ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

“¿Limpiaron?” Al 3er Malón!

Los integrantes de distintas comunidades jujeñas del 3er. Malón de la Paz afirmaron que ayer, viernes 15 de diciembre, retornarían a la provincia de Jujuy después de haber acampado desde el 1° de agosto en Plaza Lavalle frente a Tribunales, frente a un Palacio de una justicia para nada ciega que sabe muy bien a quien mirar y a quien volverle el rostro, de letras muertas que amparan dilaciones y eternas demoras del todo injustas. Y pese a ello, con su paciencia mineral aguardaron día a día y mes tras mes un fallo ante los avasallamientos legales del gobierno de Morales mediante una Reforma de la Constitución jujeña tan reaccionaria como viciada de nulidad que apunta sin ninguna duda al manejo discrecional del “litio y tierras raras” y del agua, de hecho, Gerardo Morales desde la gobernación se asume como un eficiente empleado de las corporaciones y hasta les reforma la Constitución Provincial para ajustarla a medida de sus empleadores. Casi 70 años después del Malón de la Paz de 1946, estos maloneros vinieron a reclamar prácticamente lo mismo demostrando la circularidad de la historia de injusticias que padecen las comunidades.

Uno de los micros que debía llevar a parte de los maloneros se descompuso lo que postergó la partida del día viernes. En tanto, Jorge Macri, nuevo intendente de la ciudad de Buenos Aires, demostrando una absurda sobreactuación de fuerza realmente bruta, envió como se advierte en la foto una cantidad desmedida de policías vestidos para la guerra para llevar a cabo un exitoso “desalojo” que los pacíficos jujeños estaban decididos a llevar a cabo. Sin duda busca fingir que su “firme determinación” consiguió el “desalojo” que los mismos kollas resolvieron de antemano. Evidentemente este Macri (que no en vano lleva ese apellido) aplica el dicho: finjamos que los milagros son obra nuestra. El título de la nota de Perfil (16/12/2023), hace hincapié en la limpieza e higiene de la plaza donde los kollas aguardaron una justicia que no llega hacia abajo, que solo mira para arriba racionalizando al Estado, recortando empleaos o adecuando el dólar a gusto de los exportadores y los precios a pedido de los fabricantes. La nota resalta en forma llamativa que “el dispositivo policial, según sus responsables se enmarcó en cuestiones de higiene” lo que parece traslucir un cierto tufillo racista de las autoridades municipales. En 1946 el malonero Hermógenes Cayo anota en un cuadernito que hace las veces de su Diario: “Si no hay justicia que no haiga leyes…” Sin embargo la historia es larga y un día habrá rendición de cuentas. Es lento, pero viene…

Te puede interesar:   Que se escuche Inacayal

Marcelo Valko

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *