coordinadora por el cambio social

4/8 – 10 hs Obelisco Movilización contra el ajuste

Las organizaciones firmantes movilizaremos el próximo jueves 4 de agosto a las 10 hs desde Obelisco hacia el Ministerio de Economía y hacia el Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad para exigir la inmediata implementación de políticas públicas para combatir la violencia de género y para atender a la grave crisis social y económica que golpea con más fuerza a las mujeres, lesbianas, trans, travestis y personas no binarias. 
En lo que va del año se han registrado 147 femicidios, es decir uno cada 35 horas, siendo la mayoría de los casos cometidos por parejas o exparejas. A su vez, se han perpetrado 4 transfemicidios/travesticidios y seguimos sin tener ninguna respuesta en torno a la desaparición de Tehuel de La Torre. Sabemos además que estas cifras se encuentran subrepresentadas, debido a que ni siquiera existe un registro oficial. 


Esta no es una realidad nueva, los movimientos sociales y los feminismos venimos denunciando hace años este flagelo que lejos de reducirse se conforma como una problemática estructural sobre la cual el Estado no toma medidas y que ahora se verá agravado por las directivas de ajuste que impone el FMI y que el Frente de Todos acata sin chistar. La vulnerabilidad y precariedad de nuestras vidas se ve potenciada por el ajuste y la crisis económica. La falta de trabajo afecta en mayor medida a las mujeres jóvenes y a las disidencias sexuales, lo cual se ve reflejado en que la tasa de desocupación para nosotres ronda en un 8,3% mientras que en el caso de los varones es de 5,9%. A su vez, el recorte en áreas centrales como salud, educación y vivienda nos afecta directamente, porque muches trabajamos en esos ámbitos y porque somos usuaries frecuentes al recaer sobre nosotres la tarea de garantizar la salud y educación de nuestros niñes y adultes mayores. La imposibilidad de ser independientes económicamente nos impide acceder a una vivienda y nos condena a permanecer en situaciones de violencia. A esto se le suma que el 70% de las tareas domésticas no remuneradas son realizadas por mujeres, y cuando el bolsillo aprieta estas se ven intensificadas porque para satisfacer necesidades básicas como la alimentación hay que hacer mayores esfuerzos; la posibilidad de algunos sectores de pagar niñeras o empleadas domésticas (que también siempre son mujeres) se reduce y eso, por un lado, redunda en una sobrecarga de tareas y por otro en menos puestos de empleo. En el caso de les travestis, trans o personas no binarias la situación es dramática. La discriminación estructural que impregna nuestra sociedad les lleva a vivir situaciones de extrema violencia desde la niñez, como son las expulsiones tempranas del hogar y el consecuente abandono escolar; el maltrato y el no respeto a su identidad en el área de salud; la violencia y persecución por parte de la policía; y la discriminación para acceder a un trabajo formal con todos los derechos. Para este sector las políticas públicas por parte del Estado son prácticamente inexistentes, y la Ley de Cupo Laboral Trans/Travesti que tanto nos costó conseguir se aplica de forma muy parcial e irregular. 

Te puede interesar:   Teorías que fundamentan el discurso económico en tiempo electoral


Ante esta realidad las mujeres y disidencias sexuales de los movimientos sociales nos seguimos organizando para dar respuestas colectivas a nuestros problemas más urgentes. En este marco es que también nos organizamos para participar del Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Intersexuales, Bisexuales y No Binaries, porque consideramos que ante la indiferencia de los sucesivos gobiernos, este es un espacio que nos empodera, nos da herramientas, nos abre nuevas puertas y nos contiene. Queremos que esta instancia se contemple también dentro de las políticas públicas que exigimos. Además, durante la pandemia fuimos las que garantizamos la supervivencia de nuestras familias y de la mayor parte de nuestres vecines. En aquel momento fuimos un eslabón fundamental, pero nunca logramos el reconocimiento salarial que nos corresponde y que merecemos y muchas veces terminamos supliendo responsabilidades que deberían estar en manos del Estado. 


Es por esto que salimos a la calle a exigir políticas públicas de forma inmediata. No podemos seguir esperando porque están en juego nuestras vidas. No existe Ni Una Menos sin trabajo y con ajuste. No podemos esperar más, necesitamos respuesta ya.


#elajusteesviolenciapatriarcal

#nuestrasdemandasnopuedenesperar

#porpolíticaspúblicasconperspectivasdegéneros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *