ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Soberanía alimentaria en Argentina: “Hay que llenar las calles para exigir acceso a la alimentación y acceso a la tierra”

La Red de Cátedras de Soberanía Alimentaria, que reúne a 60 espacios de universidades nacionales, publicó el “Primer Informe de la Situación de la Soberanía Alimentaria en Argentina”. Con la participación de organizaciones campesinas y sociales, aporta datos cuali y cuantitativos del agro. Tierra para producir alimentos sanos y agroecología de base campesina.

La Red de Cátedras Libres de Soberanía Alimentaria y colectivos afines (Red Calisas) publicó un informe inédito en el país: el “Primer Informe Anual de la Situación de la Soberanía Alimentaria en la Argentina (Iassaa)”. El documento condensa el análisis de especialistas de la red —que nuclea a más de 60 espacios de universidades públicas, instituciones de educación superior y organizaciones sociales— e incorpora información de primera mano con análisis cuantitativos, a partir de una encuesta nacional a más de 500 organizaciones y productores de la agricultura familiar, y un análisis cualitativo surgido de seis foros regionales de participación abierta con actores comprometidos “con una alimentación sana, segura, sabrosa y soberana”. 

“Hay un gran problema en todo el país en el acceso a la tierra, al agua y los bienes comunes. No es original ese resultado en el informe, pero es la confirmación de una crisis que se viene profundizando por el agronegocio y las políticas públicas discriminatorias con la agricultura familiar y campesina”, sintetizó Carlos Carballo, de la cátedra de Soberanía Alimentaría de la Facultad de Agronomía de la UBA, durante la presentación realizada este jueves en la Facultad de Medicina de la UBA a salón lleno. Pero tal como lo hace el informe, Carballo no se quedó en la denuncia y convocó: “La soberanía alimentaria no la estamos soñando, la estamos construyendo”. 

Te puede interesar:   Zonificación minera: trampas legislativas y represión policial para aprobar la megaminería en Chubut

El primer informe Iassaa —que ya puede descargarse libre desde redcalisas.org— reúne la información obtenida en el territorio con capítulos académicos que repasan estadísticas sobre producción, pobreza e inseguridad alimentaria; el marco legislativo en materia ambiental y de derechos campesinos, las políticas públicas en marcha y luchas socioambientales presentes. A partir de esa gran marco de situación, el Iassaa no se queda ahí sino que llega a su último y décimo capítulo diciendo “celebramos, cuestionamos y exigimos” y deja propuestas en cinco ejes para construir la soberanía alimentaria: Territorio y Ambiente, Producción, Comercialización, Alimentación y Salud, Comunicación y Educación. 

La construcción colectiva de la soberanía alimentaria 

“La construcción colectiva de la soberanía alimentaria propone alimentar a la humanidad de forma justa y sustentable, promoviendo los cultivos agroecológicos, la producción local, el comercio de proximidad y la restitución de la tierra a campesinos, agricultores familiares y pueblos originarios”, plantea como principios el informe de la Red Calisas y en ese rol el trabajo buscará ser “una herramienta concreta para el diseño, ejecución y evaluación de políticas públicas de producción, distribución y consumo de alimentos”.

“Tiramos una semilla y miren cómo floreció. Es muy emocionante ver cómo abarcamos con cátedras desde Ushuaia a La Quiaca”, graficó la “matriarca” de la Red Calisas Miryam Gorban (Calisa-Nutrición UBA), al recuperar la historia de las cátedras libres — “una experiencia única en el mundo”—. El año próximo se cumplirán 20 años de la existencia de la primera Calisa en una universidad nacional (de La Plata -UNLP-) y diez años de funcionamiento de la Red. Gorban llamó a seguir construyendo desde la acción y desde abajo. 

“Las políticas públicas no se inventan en los gabinetes, surgen de la presión y de la creatividad de las bases”, señaló Gorban y saludó la presencia en el salón de la Facultad de Medicina de Nahuel Levaggi —de la Unión de Trabajadores de la Tierra  (UTT) y presidente del Mercado Central— y de Martín Piaggio, secretario de Desarrollo Social, Ambiente y Salud de Gualeguaychú, municipio que prohibió el uso de glifosato y creó Plan de Alimentación Sana, Segura y Soberana (Passs). 

Te puede interesar:   Ley de Etiquetado: “Hay otra pandemia además del Covid y el consumo de ultraprocesados es el motor”

“Hay cuestiones saldadas en soberanía alimentaria en la Argentina: la disponibilidad de la producción de alimentos y la biodiversidad. Pero hay dos problemas que no se resuelven. Uno, desde 1810, es el acceso a la tierra. Sin acceso a la tierra, y hay muchísima tierra en manos del Estado, no vamos a tener soberanía alimentaria. El otro problema es el acceso a los alimentos y la inflación: mientras tengamos un desfase entre el precio de la canasta básica y los salarios básicos no vamos a poder resolver el acceso. Los alimentos están, pero el 40 por ciento de la población vive en la pobreza”, sintetizó Gorban los dos ejes centrales que se profundizan a lo largo del informe.  

“Hay que llenar las calles para exigir acceso a la alimentación y acceso a la tierra. El movimiento obrero se tiene que incorporar. La población urbana tiene que saber”, planteó Gorban y llamó a construir una alianza “obrero-campesina”. Carballo coincidió: “Si el 92 por ciento del país vive en ciudades, el problema de la alimentación urbana no es un problema de la Sociedad Rural sino de la agricultura familiar junto a los movimientos de los trabajadores organizados”. 

“El modelo agrario no puede seguir siendo el que nos vienen imponiendo desde el agronegocio. La agroecología asoma como respuesta con mucha fuerza y el Estado debe hacerse presente para dar respuesta a la problemática de la comercialización de productos de la agricultura familiar y su escala”, exigió el integrante de la Calisa-Fauba. 

  • las necesidades de salud de la población.
  • Propiciar la llegada de alimentos frescos y saludables a los comedores escolares.
  • Promover la realización de huertas en los espacios que así lo permitan.
Te puede interesar:   “Una disputa de poder se quedó con la Ley de Etiquetado como rehén”

EJE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN

Implementar programas de formación en escuelas sobre diferentes modos de producción y consumo de alimentos.

Presentar a la soberanía alimentaria como un eje transversal en las currículas.

Ampliar propuestas de formación profesional y profesorados orientados a Soberanía Alimentaria.

Fuente: Agencia Tierra Viva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *