ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

2024 del otro lado de la tormenta

1

Planeta Gaza inicia el año 2024 atrapado en la zaga bélica más grande y mortífera en toda la historia de la humanidad. Nunca como hoy, los homo sapiens fuimos testigos casi pasivos del genocidio contra el pueblo palestino, el cual ha sido transmitido en nuestras redes sociales en tiempo real. En su dimensión geopolítica, la guerra declarada por el gobierno israelí al grupo Hamas, se relaciona con la guerra “proxy” en Ucrania.  En ambos casos, la cúpula gobernante en los Estados Unidos está detrás, apoyando con armamento, argumentos y montajes para la prensa, además de inteligencia militar, dinero y capital político a los emprendedores locales del negocio en Kiev y en Tel Aviv. ¿Cuál es su interés y por qué lo hace?

2

Cada hora de contenido para redes y para noticieros que se consume por internautas desactivados del pulso vital, abre más grande la herida de la indignación a los justos, pero también legitima, a fuerza de una atractiva y morbosa narrativa visual, la barbarie de Occidente sobre la Tierra, produciendo un efecto de empoderamiento entre los que se asumen como “colonos” o bien sobre los simples consumidores de contenido mediático colonizador.

Desde el día 7 de octubre de 2023 abundan, en redes sociales y en la prensa, imágenes tipo pos apocalipsis now, que son producidas ¿por quiénes? a partir de hechos reales que acontecen en tiempo presente. Este discurso visual que ya podemos caracterizar como una estética que romantiza el genocidio, muestra desolados paisajes de una ciudad, un país que acaba de ser destruido, que está siendo bombardeado en tiempo real, hoy, en Gaza. Videos con hombres con la bandera de Israel detrás, gritando a la cámara, escupiendo amenazas de aniquilamiento; un dron sonoro que regaña y amenaza a habitantes de la franja; niños aterrados por la muerte de sus padres, todos cubiertos de un polvo gris, que no es otra cosa que el concreto pulverizado por los miles de misiles (un alto porcentaje de los cuales les fue proporcionado por EEUU), que Israel ha dejado caer las últimas 12 semanas sobre los barrios en Palestina. En seguida, los sionistas meten un poco más el cuchillo, inician la ofensiva terrestre y filtran imágenes de hombres palestinos prisioneros, desnudos y arrodillados.

Te puede interesar:   Marx y la Constitución comunal de 1871

Pero también vemos otra narrativa no hegemónica, que muestra a la gente palestina saliendo de los escombros a reconstruir segundo tras segundo, con una resistencia ejemplar y una inteligencia extraordinaria, ante la catástrofe y el infierno que les han impuesto, los condenados se levantan; cada vez más famélicos, sin agua, sin electricidad, sin internet, sin casa, sin familia, en campamentos vulnerables, atascados en la lluvia, un aterrador peregrinar en círculo para finalmente morir dentro de la trampa en la que se ha convertido la franja de Gaza. Las inmensas manifestaciones que exigen un alto al fuego no han cesado en todo el mundo, millones de jóvenes han despertado del letargo ideológico de la propaganda occidental.

Y sin embargo, afuera, nadie se mueve. Es cierto que en instancias mundiales como la ONU, o la Haya, representantes de países como Rusia, China, Sudáfrica y otros gobiernos, han desplegado concentrados esfuerzos para condenar la masacre, pero ninguna ley o institución ha sido suficiente para detener el genocidio practicado por el gran poder gringo-israelí, contra un pueblo hecho de mujeres, infantes, ancianos y hombres inocentes, a los que acusan de terroristas; acusación que pretende legitimar la guerra etnocida ante la opinión pública. Mientras tanto, el mundo es un polvorín a punto de desatar una guerra mundial y se impone la ley del Viejo Oeste. Definitivamente estamos ya en plena pos democracia.

3

En los Estados Unidos los políticos republicanos ya no quieren seguir con las ayudas millonarias al régimen de Kiev y condicionan su apoyo a la aprobación de la militarización de su frontera con México. En la Unión Europea también hay voces que cuestionan la obligación del apoyo militar al señor Zelenski. Pero mientras Europa pierde soberanía y va que vuela a su “mexicanización”, el presidente demócrata de la “única nación indispensable del orbe”, se dedica a buscar más fondos y hace un llamado chantajista y electorero a los congresistas, advirtiendo que si no aprueban un presupuesto de ayuda a Ucrania, entonces serán soldados americanos quienes tengan que enfrentar en el futuro a soldados rusos.  En una suerte de guerra sucia, el ala republicana en Washington, ha balconeado su manera de hacer política, declarando que finalmente son los EEUU los responsables de financiar grupos dedicados al terrorismo internacional ¡Ups! La única lógica posible a esta exhibición de la ropa sucia dentro de casa, debe ser la imperiosa necesidad de sabotear y hacer fracasar los esfuerzos del señor Biden en busca de la reelección en los comicios de noviembre próximo.

Te puede interesar:   Posfascismo, o sea el fascismo como concepto transhistórico

4

Mientras son peras o son manzanas, ha ocurrido un cambio importante en el orden geopolítico: la hegemonía de los EEUU ha terminado y adviene un orden multipolar encabezado por China. Europa dejó de depender del gas ruso y ahora le compra a EEUU, así que el Viejo Mundo pierde soberanía al tiempo en que se ve obligado a aportar millones de euros en apoyo militar a Ucrania. Pero la “contraofensiva” otanista-ucraniana ha fracasado. Millones de ucranianos han migrado y decenas de miles han muerto en el frente de batalla. Hay quien sugiere que existe un alto riesgo de que Ucrania se fragmente a mediano plazo y deje de existir como nación, con una población sacrificada por su propio gobierno y un presidente aferrado a continuar la guerra, aunque sea con ataques que Rusia califica de terroristas, como los más recientes bombardeos a objetivos civiles en las ciudades de Bélgorod y Donetsk (que por cierto, EEUU no condena). 40 países se preparan para cambios de gobierno este 2024 y la rebatida por los poderes empieza a cobrar vidas y a imponer subordinación y alineamientos.

Para desgracia de los imperios, en ciertos países del África se ha producido una ruptura con el colonialismo francés, algunos gobiernos valientes de América Latina han rechazado la actuación de Israel en Palestina y el mundo árabe reprueba la actitud carnicera de Occidente, incluso con piratería comercial, como el caso de los ataques hutíes en el Mar Rojo contra embarcaciones relacionadas con Israel.

Mucho más a bajo, casi imperceptible desde el centro, los pueblos rebeldes del mundo, como los mayas zapatistas de México, emiten una luz en la oscura noche, proponen a quien lo quiera escuchar, la implementación del comunalismo con la práctica del trabajo comunitario y organizado, que no tiene como objetivo el bienestar individual, sino el grupal, así como el abandono de la propiedad privada. Por su parte, en Argentina, la gente resiste al nuevo gerente del capital internacional y sus políticas de shock y la humanidad de a pie sigue exigiendo un alto al fuego inmediato en Palestina.

Te puede interesar:   ¿La extrema derecha gobernará el país del Che Guevara con un falso libertario? Es posible evitar la entronización de la extrema derecha en la Argentina, todavía

Desde este teclado enviamos un abrazo al pueblo argentino y saludamos su digna insurgencia, deseamos que se multiplique la rebeldía y la desobediencia colectiva, hasta que “el común” nos lleve del otro lado de la tormenta y la vida florezca en un mundo que todavía no tiene nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *