ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Comunistas de Estocolmo. No hay solución sin revolución

Contra los mitos libertarianos del individuo aislado y la competencia, por la vigencia de la revolución social.

“Puede ser que haya gente que sufre del síndrome de Estocolmo”
Javier Milei

Deberíamos decirlo simple y claro. No habrá ninguna solución real sin una verdadera revolución. Hay que atreverse a decirlo a boca de jarro, en todos lados, a toda hora. Puede que al principio suene abstracto o esotérico. Pero habría que decirlo igual. Y luego explicar con calma y paciencia. Pero lo primero es plantar bandera, y hacerlo de la manera más radical. Si una lección deberíamos aprender las izquierdas de los derechistas libertarianos es la misma que deberíamos haber aprendido de los neoliberales (padres y madres de los libertarianos actuales): que no hay que tener miedo a hablar en los más puros términos ideológicos, sin concesiones intelectuales al pragmatismo.

Lo que hay que decir muy contundentemente es que progresistas, por un lado, y libertarianos o neoliberales, por el otro, comenten el mismo error: creer que el Estado es la clave de la vida, ya sea para bien o para mal. Pero no es así: la clave en nuestras sociedades es la propiedad privada. Esa propiedad privada de los medios de producción en manos de unos pocos que priva a la inmensa mayoría de una vida digna. El Estado es un gestor de las relaciones capitalistas basadas en la propiedad privada no de una vivienda (propiedad a la que buena parte de la población no puede acceder) sino de los grandes medios de producción. Pero sucede que en el contexto actual (producto de cambios tecnológicos, políticos, culturales y económicos), el desarrollo del capitalismo aumenta de manera indefectible la precariedad de la vida y del trabajo, las desigualdades sociales, la crisis climática y la crisis energética.

Te puede interesar:   Paranoia e hipocresía global en tiempos de capitalismo tardío

El Estado es importante, pero no hay que endiosarlo. Y hay que ser conscientes que si la toma del poder estatal no es el primer paso para expropiar las grandes fortunas y socializar (no necesariamente estatizar) los principales medios de producción, entonces las políticas del estado serán un tenue y deshilachado taparrabo que protegerá muy poco a las grandes mayorías de la reducción de sus ingresos, la expansión de la miseria, la alienación mercantil generalizada y la precarización de la vida en todos sus aspectos. Hay que correr el eje analítico que comparten neoliberales y progresistas: que lo fundamental es el estado. El fetichismo del estado es producto de su compromiso con la perdurabilidad del capitalismo. Unos creen en esta perdurabilidad con entusiasmo y pensando que el capitalismo es el mejor de los mundos posibles; los otros con resignación.

Lo que sucede es que, en ausencia de alternativas reales, las políticas progres logran frenar muy poco los embates del capital, que vuelve con renovadas fuerzas en cuanto se presenta una oportunidad: oportunidades que no faltan porque en medio de una concentración de capitales que crece a escala mundial en los marcos de una economía globalizada, el margen de maniobra de los gobiernos que se limitan a gestionar al sistema económico no sólo es limitado, sino que tiende a generar situaciones de crisis. Para cortar este nudo gordiano hay que atreverse a pensar en una revolución. Una revolución que no se limite a tratar de poner algún límite legal y burocrático a la voracidad de capitales cada vez más concentrados. Una revolución que se proponga expropiar a los grandes tiburones.

Te puede interesar:   El marxismo de Isaac Deutscher

Los neoliberales y los libertarianos aman la competencia. Pero las personas y las instituciones pueden cooperar tanto como competir. Los comunistas preferimos la cooperación. Pero no negamos la competencia. Eso sí, para que haya competencia tiene que haber cierta paridad. El ámbito por antonomasia de la competencia no es el mercado, sino los deportes. Pero todo el mundo sabe que en los deportes hay paridad. En el futbol juegan 11 contra 11, y si un equipo no puede reunir siete jugadores se suspende el partido. En los deportes de combate hay categorías: no hay competencia entre un boxeador de 100 kilogramos y uno de 60. ¿Pero qué paridad hay entre un multimillonario y un laburante? Como los comunistas nos tomamos en serio la competencia proponemos que la misma sea real. Para eso hay que expropiar a las grandes fortunas para que esa gente quede a la par del común de los mortales. Hay que abolir el derecho de herencia (limitándolo a una vivienda y poco más) para garantizar que nadie se beneficie de méritos que no son suyos. Y hay que garantizar educación y sanidad gratuita de calidad semejante para toda la población, para que estén en verdaderas condiciones de competir en igualdad de condiciones, si es eso lo que desean, o de cooperar como verdaderos iguales.

Evidentemente, para lograr verdaderas condiciones de competencia hay que hacer todo esto, y los libertarianos que aman la competencia deben reconocerlo: de lo contrario, su apelación a la competencia y la libertad no es lo que dicen, sino una excusa para legitimar y profundizar la tendencia de que los grandes se coman a los chicos sin ninguna competencia real. Porque tengamos en cuenta que aunque los libertarios creen fervientemente en el individuo, los individuos somos lo que somos en primerísimo lugar por el medio en que nacimos y fuimos criados. Tanto es así que las enormes desigualdades sociales no son resultado de méritos o características de los individuos, sino enteramente de condiciones sociales. Las diferencias individuales entre las personas son en verdad muy pequeñas: nadie es mil veces más inteligente, más alto, más rápido, más pesado, más elástico o más hábil que el promedio. Sin embargo hay personas que son mil veces más ricas que el promedio (e incluso mucho más). Lo que hace esto posible es la sociedad: en concreto, la sociedad capitalista. Los méritos que los libertarianos atribuyen a los individuos son en realidad resultado completo de una sociedad determinada, una sociedad que lejos de basarse en una competencia real, se funda es una estructura de clases que garantiza la explotación y la expolición de las mayorías por parte de una pequeña minoría: la clase capitalista.

Te puede interesar:   La guerra civil española y la segunda guerra mundial

Hay que cambiar la sociedad expropiando a los grandes capitales. Si no hacemos esto, la miseria y la precariedad, el desastre climático y la desigualdad continuarán expandiéndose, más rápido o más lento, con algunos períodos de estancamiento o de ligero retroceso, pero a largo plazo todo irá a peor para la inmensa mayoría. Cuanto antes nos convenzamos, vamos a poder luchar mejor y crear una verdadera alternativa. Poder ir más allá de los estallidos y las revueltas que sirven apenas para conseguir un respiro temporal, casi siempre en condiciones deterioradas, antes de un nuevo embate del capital. No hay solución sin revolución.

Fuente: La Izquierda Diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *