ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Entrevista a Rebelión o Extinción: desobediencia para frenar el cambio climático. Scientist Rebellion y el IPCC

Para quienes no lo sepan, ¿qué es Rebelión o Extinción, cómo surge y cuáles son sus ejes de lucha?  

Rebelión o Extinción (Extinction Rebellion) es un movimiento global descentralizado de desobediencia civil no violenta apartidiario que tiene como objetivo influir sobre los gobiernos para que tomen acción ante la emergencia climática y ecológica que transita nuestra civilización. 

XR tiene 3 demandas concretas a los gobiernos que son: 

– “Digan la verdad” sobre las consecuencias que va a tener el cambio climático en las poblaciones (sobre todo las más vulnerables)

– “Actúen ya” para detener la pérdida de biodiversidad y reducir para 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero a cero.

-“Abran la democracia”, con la información adecuada, somos las personas en los territorios quienes debemos decidir de qué manera queremos realizar la transición climática, mediante mecanismos de democracia directa. 

El planeta se encuentra hacia un aumento de temperatura sin precedentes en un periodo tan corto: vamos hacia al menos 1.5° de aumento en la temperatura global en esta decada, que es el límite que la ciencia había establecido hace años para no desencadenar cambios irreversibles en el clima con consecuencias impredecibles. Ese límite vamos a pasarlo de cualquier manera pero aún podemos realizar cambios, a nivel global, en las formas de producción y consumo que emiten gases de efecto invernadero a la atmósfera para minimizar los daños y prepararnos lo más adecuadamente posible al caos climático que nos enfrentamos.

¿Cómo nace particularmente en Argentina? 

Una persona cercana al movimiento estuvo presente durante la rebelión de 2018 en Londres, donde se bloquearon por semanas los principales accesos de la ciudad dándole nacimiento al movimiento en Inglaterra se dio cuenta que la desobediencia civil pacífica es el paso necesario en los activismos socio-ambientales, siendo que todos los otros mecanismos vienen fallando (marchas, pedido de leyes,  etc), así fue que los fundadores de XR Argentina se pusieron en contacto con gente de Londres, entre ellos Flavia Broffoni, fundando el grupo local en Buenos Aires. El movimiento es totalmente descentralizado y auto-organizado por lo que cualquier ciudadan@ que promueva las 3 demandas, puede actuar en nombre de XR.

Te puede interesar:   Resistir con el Humedal: Experiencias de Educación Ambiental Comunitaria y Diálogo de Saberes basadas en Conflictos Ambientales del Delta del Paraná

¿Qué es el IPCC y qué estableció en su nuevo informe a principios de este año? ¿En qué hechos consideran que se refleja la magnitud del colapso ambiental que estamos viviendo?

El IPCC es el panel intergubernamental de la ONU sobre cambio climático, éste reúne a cientos de científicos y científicas de distintos países quienes revisan miles de artículos sobre el tema para realizar informes sobre el estado actual, el impacto de la crisis climática y las medidas de adaptación y mitigación que podrían tomar los gobiernos y empresas ante esta situación.

En el último informe, que fue filtrado antes de su publicación por activistas del movimiento Scientist rebellion (una de las muchas ramas de XR), demuestra contundentemente que el calentamiento global es consecuencia de la acción humana y que las acciones tomadas por los gobiernos son insuficientes, casi ningún país está cumpliendo con las metas acordadas ni tomando medidas reales por el contrario, se sigue priorizando la economía (manejada enteramente por grandes empresas multinacionales).

El colapso climático ya es innegable: récords de temperatura a diario en alguna parte del planeta, lluvias descontroladas, incendios cada vez más inmanejables, sequías más prolongadas, y todo esto afectando directamente a la producción de alimentos. De todos modos, hay sectores que aún continúan discutiendo si el cambio climático es o no real. Irónicamente, son estos mismos sectores los que se están preparando para un cada vez más posible colapso civilizatorio.

En relación con ello, ¿qué desafíos enfrenta el movimiento ambientalista y/o ecologista a nivel internacional?

A nivel internacional, el desafío es poder frenar a las grandes corporaciones que están obsesionadas con sacar hasta el último dólar de este sistema en decadencia, es necesario “convencer” a los gobiernos de que velen realmente por la habitabilidad en la tierra. 

Te puede interesar:   Vaca Muerta festeja 10 años: las alternativas y la izquierda ante la miopía oficial

En los países del norte global, de donde son la mayoría de estas corporaciones, se está comenzando a hacer la conexión con el extractivismo en el hemisferio Sur. Las empresas del norte “actúan” de forma sostenible y “verde” en el norte, mientras saquean los ecosistemas del Sur que van a ser tan necesarios en la transición climática. 

¿Qué estrategias activistas y de lucha consideran que demanda la urgencia del cambio climático? 

Lo más importante, desde los activismos urbanos como lo es en su mayoría XR, es importante crear redes y conexiones con las personas en la primera línea de defensa de los territorios; escuchar sus necesidades, problemáticas y actuar en consecuencia. Ya está más que demostrado que las marchas, junta de firmas y difusión son acciones insuficientes. Necesitamos acción directa. Siempre bajo los principios de la no violencia hay que parar a los grupos de poder que continúan sacrificando territorios, sobre todo en los países llamados subdesarrollados. 

¿Cuáles consideran que son los principales conflictos socio-ambientales que existen actualmente en nuestro país? En esta línea, ¿cuáles son las principales luchas que se están tejiendo actualmente desde los territorios?

En Argentina tenemos lo que algunes llamamos “el triángulo de la muerte” son las 3 principales industrias, que promovidas especialmente por el gobierno (independientemente del color partidario) destruyen nuestra biodiversidad y desplazan a comunidades enteras, luego de devastar sus economías regionales, están son la minería, los combustibles fósiles y el agronegocio. A lo largo de todo el territorio plurinacional hay grupos de ciudadanes resistiendo a estas industrias, por ejemplo contra la minería, la lucha de Andalgalá que camina hace décadas hoy contra el proyecto Agua Rica; o Mendoza en 2019 o el Chubutazo el año pasado. Es increíble que toda la población deba movilizarse para asegurar su derecho al AGUA. 

Te puede interesar:   Monocultivos de pinos, monocultivos mentales

Contra las petroleras, Mendoza viene luchando contra el fracking hace años y más recientemente, la costa atlántica se organizó en la Asamblea por un Mar Libre ante los múltiples intentos de instalar más plataformas off shore en el mar Argentino.

Y por último, uno de los sectores más privilegiados de nuestro país: el Agronegocio que fumiga a mansalva sobre poblaciones enteras, prende fuego nuestros humedales y extiende su frontera cada día a pulso de desmonte es resistida en todo el país: las madres de Ituzaingó en Córdoba,  la gente de Lobos, provincia de Buenos Aires que demostró hace poco los altos niveles de agrotóxicos presentes en el agua. 

¿Cuáles son las tareas imprescindibles desde los movimientos sociales y los activismos en los próximos años? 

En los próximos años será clave seguir interconectando las luchas, ya no es una cuestión de ambientalistas, todo tiene que ver con todo. Los movimientos feministas, las luchas sociales contra todas las desigualdades, los derechos de las diversidades, etc., todos convergen en resistir a un sistema que homogeniza y nos está llevando a la extinción.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *