ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

19 y 20 de diciembre del 2001, lucha de clases y derechos humanos

Como no podía ser de otra manera, vamos a seguir en la senda de presentar de manera crítica tanto la historia como la manera en la que son exhibidos los derechos humanos. El año 2001 es un hito histórico desde donde consideramos necesario reflexionar sobre nuestra realidad, en esta sintonía es de resaltarse que producto de las formas de acumulación del capitalismo en su etapa  neoliberal, se desarrolla en ese año 2001, una fuerte crisis del modelo económico y social que desemboca en la gran pueblada y rebelión que, bajo las consignas “que se vayan todos” y “piquete y cacerola la lucha es una sola” provocaron un enorme sismo en el régimen de opresión estatal.

Esto derivó en distintas interpretaciones ejecutadas por quienes gobernaron posteriormente, desde el kirchnerismo la política desplegada fue de incorporación de una sector de los movimientos sociales y piqueteros al gobierno y un relato que buscó mostrar al kirchnerismo como hijo genuino de esa pueblada para legitimar su gestión de gobierno.

Ahora llegamos al gobierno de la Libertad Avanza que, con un discurso en contra de la clase política, usa el “que se vayan todos” para reinterpretar las motivaciones que produjeron la pueblada y rebelión popular del 2001.Por ello es necesario aclarar que el pueblo se levantó contra las medidas económicas neoliberales muy parecidas a las que ahora despliega Javier Milei.

Al mismo tiempo es fundamental comprender que el rol de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner fue el de salvar el régimen político, económico y social para restaurar la hegemonía de las clases dominantes manteniéndose como clase dirigente, restituyendo además la legitimidad del Estado capitalista.

Te puede interesar:   La adolescencia tan temida. Un recorrido profundo por las estadísticas delictivas del territorio bonaerense

Ahora bien, siempre tratando de pensar a contrapelo, desde las clases subalternas y no desde las clases dominantes y el Estado capitalista, la gobernabilidad institucional produce facciones de clase dominante que se disputan el poder estatal, desde el 2001 al presente son dos bandos que cambian de nombre partidario, pero que en resumen son peronistas o neoliberales.

Con ello el antagonismo es, desde el 2001 hasta nuestros días, entre la clase dominante capitalista ya sea neoliberal o keynesiana contra las clases subalternas con énfasis en la clase social que vive de su trabajo. Es así que podemos trazar desde el 2001 al presente una continuidad de violaciones a los derechos humanos económicos, sociales, culturales y ambientales como por ejemplo el derecho a la alimentación adecuada, a la vivienda, a la salud entre otros.

Las estadísticas nos indican similitudes en términos de pobreza entre el 2001 y el presente, pero hasta ahora la clase dominante ha sabido mantener la gobernabilidad estatal capitalista mediante el consenso y la coerción, generando un acartonamiento de los procesos formativos e ideológicos de la militancia, llevando al grueso de las organizaciones a sumergirse y disputar el funcionamiento del Estado formando parte o dando gobernabilidad a una u otra facción partidaria de la clase dominante. Se ha con ello forjado una militancia con anteojeras, micropartidaria y aislada.

Es esta historia reciente, de estatismo pendular por parte de las organizaciones sociales y de los gremios y sindicatos, los que generaron las mejores condiciones de posibilidad para el plan que propone Milei. Los ataques desde el Estado y las empresas mediáticas, los intentos y las victorias que permitieron restaurar la gobernabilidad capitalista, deben dar paso a una alternativa independiente.

Te puede interesar:   Entre izquierdas y derechas: el discurso y la mala diagnosis progresista, nacional y popular persiste

Finalmente sabiendo las luchas que vienen, recuerden que los derechos humanos son un programa de lucha y emancipación en tanto y en cuanto sean pensados y llevados a la práctica desde nuestra propia clase.

Para todos, todo

Damián Ravenna

Presidente

Asamblea Permanente por los Derechos Humanos Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires

APDH ZONA NORTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *