ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Disociaciones, violencias, derecho a la resistencia y defensa popular

En varias charlas, mensajes, redes, actos de Apoyo al Pueblo palestino, en contra del genocidio que está llevando adelante el gobierno del Estado de Israel, nos hemos informado y formado en conocer la historias, las causas múltiples, complejas que han provocado el genocidio, las violencias en diversas formas, el apartheid, el despojo territorial, el extractivismo de aguas y de deseos de vivir en tierras que les pertenecen a lxs palestinxs.

Nos han atravesado sus luchas, sus dolores, hemos participado como organizaciones populares, territoriales, de DDHH, transfeministas de actos de indignación, de llantos por tantos asesinatos, bloqueos, torturas de dejarlos sin agua… Formas de represión que han sido permanentes, sistemáticas, con menor o mayor intensidad durante todos estos años, cerca de 70.

Recordaba con una semi sonrisa, comentarios de un viejo anarquista, que visitaba a su hijo, preso político peronista en la dictadura militar. El viejo decía con sorna, en épocas anteriores a Messi y Maradona,“en nuestro país hemos logrado tener el record de la iglesia católica más retrograda del continente, y de la comunidad sionista más a la derecha, haciendo negocios, formando colectividades que se callan con lo atroz del ataque a jóvenes judíos militantes, asesinados, desaparecidos, presos políticos”.

Estas observaciones que mostraban una época, son antecedentes de censuras actuales, de cancelaciones de músicos internacionales, de periodistas, de redes que se atreven a denunciar la masacre en Palestina por parte del estado de Israel. Y volvemos a escuchar motes, deslegitimaciones, estigmatizaciones para callarnos. Lxs que cuestionamos la política del apartheid, de los ataques indiscriminados contra Gaza y Cisjordania somos antisemitas, odiamos a las judíxs.

Y recordamos los motes de planerxs, locas, putos, travas, maricas, putas, terroristas, desviados, vagxs, cabecitas, negrxs… muchas palabras horribles, que atacan a nuestras subjetividades personales y de las organizaciones. Pero desde lo colectivo, desde las luchas, hemos logrado resignificar algunas. Y a veces le dimos una vuelta y las llevamos con orgullo, desafiantes, para permitirnos unirnxs con iguales, con personas al quienes nos han querido marginar los sistemas clasistas, racistas, heteronormativos, de asco total.

Qué ataques furibundos han tenidos lxs compas del FIT, por acompañar al pueblo palestino… ataques personales y a las organizaciones, cuanto macartismo impulsado por periodistas fachos o reformistas, que son empleados, muchos de ellxs, de empresas privadas, que usan esos poderes para atacar a organizaciones colectivas, con muchxs integrantes, adherentes, votantes. Y a muchas cumpas diputadas, candidatas, electas en varios casos; que se atreven a meter en debates, en las cámaras legislativas posicionamientos internacionalistas de solidaridades básicas frente a tantas injusticias.

Te puede interesar:   Estados Unidos. Otro crimen racista: siempre repudiable, pero no el único

Y retomo el título, “disociación”. No es mío, se lo escuche en una charla en el sindicato de Prensa de La Plata, el SIPREBO, a Leandro Albani, un conocedor de políticas, confrontaciones, del llamado Medio Oriente. Un groso este periodista comprometido con pueblos que luchan…

Albani decía, rescatando las miles de manifestaciones a nivel internacional, lo que podemos ver en las redes y poco en los medios hegemónicos; de pueblos apoyando y denunciando lo que pasa en el ataque histórico contra el pueblo palestino. Lo vemos en Londres con drones que muestran la masividad, en Paris, en España; en muchos lugares del Abya Yala, en los estadios de futbol en Chile; y él nos contaba que también había muchas movilizaciones en Turquía, en Egipto, en pueblos que habían participado la llamada primavera árabe.

Y planteaba que había una disociación entre las respuestas solidarias de los pueblos internacionalistas y las políticas de los gobiernos de Europa, EEUU, reflotando acuerdos históricos y condescendientes con el estado sionista de Israel.

Tan horrible como las amenazas a activistas de ddhh en nuestro país son las noticias espantosas que nos llegan por Meritxell, que vive en Mallorca y tiene una amiga docenta en Berlín, Alemania: el “Departamento de Educación, Juventud y familia del Senado”, órgano estatal, que se dirige a directoras y directoras de las escuelas de Berlín, plantea que lo que pasó con el atentado de Hamas “repercute en la convivencia pacífica de las escuelas de Berlín”. Rescata “la tolerancia” pero prohíbe cualquier manifestación de apoyo a Palestina, por ejemplo “pegatinas, adhesivos de Palestina libre”, prohíbe también “el uso de prendas relevantes la kufiya, conocida como el chal palestino”, no se puede gritar “Palestina libre”, porque “ponen en peligro la paz escolar”.

Es más largo y adjunto para que se lea (ver aquí), porque solamente verlo impreso es posible de creer…  Pordió qué avances derechosos en países que han sufrido guerras, discriminaciones, en lugares donde hay archivos de historias de luchas.

En todos lados se cuecen habas… dice el dicho popular; y pienso en el apoyo explícito de Massa durante el período electoral al gobierno genocida de Netanyahu; y al presidente electo flameando la bandera de Israel, símbolo de la colonización y tortura contra el pueblo palestino.. Me dirán “¿qué querés?” con estos representantes de progresismo vacilantes o fachos explícitos como Milei y su banda…

Te puede interesar:   Cómo mata el viento norte

Los cumpas que participaron en la charla en SIPREBO, planteaban con optimismo, que esas manifestaciones en los países de origen árabe, o cercanos en culturas, historias, con el pueblo palestino, iba a tener un costo en las políticas estatales de esos gobiernos.  No me da el conocimiento para analizar con profundidad estas aseveraciones, pero me gustaron, así que las adscribo y las sueño…

Pero nos emocionamos con actuaciones de Ska-p con las remeras y banderas palestinas, cantando intifada… y la sumamos a las concentraciones, movilizaciones que hemos podido construir desde los sectores populares.

¿Sabés que en Chile hay un club que se llama Palestino? Me dice un amigo futbolero…  Gugleo y me encanta, la verdad es que a veces siento que el mundo que ancho y ajeno, a veces se nos escapa, y no podemos abarcarlo con toda la información.

 Levantamiento de los pueblos contra las injusticias

Cuando estaba reflexionando, pensando cómo decir tantas cosas que siento, llega por face algo que publica Saraca, recordando un escrito de la grosa Norita Cortinas, Madre de Plaza de Mayo, en 1995. Muchos años pasaron, pero tienen una actualidad asombrosa, y ahí me volví sobre mis mismos pensamientos, nuestras propias tijereteadas de analizar las sociedades, las vidas como fotografías actuales, y cuántos errores cometemos las personas y las organizaciones populares, de izquierda.

Comparte Saraca, diciendo que se queda con el texto, en tiempo de reapariciones de discursos apologistas del genocidio (y de tibiezas), y elige estos fragmentos:

“… hay una capa de ocultamiento sobre luchas armadas y hubo lucha armada. Hay que tomar conciencia de que eso no justifica las desapariciones. La argumentación que justifica las desapariciones por la lucha armada es la de los represores. Formó parte de la campaña militar dirigida a la conciencia social para justificar las represiones. En la Constitución nacional y en la doctrina de la iglesia admite el levantamiento armado de los pueblos contra las injusticias. Reconocer que hubo lucha armada es una responsabilidad revolucionaria…”

Y este texto, es uno de lo que nos permite entender qué pasa en Gaza, en Cisjordania; entender como los pueblos cansados, agotados de tantas torturas de todo tipo, tanta colonización sobre sus vidas y territorios, tienen derecho a defenderse.

Por etapas en diferentes momentos históricos, en diversos países; cuando se trata de ocultar genocidios, asesinatos a mansalva; aparecen los ataques a las resistencias, toman diferentes formas, pero las lógicas son las mismas. 

Te puede interesar:   Memoria ancestral: Ezeiza

Y se empieza a pensar, como dice Norita sobre las víctimas buenas, inocentes, y las víctimas malas que tomaron las vías armadas… Lo importante es no hacer juicio de valores, no pensar que el mundo son nuestros ombligos…

Si queremos analizar y, en parte, entender realidades de resistencias, es ver la complejidad, las historias que tienen las sociedades que se defienden…

No me atrevería ni a defender a ultranza, enloquecidamente, luchas armadas de resistencias, con acompañamientos populares; pero tampoco saldría con la muletilla “son terroristas”, con un poder de síntesis macarto para explicar o no querer explicar realidades con atravesamientos coloniales, de despojos, religiosos, culturales.

Esto que digo, que decimos, no es para los demás, ni consejos de “viejxs vizcachas”, sino para nuestras propias organizaciones, para las que queremos cambiar el mundo.

En esto estamos… seguimos haciendo banderas palestinas, murales, charlas, actos, reclamando a los gobiernos, aplaudiendo a representantes estatales de países del Abya Yala que retiran embajadores en Israel, o salen apoyar a la lucha palestina como es el caso del gobierno de Colombia, entre otros… Toda una jugada en este concierto complaciente con el estado sionista de Israel.

Como parte de las convocatorias y asambleas que se están haciendo en distintas ciudades del mundo, el 25 de noviembre “Día internacional contra la violencia machista”, se unirá con la “Acción Feminista global en apoyo al pueblo palestino”.

Actividades muy valiosas, colectivas, feministas, transfeministas, internacionalistas. Resistencias defensivas y con procesos de construcciones, que por ahora luego del bajón de las elecciones donde ganaron castas de hambreadores, fachos, negadores de historias. Hoy más que nunca están nuestros derechos a la defensa frente a lo que está y lo que vendrá. No nos callamos nada, superando miedos, bajones, incertidumbres, críticas y autocriticas, seguiremos. No nos queda otra, es el grito que nos decimos cuando nos abrazamos, cuando leemos, cuando tenemos ganas, cuando levantamos a cumpas muy golpeadxs, cuando nuestros optimismos están para atrás pero saldremos. Ya se está viendo.

Tenemos que inventar, crear, mover neuronas colectivas para que podamos, en correlaciones de fuerzas difíciles, parar estas mierdas de capitalismos, patriarcados, extractivismo, racismos, colonizaciones.

Celina Rodríguez Molina. Espacio de género del FPDSCP/ Feminista del Abya Yala/ Integrante de la Catedra Libre Virginia Bolten. UNLP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *