ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

20/12. Voces de una movilización inevitable en vísperas del decretazo

Cobertura conjunta para Tramas.ar y Contrahegemonía Web

Aunque opacada por los anuncios del 20 a la noche, la movilización ocurrida horas antes, recordando la revuelta de 2001, tuvo relevancia para la resistencia que sigue. El primer dato es que el protocolo no se pudo aplicar, más allá de lo que digan los medios títere. Cien organizaciones convocaron y miles ocuparon las calles en Ciudad de Buenos Aires con mucha diversidad de sectores y generaciones. Se llegó a la histórica Plaza de Mayo, y la represión, a pesar del operativo marcial, no fue la noticia central. También se realizaron marchas en diversas ciudades del país. Las movilizaciones recordaron la resistencia y las víctimas del 2021, denunciaron el plan motosierra de Milei y el FMI y exigieron un paro nacional y plan de lucha contra el ajuste. En CABA, la marcha pudo trascender la instalación del miedo estilo 1984, comandada por un equipo que intentaba remedar ridículamente un concejo de seguridad yanqui. Y el hecho de que el pueblo salió a la tarde, aportó a habilitar las decenas de cacerolazos post DNU hasta horas de la madrugada.

En esta nota recuperamos algunas de las expresiones de participantes de la primera movilización masiva contra el gobierno de Milei & CIA.

Claudio Katz, integrante de Economistas de Izquierda, que ingresó a la Plaza con la columna del Encuentro Memoria Verdad y Justicia, rescató el propio hecho de la realización de la movilización como la primera batalla. “El gobierno lanzó todas las amenazas posibles, intentó una campaña de miedo y presión, amenazó a los trabajadores, a los compañeros desocupados. Creó un clima bélico para que nadie venga y estamos acá en la plaza”, afirmó.

Te puede interesar:   Perú movilizado: hacia la Tercera toma de Lima el 19 de julio

Por su parte, Vilma Ripoll, dirigenta del Movimiento Socialista de los Trabajadoras remarcó el rechazo por parte de la justicia de los habeas corpus preventivos que se presentaron desde las organizaciones, y que le podrían dar carta blanca a la represión. A su vez, rescató que al protocolo se lo combatió en las calles.

Claudia Korol, educadora popular y feminista, integrante de Pañuelos en Rebeldía se mostró emocionada en la Plaza de Mayo: “el momento en que logramos tomar la calle fue un momento épico y mostró la capacidad de resistencia que tiene nuestro pueblo, así como el 19 y 20 que estuvimos en esta misma plaza y sintiendo la presencia de todos los y las caídas en esa jornada”. Destacó de esta forma, la desobediencia al protocolo como un combate al miedo.

Para el periodista y economista Alejandro Bercovich “nunca se cortaron tantas calles como este año”, en referencia al enorme operativo represivo desplegado en la ciudad. “Si el objetivo era que se liberaran las calles no funcionó el protocolo”. Y agregó, “si el fin era amedrentar, estamos acá ejerciendo nuestro derecho a no solo a recordar a esos 39 muertos de la represión” de 2001 sino “a denunciar el plan de ajuste actual”. Para el comunicador “el gobierno va a terminar recalculando porque es insostenible avanzar solo con el resultado de una elección en contra de todos los resguardos que tiene la democracia”.

En referencia a este plan de ajuste, Claudio Katz señaló que no tiene precedentes “esto no es comparable a Martínez de Hoz, a Cavallo o a lo que vimos en el pasado”. Según Katz, se atropella “cualquier principio democrático republicano”. Detrás de las medidas “está la clase dominante de la Argentina y los poderes globales dándole un apoyo implícito para ver si este hombre puede doblegar al pueblo argentino”, agregó.

Te puede interesar:   Cecilia Pando confirmó que hubo conversaciones con Villarruel y el entorno de Milei por la libertad de los genocidas

Los movimientos populares estuvieron presentes en la movilización, aunque con una presencia menguada luego del operativo mediático de extorsión oficial, amenazando con la quita de programas sociales a quienes se manifestaran, además de identificación de militantes para judicializarlxs.  Al respecto, Korol afirmó que “si nos gana el miedo y aceptamos la recomendación que, incluso, algunos sectores populares están dando de guardarse, es hacerle una buena parte del trabajo de limpieza que la derecha está necesitando”. Según la referente, al miedo “se lo combate estando juntos en la calle, cantando, abrazándonos”. Y culminó “Esos compañeros y compañeras que hemos luchado mucho tiempo juntos y que hoy sienten que no pueden estar acá, les digo que acá estamos creando una plaza donde hay lugar para todos y todas”.

Raúl, integrante de Jubilados Insurgentes, también señaló la importancia de la unidad del pueblo trabajador, ocupado, desocupado, precarizado, jubilado para enfrentar lo que se viene. Porque, señaló “el ajuste a los trabajadores de hoy, es el fin de las jubilaciones en el futuro”.

Desde el MULCS (Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social), Ignacio, reivindicó que a pesar de las presiones, “somos miles en las calles en esta fecha”. A su vez, planteó un desafío a futuro para las organizaciones del campo popular “lo importante es poder lograr los niveles de articulación de unidad suficiente para poder plantear un programa político que derrote esta política de ajuste que está implementando el gobierno”.

Por su parte, Katz también se refirió a aquella dirigencia popular que tiene dudas de movilizar durante esta etapa: “están muy equivocados. Estamos frente al gobierno más frágil de los últimos años, que intenta imponer el plan más duro. Para él hay una contradicción: “Este es un gobierno cuyo gabinete es casi una payasada, carece de Senadores y de Diputados propios, de una fuerza política propia. No tiene tradición y autoridad y se lanza a un ataque sin precedentes”. Y concluyó: “este es el momento de aprovechar esta fragilidad del gobierno para generar la respuesta, si nosotros en cambio no movilizamos y lo dejamos avanzar, el gobierno va a ir consiguiendo la fuerza que hoy no tiene. El tiempo juega a favor de ellos si nos desmovilizamos, y el tiempo juega a favor nuestro si respondemos en forma digna, firme y contundente”.

Te puede interesar:   Aborto y elecciones: la fascinación de incomodar y no retroceder

Horas después de esta histórica movilización a 22 años del Argentinazo, el presidente Javier Milei anunció un Decreto de Necesidad y Urgencia con medidas para una restructuración del país en los términos más conservadores e inequitativos posibles. Inmediatamente, decenas de cacerolazos se instalaron en las calles y las plazas de las ciudades más grandes del país. El protocolo tampoco funcionó en la noche del 20 de diciembre.

En este escenario terrible para las mayorías, se avizoran en el horizonte nuevas luchas, coordinaciones, quizás hasta novedosos repertorios, y formas políticas populares. Haber movilizado sobre la Plaza de Mayo a pesar del protocolo del miedo tuvo una función central: tender puentes hacia la historia reciente, para una resistencia que se torna inevitable.

One thought on “20/12. Voces de una movilización inevitable en vísperas del decretazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *