ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Difamar al disidente para aplastarlo con consenso de masas

“Primero se llevaron a los judíos,
pero como yo no era judío, no me importó.
Después se llevaron a los comunistas,
pero como yo no era comunista, tampoco me importó.
Luego se llevaron a los obreros,
pero como yo no era obrero, tampoco me importó.
Mas tarde se llevaron a los intelectuales,
pero como yo no era intelectual, tampoco me importó.
Después siguieron con los curas,
pero como yo no era cura, tampoco me importó.
Ahora vienen por mí, pero es demasiado tarde”.
 

Bertolt Brecht

La Nueva “Guerra Fría” entre el Gran País del Norte y el Gigante Asiático mantiene al mundo en un estado de tenso equilibrio. Hace poco, la presencia de un “globo espía” chino en el espacio aéreo estadounidense desencadenó una crisis diplomática entre Washington y Pekín motivando la suspensión del viaje que el secretario de Estado Antony Blinken tenía previsto hacer al país asiático. Por su parte, Pekín admitió que el globo le pertenece, aunque aseguró que “es un dirigible civil utilizado con fines de investigación, principalmente meteorológicos”. Pero, en las actuales circunstancias, cualquier incidente semejante podría desatar una confrontación de imprevisibles consecuencias, riesgo que se suma al de las tórridas e insoportables temperaturas que viene padeciendo el Sur Global durante un verano sofocante, que pone de manifiesto dramáticamente los estragos producidos por el accionar de los dueños de todas las cosas sobre el único planeta – hogar con que contamos. 

A distancia sideral de semejantes dilemas, en nuestra latitud continúan librándose batallas de cabotaje. 

La convocatoria que hizo el presidente para el armado de una mesa nacional en la que se discutirá la estrategia electoral del Frente de Todos no ha cosechado adhesiones en el kirchnerismo, uno de los socios mayoritarios de la coalición oficialista. Ni Cristina Kirchner, ni su hijo Máximo, ni el gobernador bonaerense Axel Kicillof se han expresado aun públicamente o a través de sus redes sociales sobre la iniciativa de sentarse a discutir cómo enfrentar el futuro inmediato. Tampoco lo hicieron los principales referentes de La Cámpora, ni los intendentes de peso de esa línea interna del Conurbano bonaerense. 

Te puede interesar:   Santiago Maldonado / Nahir Galarza: La didáctica disrupción de l@s blanquit@s

En el sector que lidera CFK pretenden que el debate sea más amplio, por eso evitan pronunciarse. Se mantienen a la expectativa y observan que, si el Primer Mandatario no quiere hablar de candidaturas puntuales ni de gestión, ese encuentro no servirá demasiado. Piden “discutir las políticas que se desarrollarán para conquistar a la mayoría electoral”. Tampoco cayeron bien las declaraciones radiales del jefe de Estado en las que se refirió a la vicepresidenta como parte del pasado. Señalan con énfasis que la frase acerca de que “la Argentina tiene un historial de personalismos que yo no quiero imponer” la tuvo como destinataria. 

Flaco favor le hacen dichas rencillas palaciegas a un peronismo dividido y con múltiples aspiraciones presidenciales de candidateables que no mueven el amperímetro. 

En tanto, durante un asado con el que Alberto Fernández recibió a un grupo de intendentes de la primera y tercera sección electoral del conurbano bonaerense, Sergio Massa le pidió que defina si será o no candidato a la reelección y que se “habilite la competencia para ampliar la oferta” electoral del Frente de Todos.

El ex intendente de Tigre, quien para muchos sectores del peronismo podría constituirse en “prenda de unidad”, también ratificó que considera “incompatible” una eventual candidatura suya con la función de ministro de Economía. Previsiblemente, entre los temas abordados durante el encuentro en la Residencia de Olivos, estuvo la preocupación oficial por la “pérdida de poder adquisitivo” de lxs argentinxs que desde hace mucho tiempo no disfrutan de comilonas como esa. 

En tales condiciones la Argentina inaugura un año político decisivo, en el que aún es temprano para aventurar si la sociedad producirá algún escarmiento contra esa clase política venal y rentista que rige su destino, o le dará carta blanca para que nos siga conduciendo hacia la disgregación nacional. 

Te puede interesar:   Entrevista al preso político Daniel Ruiz: “El único camino es reafirmar la unidad”

Por lo pronto, en el acuciante plano social, una ministra de Desarrollo Social que gestiona a distancia sideral del sudor laburante, y la burocracia de la UTEP que la acompaña, han sido puestos bajo la mira de una avanzada judicial que amenaza con investigar los presupuestos de la asistencia que otorgan y verificar su utilización. 

La mayoría de las personerías jurídicas que resultan titulares de unidades de gestión, pertenecen al movimiento Evita y sus aliados. 

La operatoria consiste en que las personerías aludidas solicitan un presupuesto para un proyecto de fortalecimiento de emprendimientos productivos o de otras opciones. 

La Secretaría de Economía Popular que administra los recursos del Estado en ayuda social está en manos del Movimiento Evita, que define o decide si le da curso o no a los petitorios, lo cual habilita a sospechar que las personas jurídicas que responden a dicha organización tendrán el ok de esa mecánica. 

Ojalá tal empeño por transparentar los manejos del área redundara en una efectiva democratización en la asignación de asistencia social, capaz de evitar que la cancha se incline en favor de movimientos que han asordinado todo perfil crítico ante un gobierno que tolera que en el país se multipliquen áreas de exclusión territorial como Lago Escondido. 

Porque hasta ahora, sosteniendo la antigua tónica de desacreditar mediáticamente a lxs rebeldes para incrementar el consenso social con una represión que los saque del mapa político, quienes en el Siglo XIX fueron llamadxs “vagos y malentretenidos” por resistirse al reclutamiento de un ejército oligárquico, y en el Siglo XX “infiltradxs” por señalar las desviaciones de un movimiento originalmente comprometido con la Justicia Social, o más tarde  “subversivxs” por confrontar contra una dictadura genocida y entreguista que hizo de la tortura y la desaparición forzada su forma de dialogar con la oposición, hoy son bautizadxs por la prensa hegemónica y el arco político más retrógrado como “negrxs choriplanerxs”, con la oscura pretensión de que la gilada compre el verso de que lxs trabajadorxs informales “cobran por no laburar” y encima  protestan, a los efectos de inducir a  buena parte de la opinión pública a festejar hechos tan penosos como la Masacre de Avellaneda. 

Te puede interesar:   Fin de ciclo. Préstamos del FMI y planes sociales. En procura de sofocar un estallido

Ante un clima tan amenazante, lo peor que podría ocurrirnos es transformarnos en una sociedad ganada por la amnesia. 

El próximo 24 de marzo es una excelente oportunidad para pronunciarnos pública y masivamente contra esta escalada de violencia – por ahora verbal – que ha llevado a un economista de ultraderecha a pedir “cárcel o bala” contra un dirigente social. 

No debería tolerarse tergiversación electoralista alguna de la causa que convoca a conmemorar el Día Nacional de la Memoria: Evitar eso sería un gesto de madurez ante las nuevas generaciones, nacidas a distancia del holocausto nacional.

Fuente: Blog de Jorge Falcone, La gomera de David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *