ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Contra la democracia patronal y su teoría del derrame

A estas horas el Norte Global se sacude a causa de la crisis financiera del Silicon Valley Bank de California – segunda en importancia global desde la de 2008 -, que marca el fin de la “plata dulce” promovida por el capitalismo de plataformas (Google, Spotify, Netflix) 

En nuestra latitud, inaugurando el año político en un mes que ofrece caja de resonancia global tanto a la avanzada femenina y disidente que recorre de norte a sur Nuestra América como localmente a la reivindicación y debate en torno a la Memoria, la Verdad histórica, y la necesidad de una Justicia capaz de reparar las heridas del pasado, las calles argentinas se colman de multitudes de todas las edades y condiciones sociales comprometidas con ambas causas, lo cual permite advertir que buena parte de la sociedad aquilata esas conquistas que garantizan su progreso. 

A considerable distancia de La Calle, en El Palacio la disputa electoral se libra entre las dos coaliciones herederas del bipartidismo anteriormente representado por el PJ y la UCR, a saber, el Frente de Todxs y Juntxs por el Cambio. Y terciando a considerable distancia, el Frente de Izquierda y lxs Trabajadorxs – Unidad y La Libertad Avanza.

En la coalición oficialista, al cabo del – hasta ahora – renunciamiento de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner, se muestran dispuestos a competir en las PASO el presidente de la Nación y el dirigente social Juan Grabois (MTE), mientras que el ministro de Desarrollo Social bonaerense Andrés “Cuervo” Larroque – recurriendo a una antojadiza interpretación de la consigna “Luche y Vuelve”, que hacia los años 70s se convirtiera en un sobreentendido indiscutible para las grandes mayorías nacionales – acaba de lanzar el espacio “La Patria es el otro”, que hoy encabeza el Operativo Clamor en favor de la postulación de la vicepresidenta, quien a continuación reapareció en un acto público celebrado en la Universidad de Río Negro, afirmando en un pasaje de su disertación que “Se puede gobernar bajo dos formas: bajo hegemonía democrática o por consenso, si no tenemos ninguna de los dos… que te ayude tu hermano”. Opinión que habilita a inferir que, si durante los tres mandatos kirchneristas se gobernó bajo hegemonía, la amenaza de una próxima derrota electoral reclamaría consensuar con la oposición de derecha la gobernabilidad futura.

El pragmatismo K ya no sorprende a nadie. Sin ir más lejos, para enfrentar a Gustavo Sáenz en Salta, un sector del oficialismo se unió a Avancemos, acuerdo que incluye a referentes del olmedismo y libertarios, lo más graneado de la reacción. 

Te puede interesar:   El predominio de las nuevas derechas refleja el fracaso de las democracias representativas

Al escenario descripto se suma la disposición del ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro, quien – cuestionado desde el “fuego amigo” por algunos movimientos políticos supuestamente erráticos – afirmó que podría ser precandidato presidencial dentro del Frente de Todos, expresando:  “No tengo problemas en ser parte de un proyecto colectivo desde el lugar que me convoquen”. 

Por su parte, el Movimiento Evita impulsa su partido La Patria de los Comunes, que, si bien ha venido coqueteando con Alberto Fernández, se reserva el derecho de ofrecer su poderosa construcción territorial a los candidatxs en danza. 

En tanto – y a pesar de su encendido discurso en el G 20, pronunciado ante poderosas figuras de las finanzas internacionales y organismos multilaterales de crédito, donde propuso que los países centrales introduzcan modificaciones estructurales al Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el BID -, con el 6% inflacionario de febrero se complica la condición de Sergio Massa como “candidato de unidad”, y se mantiene la de la vicepresidenta como gran electora. 

Por lo pronto, el canje de bonos logró una adhesión del 64%, dado que se refinanció deuda hasta 2025 por $ 4,3 billones. Se trata de una adhesión similar al nivel de enero pasado, pero por debajo de 2022.

Paralelamente, en la coalición opositora se han postulado el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta (considerado dentro de “las palomas” del sector) y – secundada por Ricardo López Murphy – la presidenta del PRO Patricia Bullrich (perteneciente al ala de “los halcones”), manteniéndose aún la figura de Mauricio Macri como la de quien tendrá la palabra final al respecto.

Mientras que en el seno del FIT – U se disputarán las candidaturas de Miriam Bregman y Nicolás del Caño (PTS, conducción actual del frente, de tendencia más bien obrerista) y Gabriel Solano – Romina del Plá (Partido Obrero, hegemónico en el movimiento piquetero)

Por último, la fórmula más gravitante de la derecha libertaria es la que encabeza el pintoresco diputado Javier Milei. 

La consultora Innovación, Política y Desarrollo (IPD) ha publicado una encuestaque baraja diferentes escenarios de competencia hacia los comicios de octubre, y uno de ellos impuso al economista anarco-liberal como el candidato presidencial con mayor intención de voto. El jefe de Gobierno porteño se presenta como el cambiemita más competitivo, y Cristina sigue siendo quien concentra mayor piso de votos en el oficialismo. 

De un tiempo a esta parte, un importante arco de analistas vaticina empate técnico en primera vuelta y grandes chances de triunfo para alguna expresión de la derecha en el ballotage.

Así, a punto de cumplirse 47 años del genocidio dictatorial, mientras cómplices de ese último gobierno de facto como el empresario Carlos Pedro Blaquier mueren impunes en sus casas, la memoria continúa siendo un capital en disputa, lo cual quedó de manifiesto ante el afortunadamente fallido intento de presentación del libro “La Estafa con los Desaparecidos”, del periodista José D’Angelo, que de no mediar la oportuna intervención de personal de la casa, se hubiera presentado en la Biblioteca del Congreso, reuniendo a la flor y nata del negacionismo vernáculo, como el Diputado Alberto Asseff, la abogada de golpistas Victoria Villaroel, y la pintoresca activista Cecilia Pando, presidenta de la autodenominada Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos de la Argentina… que naturalmente se ocupa de reivindicar y defender a militares y civiles comprometidos con el Proceso de Reorganización Nacional. 

Te puede interesar:   En el Día Internacional de la Mujer comenzó la Revolución Rusa

En tal contexto, la clase política de nuestro país se afana por celebrar con bombos y platillos 40 años ininterrumpidos de una democracia que exhibe el vergonzoso índice de 43.1% de pobreza, cuando nuevos flagelos como el narcotráfico disputan el territorio al activismo solidario, jugando como agente   del Estado capitalista profundo, que también “por izquierda” ejerce su rol de regulador social, como quedó de manifiesto con el atentado sufrido en un supermercado de Rosario perteneciente a la familia de la esposa de Leo Messi, o con la entrevista televisiva solicitada al programa GPS del Canal A24 (https://www.youtube.com/watch?v=G04qlm5lFos) por una banda de traficantes de la Villa “9 de Julio” de San Martin (Pcia. de Bs. As.) cuyos integrantes se mostraron enmascarados, ostentando armas de grueso calibre, y confirmando que el fenómeno hasta ahora localizado en la populosa ciudad santafesina se extiende a la largo y ancho del país como reguero de pólvora, obteniendo de las autoridades la incomprensible “respuesta” de volver a sacar las FFAA a la calle.  

Pese a semejante panorama, merecen destacarse algunas respuestas populares como la encarada desde la RED de Docentes, Familias y Organizaciones del Bajo Flores porteño, que enfrenta a estas lacras colectiva y valerosamente, en los siguientes términos: 

“Una vez más paramos y marchamos porque estas violencias que sufrimos como mujeres y disidencias trabajadoras, son violencia institucional porque se respaldan en un pacto con el Estado, que se muestra incapaz de brindar un sendero cuidado para que nuestres pibes y pibas vayan a la escuela, incapaz de remover las montañas de basura o iluminar nuestros pasillos para que no nos violen amparados en la oscuridad y la sordidez programada, que nos obliga a guardarnos cada vez más temprano en nuestras casas o inventar estrategias para llegar a salvo y vivir con miedo. 

Una vez más paramos y marchamos porque nos condenan a vivir en una ‘zona liberada’ por las ‘fuerzas de inseguridad’ que, sin embargo, están ahí, y de todos los colores, para hostigarnos, desalojarnos y reprimir nuestras legítimas protestas, pero nunca son competentes para evitar que nos dañen o nos droguen, sin nuestro consentimiento, para abusarnos en los boliches, como ocurre cada vez más habitualmente. Ni son competentes para impedir que las armas lleguen a las manos de los pibes antes que las oportunidades de estudio y trabajo digno. 

Una vez más marchamos en un barrio que es nuestro y que llenamos de amor, rebeldía y desobediencia en contra de quienes fomentan el uso de la violencia como única forma de ser ‘alguien respetable’. Nosotras decimos que hacernos vivir con miedo es una decisión política y nos organizamos para que, en lugar del miedo y la militarización como falsas soluciones, florezcan la lucha y los cuidados comunitarios”. 

Por su parte, el movimiento piquetero – actualmente más dinámico que la mayoría de lxs trabajadorxs sindicalizadxs, y  constituido mayoritariamente por trabajadorxs precarizadxs que reciben un Salario Social Complementario –  continúa a pie de calle reclamando una supervivencia digna para la mayoría de las familias humildes a las que asiste, estigmatizado por los medios hegemónicos y bombardeado por una Ministra de Desarrollo Social que si conoce de qué se tratan el hambre y la pobreza ha de ser por haber visto algún documental sobre el tema en el living de su lujosa casa. 

Recapitulando, puede que, hasta nuevo aviso, en el mundo que nos toca la derecha arremeta aferrada a la utopía del mercado, mientras que – desde la implosión del socialismo real – la izquierda se muestre a la defensiva y debatiendo nuevos horizontes.

Te puede interesar:   La construcción mediática de un estadista: A falta de plan buenos son virus

Pero cabe meditar las sabias palabras que dejó en su última visita a nuestro país Boaventura de Souza Santos, catedrático de la Universidad de Coímbra (Portugal), de estrecho contacto con movimientos sociales, campesinos, e indígenas del Sur Global, cuando expresó: “La gran victoria es reconstruir el pensamiento de izquierda, es necesaria la imaginación política. La democracia representativa es preciosa, pero insuficiente. No sabe defenderse de los antidemócratas. Para defenderse la democracia debe ser participativa”.

¡Y vaya si Nuestra América acumula un vasto patrimonio de experiencias en línea con esas ideas!.- 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *