Neumáticos: la importancia del conflicto

Parto de la comprensión que este conflicto no es un conflicto más. Que tiene una importancia relativa que es más que proporcional a las fuerzas del capital y el trabajo enfrentadas. Una patronal compuesta por tres empresas (una de capitales nacionales (FATE) y otras dos de capitales internacionales (Pirelli y Bridgestone), una rama industrial que aporta muy poco al PBI. Y un gremio chico, que alcanzará a los 4000 trabajadores en todas las categorías, el último padrón electoral del SUTNA fue de 3.186 habilitados a votar.

1- Es un conflicto duro, al viejo estilo, no solo por su duración (5 meses), sino que enfrenta al capital y al trabajo casi sin mediación alguna. El gremio, único sindicato industrial dirigido por la izquierda, está muy fuerte en sus reclamos. Con una dirección sindical muy genuina – responde la Lista Negra que fue la que recuperó el sindicato y que en las últimas elecciones ganó por más del 70% de los votos emitidos. Una patronal que también está muy fuerte, incluso que levanta la apuesta cada tanto, aún a riesgo de perder ganancias o bien reducirlas, cuando el mercado es muy demandante de sus productos, no tanto por el mercado de “0” km. sino por el de reposición que es muy extenso en el país y que desde la sanción obligatoria de la BTV es difícil prolongar técnicamente la vida útil de los neumáticos. (Según la Cámara del sector solo se ha producido el 40% de la producción proyectada, 900.000 unidades. El titular de FATE caracterizó que este es un conflicto “por quién manda en las fábrica”, esto es lo ubicó como un problema de poder en la realción K/T.

Te puede interesar:   Rumbo a las elecciones

2 – El conflicto inicia por un pedido sindical de recomposición salarial en la paritaria 21/22 y el pago del 200% de las hs.es. los fines de semana. La patronal ofertó un 16% de recomposición lo que lleva el incremento del período julio 21 a junio 22 al 66% y se niega totalmente a considerar el pedido de aumento de las extras de los fines de semana. La conducción del SUTNA en todo este tiempo desenvolvió numerosas y diversas medidas de fuerza afirmada en la asamblea y en sus mandatos y asistió a las (creo fueron 20) reuniones convocadas por el Ministerio de Trabajo. Este miércoles la patronal escaló el conflicto. Con la complicidad no explícita del ministerio dio unilateralmente por cerrada la paritaria 21/22 y pretendió abrir la 22/23 ofreciendo un 38% por seis meses, ignorando el tema extras. El SUTNA rechazó totalmente tanto el cierre unilateral como la nueva propuesta y mantuvo sus reclamos, que acompañó con un acampe frente al Ministerio y con que 9 miembros de la directiva encabezados por su Sec. Gral. permanecen en la sede ministerial. Hay paro en todas las plantas y se llamó a que los trabajadores permanezcan en las puertas de las fábricas, hasta el lunes próximo que se movilizará todo el gremio al Ministerio. A último momento se consiguió que el Ministerio cite a una nueva audiencia el lunes para discutir la paritaria 21/22. Un logro de los trabajadores.

3 – En mi consideración este no es un conflicto más. Lo que lo hace distintivo es una cuestión cualitativa que se la da el pedido de 200% a las extras de fin de semana. Lo transforma en un conflicto ofensivo que hay que valorar en su justa dimensión, cuando un altísimo porcentaje (sino el 100%) de los conflictos son defensivos (por recomposición salarial, por despidos, por cambios regresivos en la condiciones laborales) cuando no ultra defensivos (cierre de la fuente de trabajo, también entrarían en esta categoría las luchas contra los incendios o el daño ambiental…)

Te puede interesar:   Gestión Macri: despidos y estigmatización del empleo público

Es justamente este carácter ofensivo lo que lleva a la patronal a endurecerse. No tanto por el pedido de recomposición salarial, solo ver la evolución del costo de vida para comprender que la patronal ofrece lo que ofrece cuando el salario es un componente muy bajo del costo unitario de producción en el neumático. Ofrece poco para trabar la discusión por el 200%.

4 – Así es que por tratarse del único gremio industrial que está llevando a delante una pelea ofensiva, por tratarse del único sindicato industrial dirigido por la izquierda, por tener una conducción genuina, democrática y combativa es fundamental como se resuelva este conflicto, que no puede estirarse indefinidamente. Si triunfan los trabajadores (aun cuando debieran hacer ciertas concesiones, siempre las hay) su impacto podría irradiarse al conjunto del movimiento obrero, especialmente a los trabajadores de las distintas ramas industriales que permanecen bajo la férula de las burocracias. Por el contrario si se resuelve en términos favorables a la patronal el impacto negativo puede también irradiarse al conjunto afirmando el retroceso y que se acentúe la concepción de las burocracias de privilegiar el empleo sobre el salario y las condiciones de trabajo. Incluso la derrota podría incluir el enjuiciamiento de los directivos que ocuparon las dependencias ministeriales por usurpación. Como una medida eejmplificadora.

5 – Todo en un marco en que el capital se prepara para relanzar su ofensiva sobre el trabajo y cuando la economía mundial se está desacelerando rápidamente.

En este contexto rodear de la más amplia solidaridad al conflicto y a los trabajadores del neumático es una cuestión de principios. Pero se trata de una solidaridad no solamente declarativa, aunque las declaraciones siempre vienen bien, hay que buscar formas de solidaridad activa, estoy muy lejos del movimiento real como para arriesgar alguna idea, pero creo este es el tema central que toda corriente, agrupación u organismo antiburocrático y combativo debe poner en discusión ya.

Te puede interesar:   Gabinete y modelo extractivo: el perfil de los nuevos ministros

Fraternalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *