ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Entrevista. Sebastián Sayago: “El pueblo movilizado es el límite infranqueable para el gobierno de Milei”

Escuchá la nota

Entrevista a Sebastián Sayago, docente de la UNPSJB de Comodoro Rivadavia, sobre el escenario que se abre con el nuevo gobierno electo de Javier Milei a partir del próximo 10 de diciembre en Argentina.

La Izquierda DiarioEl 19 de noviembre pasado en el balotaje ganó la derecha de Milei, ¿qué opinión tenés al respecto? ¿Qué expresó el resultado para vos?

Sebastián Sayago: El triunfo de Milei es el síntoma de una crisis profunda del modelo capitalista en Argentina. Expone con brutalidad los límites del progresismo, encarnado en el kirchnerismo, ese modo de gestión del Estado que amplía un poco algunos derechos ciudadanos, desarrolla políticas sociales de contención de la pobreza, explota públicamente un discurso nacionalista y estatista, a la vez que defiende los intereses de los grandes sectores capitalistas.

El capitalismo humanizado es rechazado por los grandes grupos económicos, porque pretenden aumentar sus ganancias con las menores concesiones posibles, y también por los trabajadores y los jóvenes, porque ven un Estado débil e insuficiente, una sociedad injusta y, por supuesto, corrupción en el campo de la política oficial. Y, desde el 2015, el kirchnerismo condujo el barco de este capitalismo con ánimo suicida, buscando el iceberg que pusiera fin a su travesía y lo mandara al fondo. Y ese pedazo de hielo apareció en estos últimos años y cumplió su función.

La Izquierda DiarioMilei representa otra versión del capitalismo, más radical y más autoritaria. Sin embargo, tanto la alianza con Macri como el proceso de armado del gabinete confirma la idea de que lidera un grupo en el que, al menos por ahora, prima la improvisación. ¿Consideras que el de Milei será un gobierno con contradicciones y muchas debilidades?

Sebastián Sayago: Sí, Milei expresa la voluntad de un capitalismo ultraliberal, que prioriza sin disimulo las ganancias empresariales a costa de los derechos sociales, de la soberanía nacional, de lo colectivo. Si bien intenta presentar el resultado electoral como el éxito del ideario liberal, lo cierto es que mucha gente lo votó solo para ponerle fin al kirchnerismo. Sus ideas no tienen la legitimidad que proclama.

De hecho, el cambio de nombres en el gabinete y los sucesivos cambios en su agenda de gobierno indican que su entorno y él mismo saben que una gran parte de la sociedad no lo va a acompañar en la aplicación de la motosierra. Por eso es que se resignó a ser finalmente “el gatito mimoso del poder económico”.

Te puede interesar:   La doble vara frente a la protesta

Por un lado, no le queda otra que actuar como lo que es. Por otro, esa subordinación a los sectores capitalistas le puede proporcionar el sostén mediático que va a necesitar, sobre todo cuando deba enfrentar procesos de lucha y resistencia en todo el país. Igualmente, habrá que prestar atención a las tensiones internas de este grupo de gobierno, basado más en la ambición y en la desconfianza recíproca que en un programa claro y coherente. Y, como si fuera poco, seguramente también influya en el proceso las características sociopiscológicas del mismo Milei.

Desde el 2015, el kirchnerismo condujo el barco de este capitalismo con ánimo suicida, buscando el iceberg que pusiera fin a su travesía y lo mandara al fondo

La Izquierda DiarioEl próximo 10 de diciembre, cuando asuma Milei, estaremos ante una nueva historia que recién comienza, ¿qué similitudes o diferencias le ves con gobiernos como el Macri o Menem en los ’90 en Argentina o con el de Bolsonaro o Trump en Brasil y EEUU?

Sebastián Sayago: Creo que, en los hechos, en lo referido a las políticas concretas, va a ser muy parecido al de Macri. Intentará algunas reformas estructurales, lo que podría asemejarlo a Menem, pero no dispondrá de los mecanismos de poder suficientes para lograrlo. La crisis económica, las políticas de ajuste y el avasallamiento de derechos sociales van a promover un clima de gran conflictividad y eso va a producir cambios tanto en la sociedad (sobre todo, en quienes lo votaron) como en políticos de la casta que especulen sobre la conveniencia de apoyarlo o no.

En el plano de lo simbólico, va a tratar de producir un discurso similar al de Trump y Bolsonaro. Apostará a un efectismo retórico para llamar la atención, representar su singularidad y tratar de mantener gran parte de las adhesiones que recibió en campaña.

La Izquierda DiarioAhora comienza una nueva etapa, ¿qué escenarios ves en el corto y mediano plazo para el nuevo gobierno y para la oposición tradicional del PJ? ¿Y qué rol jugaran los gobernadores y el parlamento en los próximos meses o años?

Sebastián Sayago: Creo que el gobierno se irá debilitando por conflictos internos y por los que generen sus propias acciones. Si bien, como mencioné recién, las políticas de Milei tendrán semejanza con las de Macri, también está lo que ellos consideran como una experiencia de aprendizaje.

Te puede interesar:   Myriam Bregman: el precio de la coherencia y la valentía

Tratarán de ir más rápido, hacer reformas más profundas, pero, en estas condiciones, eso solo aumentará el conflicto social. La criminalización de las protestas sociales y la represión tienen sus límites incluso en la democracia burguesa.

Y es previsible que una parte importante y heterogénea del justicialismo intente reposicionarse desde la oposición, especulando con una vuelta al gobierno luego del fracaso del que va a empezar ahora. En principio, obedecerá a liderazgos sectoriales (burócratas sindicales, gobernadores, legisladores, referentes de movimientos sociales), a la vez que buscará la emergencia de una figura que permita reciclarlos a todos, como supo hacer Néstor Kirchner.

“La crisis económica, las políticas de ajuste y el avasallamiento de derechos sociales van a promover un clima de gran conflictividad”

La Izquierda DiarioPor último, la motosierra de Milei no es contra la casta de políticos millonarios al servicio de los grandes empresarios, y ya anuncia un verdadero plan de guerra contra las mayorías populares desde el día 1 de su gobierno. ¿Qué fuerzas ves vos en la clase trabajadora, el movimiento de mujeres y la juventud combativa para enfrentar este ataque?

Sebastián Sayago: En este escenario, es fundamental el rol de los trabajadores que peleen frente al deterioro salarial o frente a los despidos, las mujeres que luchen frente al avasallamiento de los derechos que han conquistado y el de una juventud que rechazará el ultraliberalismo de Milei y que no querrá volver al capitalismo humanizado del kirchnerismo. También continuará el movimiento socioambiental, que viene luchando contra el saqueo extractivista desde hace décadas. El pueblo movilizado es el límite infranqueable para el gobierno de Milei.

La lucha de clases será más evidente ahora porque no habrá un Estado que prometa equilibrios y consensos entre empresarios y trabajadores. La burla detrás de la expresión “argentinos de bien” va a quedar rápidamente expuesta y se pondrá de manifiesto que la lucha de fondo es entre los capitalistas y los trabajadores que pelean por su derecho a una vida digna. No es entre los “argentinos de bien”, por un lado, y los vagos y corruptos, por otro.

Te puede interesar:   #AbortoLegalYa: las claves del dictamen que se firma hoy

La Izquierda DiarioMyriam Bregman señalaba en un reportaje que “La espera no puede ser pasiva, hay que debatir qué vamos a hacer cuando nos ataquen”. ¿Qué rol debe jugar la izquierda en este nuevo escenario?

Sebastián Sayago: Las fuerzas de izquierda están ante un enorme desafío. Tienen que participar activamente en los procesos de lucha y resistencia. Esto es algo que siempre lo hacen, sin embargo, no ha sido suficiente para torcer la historia de despojo y empobrecimiento ni para fortalecer a la izquierda misma y convertirla en movimiento contrahegemónico capaz de disputar el poder.

También sería importante que se avance en la consolidación del FIT-U no solo como herramienta electoral, sino también como espacio de discusión y de elaboración de un programa revolucionario. Para eso, es necesario tanto ampliar el frente como reducir el nivel de competencia interna entre los partidos que lo componen.

La Izquierda Diario¿Querés agregar algo más?

Sebastián Sayago: Tal vez, en esta etapa que se abre, además de acompañar todas las luchas sociales, desde el FIT-U se puedan organizar instancias de debate de base, con el fin de encontrar consensos, ajustar diagnósticos y elaborar propuestas superadoras. Pienso en asambleas locales que aporten insumos para asambleas regionales y, finalmente, para asambleas nacionales. En eso que se llama “el territorio” hay esferas donde la izquierda todavía no ha llegado, donde el peronismo ha desaparecido y donde, mediante las redes sociales y las acciones de micromilitancia que estas incentivan, sí ha llegado la ultraderecha. Y ahí hay mucha gente que quiere ser escuchada y tiene mucho para decir.

* Sebastián Sayago es doctor en Filosofía y Letras (orientación Lingüística), Magister en Metodología de la Investigación Científica, Profesor y Licenciado en Letras, en el Departamento de Letras de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y es Investigador Adjunto de CONICET.

Fuente: La Izquierda Diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *