ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Milei – Caputo y de cómo la motosierra no es contra la casta

Los anuncios del ministro de Economía Luis Caputo, en línea con lo anunciado por el Presidente Milei, comienzan a poner claridad con lo que quieren decir con eso de la libertad.

El rápido comunicado de Kristalina Georgieva directora gerente del FMI también.

Ha escrito: “Celebramos las medidas decisivas anunciadas hoy por el presidente Javier Milei y su equipo económico”.

Cada vez que el Fondo ha hecho una aseveración como ésta, aumentaron los padecimientos del pueblo trabajador.

Como expertos planificadores de la miseria, las medidas parecen guiarse por un axioma implacable: para superar la inflación y la pobreza aumentaremos la inflación y la pobreza, anclando o congelando los salarios y jubilaciones, a la espera de que con la “saturación” todo mejore.

Mientras tanto han apuntado sin pudor contra el trabajo, los salarios y las jubilaciones. Pero no se olvidaron de la medicina amarga de los planes de ajuste: una gran devaluación luego de la cual el mismo Caputo afirma: “Vamos a estar algunos meses peor que antes con respecto a la inflación”.

Es un plan inflacionario porque combina una gran devaluación con tarifazos al transporte y a la energía.

Su implementación irá dejando en claro que con el plan motosierra las mayorías populares sólo podemos esperar rebaja de salarios y jubilaciones y pérdida de puestos de trabajo en el Estado y en el sector privado. Esto último ya está preanunciado con la anulación de nuevas licitaciones para obras públicas y la cancelación de las que aún no ha comenzado.

Ahora bien, la ancha avenida del ajuste reserva una mano con sentido inverso: la de los ganadores comenzando por el sector financiero y las empresas mineras, industriales y agrícolas exportadoras a quienes le vuelven a acomodar un dólar que abulte aún más sus superganancias.

Te puede interesar:   Los Bachilleratos Populares en la encrucijada. De realidades y perspectivas

Hay otros ganadores: las empresas en pleno festival de las remarcaciones.

Solo por citar algunas: Ledesma, Arcor y Molinos Rio de la Plata son tres poderosas empresas del sector de la alimentación 

Entre las tres obtuvieron este año ganancias netas por 68.000 millones de pesos en este año, y las tres elaboran productos cuyos precios se incrementaron en un año a un ritmo mayor que la inflación general. Estas compañías alimenticias no venían de tener pérdidas, más bien todo lo contrario. Las firmas del sector que cotizan en bolsa y poseen prácticamente el monopolio en distintas líneas de productos venían mostrando ganancias extraordinarias.

El gobierno entrante sabe que la concreción de su programa causará dolor y sufrimientos en los y las de abajo. Y sabe o sospecha también, que quién siembra miseria recoge rebeldías. Por eso también esgrime la amenaza represiva que siempre camina detrás de cada ajuste.

De nuestro lado algunas certezas.

Sabemos de nuestro derecho a vivir dignamente y no vamos a pedir permiso para ejercerlo. La salud, la educación pública la defensa del medio ambiente no se venden, se defienden.

También sabemos que nuestra fuerza se potencia colectivamente desde las asambleas de base y las reuniones de cuerpos de delegados y delegadas, desde las coordinaciones necesarias, de ir uniendo lo diverso con paciencia y perseverancia,

Que siempre es necesario identificar con claridad a los y las responsables de nuestros males sabiendo es imposible mejorar la situación de los trabajadores sin afectar las ganancias empresarias y continuando con el pago de una deuda ilegítima y fraudulenta

Que lo inmediato es reclamar reapertura de paritarias y aumento de emergencia para la clase trabajadora activa y jubilada y un urgente incremento del Salario Mínimo Vital y Móvil, también tenemos que decir que luchamos por cambios de fondo sobre las causas estructurales de las injusticias.

Te puede interesar:   Ante la vista del embajador norteamericano a la ciudad de Bahía Blanca

Ahora bien, tenemos la obligación de señalar que el ajuste no comenzó ahora; al igual que la lucha de la CTA Bahía Blanca y sus sindicatos afiliados siempre fuimos consecuentes con el reclamo y la movilización cuando de vulneración de derechos se trataba.

Este gobierno de Milei que pretende implementar un plan de ajuste brutal, es consecuencia y responsabilidad en parte, de gobiernos anteriores que privilegiaron acuerdos con organismos de financiamiento externo, las grandes corporaciones, el gran capital por sobre la satisfacción de los derechos más elementales para el pueblo.

Una inflación anual de tres dígitos, una mensual de dos, más del 50% de la población sumida en la pobreza e indigencia, salarios y jubilaciones depreciados, entre otras cuestiones, son acabada muestra del germen que permitió y utilizó Milei para llegar a la presidencia.

Es por todo esto que frente al plan Motosierra, desde la CTA Bahía Blanca, preparamos la confrontación, apostando a construir las articulaciones que nos unan desde abajo, teniendo como premisa aquello de que el hambre es un crimen y que los derechos no se mendigan, se ganan con la lucha

Y que lo haremos como hasta ahora con plena independencia política con respecto a las patronales, el Estado, los gobiernos y los partidos político; buscando en cada compañero o compañera aunar las fuerzas que nos estremecen ante tantas ofensa y atropellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *