria para impedir que el lunes 25 y martes 26 de julio se llevara a cabo el paro dispuesto por la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECH). Además, amenazó con descontar a todos los que adhirieran. El resultado fue que paró el 80% de los docentes. El improvisado ministro subestimó la convicción de un gremio que carga sobre sus espaldas muchos años de lucha.Si el gobierno persiste en su intención de ajustar los gastos comprimiendo el salario de los docentes, el conflicto se profundizará. Los docentes no van a bajar la cabeza y aceptar las migajas que les quieren imponer.Un ejemplo más del escenario nacional: ante el ajuste, hay que salir y luchar.

En diálogo con El Extremo Sur, la secretaria de prensa y referente sindical de la Regional Sur de ATECh, Magalí Stoyanoff, brindó un panorama sobre las demandas actuales del gremio docente y las expectativas ante la asunción de José María Grazzini en la cartera educativa.

“Hay que decir lo que le costó a este gobierno conseguir un reemplazo para el Ministerio. Hubiésemos querido que Grazzini se sentara en las paritarias del pasado 14 de julio, ya que según dicen, es tan buen negociador”, opinó.

Te puede interesar:   Las bandas Narco por el control territorial

Entre los puntos centrales, exigen una discusión salarial seria y la continuación normal del ciclo lectivo, que se ha visto interrumpido por “razones evitables producto de la desidia estatal”

Consultada sobre la decisión de Grazzini de delegar la responsabilidad de la infraestructura escolar a otro Ministerio, Stoyanoff cuestionó: “Nos preguntamos, en todo caso, para qué va a estar el Ministerio, porque no se encarga de las cuestiones pedagógicas, porque eso obedece a diseño y reformas nacionales ni se encargan del tema salarial, porque es responsabilidad del Ministerio Economía”.

Manifestó que el sindicato no acató la conciliación obligatoria, en tanto se mantiene en pie el paro de 48 horas que se realizará el próximo 25 y 26 de julio y el rechazo al incremento salarial del 15%: “Si realmente quisiera responder y no dilatar, dicta la conciliación obligatoria y el mismo día se sienta a discutir con todos los sindicatos de manera seria, y no lo ha hecho”, sostuvo.

¿Qué expectativas tienen desde el sindicato en torno a la asunción de José María Grazzini, quien había estado presente en las mesas de negociación?

En principio, hay que decir lo que le costó a este gobierno conseguir un reemplazo para el Ministerio. Da cuenta de la dificultad objetiva de encontrar a alguien que pueda afrontar el desastre que han dejado. Realmente es un ministerio complejo, pero han hecho tan mal las cosas, que afrontar la tarea no es sencillo. Hubiésemos querido que Grazzini se sentara en las paritarias del pasado 14 de julio, ya que según dicen, es tan buen negociador.

¿Cómo ven el panorama a corto plazo con Grazzini al frente?

Creemos que la demora en la asunción no tiene más motivos que dilatar el panorama cuando nosotros buscábamos que la paritaria pudiera resolver la gravísima situación salarial que estamos atravesando. Grazzini entró con los zapatos de punta, dictar la conciliación no parece la medida más inteligente para iniciar un diálogo. Nosotros no tenemos opción, no podríamos hacer otra cosa más que sostener aquello que ha sido definido en las asambleas escolares, de manera democrática y para el cual tenemos el mandato que es paro de 48 hs el 25 y 26. La respuesta del gobierno a nuestra necesidad es a todas luces insuficiente. Ha avanzado con incrementos mucho más importantes con otros sectores y sin embargo sigue relegando a la docencia, da cuenta que le importa bastante poco la educación. Estamos hablando, por ejemplo, de los 100 mil pesos que se han ofrecido al personal de las fuerzas policiales.

¿Cómo evalúan la propuesta del aumento del 15%?

Es engañoso hablar de porcentajes, hablamos de un básico que ronda 38 mil pesos, 15% sobre eso es muy poco. Todos saben que la canasta familiar en el país es de 104 mil pesos y en Patagonia de unos 120. Para ese 15% que ofrecieron hay una modalidad de carga de los salarios que hace que durante la mitad del mes ya no sea posible, según el movimiento administrativo entre el Ministerio de Educación y de Economía, hacer una carga posterior. Es por eso que se habla de la última paritaria; si hay disposición del Gobierno, exigimos que carguen ese 5% que corresponde a julio. En la situación que tenemos con el índice inflacionario no podemos decir que hay compañeros y compañeras que no lo necesitan. Queremos que carguen eso y seguimos discutiendo sin aceptar el 15%, pero con ese 5% cargado, que sin embargo no es suficiente.

Te puede interesar:   El mercado lo hizo de nuevo: La crisis nos llevó al Fondo

¿Qué exigencias serán innegociables en las próximas mesas de discusión?

Una discusión salarial seria. Hoy está puesto en el centro de todos los sectores. Lo que vemos es que se ha podido avanzar con otros sectores de un modo que no han hecho con el sector de Educación. Lo cierto es que el personal policial también es muy grande en número, teniendo en cuenta la excusa que el gobierno siempre esgrime para la dificultad de avanzar en un aumento salarial para docentes: porque somos muchos. Y es cierto, pero no es nuestra culpa, Igual necesitamos llegar a fin de mes. Si es posible plantear 100 mil pesos de bolsillo, si hay sectores que tienen 40 mil de básicos a los que suman antigüedad, ¿por qué no pueden hacerse esas conversaciones con los docentes y avanzar en la recomposición salarial que necesitamos?

También se habla de un reclamo en torno a la continuación de las clases.

El otro reclamo central es en torno al ciclo lectivo. En el primer cuatrimestre debió tener alrededor de 80 y 90 días de clases. Hay escuelas que tuvieron alrededor de 30 días sin clases por razones absolutamente evitables que eran el mantenimiento, sostener la infraestructura, que existiese personal, los arreglos que se comprometieron y no se hicieron. El ciclo lectivo se ve afectado por la desidia de este gobierno. Parece que tener una escuela cerrada no es un problema, solo lo es cuando se transforma en un reclamo de la comunidad educativa y las voces de los padres. Parece no importarles que se vea afectada la Educación.

Tanto Saunders como Grazzini expresaron que no firmarán contratos de obra para la infraestructura escolar, y que deberá ser responsabilidad de otro Ministerio; ¿consideran que esta es la manera correcta de proceder?

Nos preguntamos, en todo caso, para que va a estar el Ministerio, porque no se encarga de las cuestiones pedagógicas, porque eso obedece a diseño y reformas nacionales, no se encargan del tema salarial, porque es responsabilidad del Ministerio Economía, y por eso no se sentaba Perata en a negociar en las reuniones. Está claro que no serán quienes lleven adelante contratos de obra con empresas que hagan refacciones, pero tiene que haber un agente de contralor, tiene que haber un organismo que de certezas y seguridad. Después, que resuelvan qué organismo del Estado deba hacerlo, pero no puede decirse que el Ministerio de Educación vaya a ser ajeno a eso.

Te puede interesar:   #AbortoLegalYa: “Si nos quedamos embarazadas, se nos echa de los colegios”

¿Qué balance hacen de la relación con el Gobierno Provincial en los últimos años?

Especialmente en los últimos años de procesos de lucha de los estatales, el sector docente ha sido realmente un sector importante que impulsó luchas de fondo en la provincia como la discusión de la Ley de Emergencia Tributaria, que se está volviendo a discutir. Hemos incomodado bastante, cuando pudimos avanzar en esos debates trasladados al plano político. Administrar una provincia es político, hacer política pública en Educación requiere decisiones que afectan otros sectores. Nos parece que hay una clara intención de castigo, por eso hay un ensañamiento particular con el tratamiento que se da, por ejemplo, con la Ley de Procedimientos Administrativos, que es la ley que debiera regir para todo lo que sucede en la administración pública, Cuando hacemos presentaciones, no se cargan las altas de docentes que acceden a horas o ocupan suplencias. Estamos hablando de compañeros y compañeras que tuvieron un alta en el mes de marzo y todavía no cobran su salario. Y se realizan notas, recursos, presentaciones correspondientes y no hay respuesta. O cuando hay docentes que tiene razones de salud por las cuales presentan liencia, y se les descuentan esos días aduciendo razones administrativas, incluso cuando se les presentan recursos jerárquicos que deberían frenar eso. Esto lo hizo Perata concretamente, dio la orden de que se descuente todo eso y después se reviste, con mucha premura se descontaron 90, 180 días a personas que estuvieron con tratamiento por cáncer o procedimientos quirúrgicos, y después veían si se devolvía o no. Ahi hay una violación constante de derechos que parece obedecer más al deseo de aleccionar que a un tratamiento justo del sector y atención de los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

¿Qué acciones se llevarán adelante las próximas semanas? ¿Se decidió acatar la conciliación obligatoria?

Objetamos la conciliación, ya que la Secretaria de Trabajo. Al ser nuestro empleador el Gobierno, entendemos que una dependencia del gobierno provincial es juez y parte, no tendría incumbencia para el dictado de la conciliación. Llegamos a la medida a través de una discusión democrática que se dio y al definirlo mediante los mandatos de las escuelas y del concejo provincial en las distintas regionales. Si el gobierno realmente quisiera resolver esto, lo hubiera sentado a Grazzini el 14 o hubiese convocado una reunión previo al inicio de clases. El miércoles o jueves podría haberse sentado con nosotros y evitar esta situación. Genera este escenario porque no le importa, busca la confrontación y el desgaste con nosotros. Creemos que no es el mejor camino para afrontar el conflicto. Si realmente quisiera responder y no dilatar, dicta la conciliación obligatoria y el mismo día se sienta a discutir con todos los sindicatos de manera seria, y no lo ha hecho.

Fuente: El Extremo Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *