Nación Mapuche. Mauro Millán: “Para reprimir no hay ‘grieta’; más allá de los mensajes de odio algunos llaman a asesinar mapuches”

Mauro Millán, respetado dirigente mapuche de extensa trayectoria y lonko del lof Pillán Mawiza, dialogó con El Extremo Sur sobre las dimensiones de un discurso que se inscribe en un panorama de extrema violencia simbólica y material contra el Pueblo Mapuche.

En las últimas semanas circuló un mensaje a través de WhatsApp, destinado a los vecinos de la Comarca Andina, en el cual una organización autodenominada «Legión Nacional Patriota» convoca a la comunidad «que esté harta de la RAM mapuche» a «enfrentarse a estos pocos parásitos que están arrasando con la zona y la población», y sostiene que es tiempo de que «el pueblo se levante».

Nelson Avalos, titular de la Asamblea por los Derechos Humanos, radicó una denuncia en la Comisaría de El Hoyo por considerarlo una amenaza. Se trata de un grupo anónimo que busca desestabilizar y violentar las expresiones de lucha de los Pueblos Originarios.

¿En qué contexto se generan y distribuyen estos mensajes de odio?

Nosotros contamos la historia de los acontecimientos más recientes a partir de nuestra experiencia en el territorio. No es lo que nos cuentan, lo vivimos en carne propia. Cuando afirmamos que el Estado argentino está sistemáticamente entregando el territorio no es una teoría conspirativa, es una realidad. Y esa realidad es ratificada por todos los hechos que vienen sucediendo en este territorio que para incomodidad de algunos es territorio ancestral mapuche-tehuelche. La extranjerización y una política de entreguismo tienen que ver con la deuda eterna del macrismo, y con la deuda interna y externa que se ha comprometido a pagar un gobierno que no ha sabido dar las mínimas garantías a la clase más desfavorecida. Ambos gobiernos siguieron perpetuando políticas que benefician ese sector que se ha beneficiado desde la génesis de este Estado.

Te puede interesar:   La historia de la Lof José Celestino Quijada. El conflicto territorial en la ladera sur del Cerro Otto, San Carlos de Bariloche (Río Negro)

¿Ves una continuidad entre los eventos que vienen sucediendo en la Comarca y la aparición de estas expresiones violentas?

Hace poco se dieron dos episodios no menores. Llegó un avión militar de Emiratos Árabes que trajo tecnología de rastreo de satélites destinada a una estancia entre El Bolsón y Bariloche, por parte de millonarios cataríes. A esto se suma el avión norteamericano que llegó a El Bolsón, que no pasó desapercibido porque hay una sola pista y lo ve toda la gente. Lo vinculo con lo que pasó en la reunión que mantuvo el magnate (Joe) Lewis con jueces, fiscales. Todos son parte de ese proyecto de supremacismo y racismo empresarial que evidentemente está elaborando un plan de control y manejo.

¿De qué manera se relacionan todos estos hechos con los mensajes de odio?

Una vez que se configura este escenario, es necesario vincular lo que está pasando con estos mensajes que no son solamente de odio. Son mensajes claramente literales que llaman a asesinar al pueblo mapuche. Si hay un sector de la sociedad que le ha puesto límites a este proceso de extranjerización y concentración de la tierra es el pueblo mapuche, dejando la vida. Estamos siendo perseguidos, criminalizados, enjuiciados y sentenciados por las corporaciones mediáticas como Infobae, Clarín, La Nación.

Esa persecución se continúa también desde el Poder Judicial.

En mi caso, como lonko en comunidad, me persiguen por haber acompañado a otra comunidad en su proceso de reafirmación del territorio y me piden 4 años de prisión efectiva. Con un argumento tremendamente negacionista. La cuestión es que el Pueblo Mapuche está llevando adelante una batalla y una gran hazaña que deja una enseñanza: el rival que tenemos enfrente no solo viene del exterior. Tiene también sus vínculos en este territorio, principalmente con los gobiernos que se están pasando la posta.

Te puede interesar:   Flavia Núñez: "La minería no traerá más empleo, pero dejará más miseria, contaminación ambiental y social"

No parece haber grieta cuando se trata de reprimir.

Cuando unificaron el criterio de reprimir ya no hubo ningún tipo de grieta. Reprimieron con un ejército de 250 militares, dos aviones Hércules aterrizando en Bariloche, entregaron la última tecnología represiva heredada de Patricia Bullrich -quien en su momento viajó a Israel a buscar tecnología que se usa allí para reprimir al pueblo palestino-. En Villa Mascardi había inhibidores de telefonía celular, se metían dentro de WhatsApp, ni hablar del despliegue de tecnología para la represión. Realizaron un proceso de difamación, hablaron hasta de narcotraficantes. Detuvieron a familias, a mujeres, algunas de ellas embarazadas; como pasó con ese episodio doloroso y significativo de la lamgen que parió detenida. Su niña nació en cautiverio, como en los episodios que nos relataron nuestros abuelos, pero en plena democracia.

¿De qué manera esto afecta las garantías democráticas?

No me canso de decirlo, esta democracia está siendo muy afectada. Todo este aparato judicial, político y empresarial se está encargando de que la mayoría vaya perdiendo la noción de sus libertades. Esta democracia puede morir por inanición, y ya no son los golpes antiguos, militares, hoy los dan los empresarios, el poder político y el aparato judicial.

¿Hay mayorías en la población que apoyan los mensajes de odio? ¿O son grupos minoritarios?

Yo escucho a los medios y a muchos periodistas que hablan como eruditos, como (Jorge) Lanata, haciendo referencia a «la gente». ¿Qué gente? Nosotros vivimos acá, ¿de qué gente hablan? Cuando hablan de Consenso Bariloche, son todos empresarios, hoteleros, inmobiliarios, miembros de la Cámara de Comercio, de la Sociedad Rural. ¿Todo eso conforma a la gente en una ciudad de casi 150 mil habitantes? En la última marcha de Bullrich no eran más de 50 personas, tuvieron que ocupar toda la ruta para disimular; el encuentro de Consenso Bariloche está totalmente devaluado. Está quedando expuesto que la gente a la que se refiere Lanata y los medios mercenarios es una ficción. Están buscando empatía con la gente, pero la mayoría no se involucra. Todo lo contrario.

Te puede interesar:   Masacre indígena de Napalpí: en el juicio declarará una sobreviviente de 114 años

¿Ves adhesión de la ciudadanía a los reclamos de los Pueblos Originarios?

De a poco se van involucrando en la demanda mapuche, están despertando del letargo y se están dando cuenta de a poco que lo que estamos haciendo los mapuche-tehuelches tiene una certeza porque lo están viviendo en carne propia. Es falso el dilema de hablar de la soberanía cuando viene en boca de estos personajes como la gobernadora Arabela Carreras, el Presidente, la Sociedad Rural. Es un falso dilema de la propiedad que sostiene este grupo minoritario empresarial que se está quedando prácticamente con todo el territorio y están siendo agentes inmobiliarios para que potencias extranjeras se queden sistemáticamente con los recursos, todo lo que hoy necesita el mundo. ¿Cuántas veces el actual Presidente dice a los europeos que tenemos lo que ellos necesitan? Y no se refiere a jugadores de fútbol sino a la masa continental, al territorio.

Fuente: El Extremo Sur de la Patagonia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *