ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Después de la caída

“El peso de las generaciones muertas oprimen como una pesadilla el cerebro de los vivos”
C. Marx.

Ya los capitalismos se dividen en capitalismos. Entonces las guerras son intercapitalistas donde una de ellas, la del código de barras es el imperialismo. Las armas son la moneda y la moneda para las armas. Esta situación omite al nadie de lo humano. Solo se trata de nuevos y viejos territorios virtuales o la pesadilla de la Segunda Guerra que es el devenir de la Primera como si los capitalismos no elaboran (superan contingencia) porque se somete a la inercia inevitable y se trata de creencias económicas.

Excepciones socialistas y la claudicación de las creencias (invenciones en decadencia de ideales). Misiles y drones invitan a lo atómico de bolsillo como recurso a que caigan sobre los fusibles que sucedan fuera de las capitales del capitalismo (África, medio oriente). “Imaginemos un planeta sin fronteras” Hoy pertenece al asesino de Lennon que no es un exponente de la psicopatía sino a la latencia asesina de los que saben que para vigilar propiedades invierten en la psiquiatría para sus agentes. Espontáneos Rasputines son más baratos que los ejércitos. ¿Para derrotar al enemigo debemos parecernos a ellos? Todo ese volumen de veneno terminara con torcer el eje del planeta

¿Dónde está la oportunidad? El ojo de la tormenta. Está claro que lo humano vota por el bolsillo pero también deja de votar por querer remar en Palermo. Consume, se consume en gastar en vez de… que la igualdad sea hedonismo en el desierto. La política fue expropiada por los modelos económicos y a causa de la idealización de que también somos generosos, fraternales, solidarios…queda como vintage.

Te puede interesar:   Norman Briski: “El anarquismo no es una utopía, es simplemente una buena vida para alcanzar”

Está muy cerca una posibilidad de una unidad reflexiva que tire sus hábitos y costumbres y elija un paisaje que todavía cuesta imaginar será en el social histórico de los residuos. Reflexión son preguntas como combatir… el confort. Una economía libidinal y una de que somos capaces de predecir sin aprender de la tecno que no se monten sobre la caída ni la partidocracia ni la Constitución, ni los imperios de turno. Que sean de aquellos que siempre lucharon por creer que la calle es el lugar de todos. Seamos campeones de gozar en la rebeldía con todos, que sepamos jugar con afectos alegres, los peligros de pensar distinto. Yo vengo ofrecer mi corazón con romanticismo no melancólico, si razón tenemos la fuerza está en las invenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *