ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Movilización en las calles, lucha de clases

En contra de las reformas que intenta imponer Milei, más de un millón de trabajadorxs de nuestro país se movilizarán hoy 24 de enero en Buenos Aires y distintos puntos del país. Como corresponde a toda lucha plebeya, la divisoria de agua entre quienes apoyan y repudian el paro juntará fuerzas diversas y conciliará intereses dispares. Sin embargo, en lo profundo va expresarse la lucha de clases en este país y en este momento histórico.

Cobertura conjunta ContrahegemoníaWeb y Tramas

El proyecto de político de Milei expresa los intereses de los grupos económicos más concentrados. Promueve una aceleración del saqueo del país, la privatización y desnacionalización de las empresas del estado, más flexibilización laboral y precarización de la vida de las mayorías populares, y una fuerte restricción de las libertades democráticas. Pero además, plantea una gestión directa de la política por parte de las multinacionales dejando de lado la gestión de los políticos y los colchones de la burocracia sindical.

La oposición al proyecto político de Milei ha sido convocada desde una central sindical como la CGT, que en las últimas décadas ha negociado con gobiernos neoliberales, pero que no está dispuesta a ser desplazada en su rol de mediador de intereses. Pero el paro de hoy 24 de enero va a tener un fuerte sello de clase, donde los trabajadores ocupados y desocupados van a garantizar poner “la carne en el asador”. La grieta promovida por el neoliberalismo entre trabajadores que no van más allá de defender sus intereses corporativos y movimientos territoriales acusados de “planeros”y de “vagos”, empezará a reducirse cuando se encuentre en la calle para enfrentar un enemigo común.

Te puede interesar:   Detener la ofensiva de los trabajadores fue uno de los principales objetivos del golpe de 1976

Todas las grandes cámaras empresarias se oponen al Paro. Incluso, las siempre mencionadas Pymes, que van a ser víctimas directas del proyecto oficial, han privilegiado su esencia patronal y mediante un comunicado de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), advirtieron que la medida de la CGT  “conllevará una pérdida económica mayúscula para el país”. Posicionándose en ese mismo lugar, el ex candidato a presidente de Unión por la Patria, Sergio Massa, criticó el paro como “apresurado”.  Los silencios de otras y otros dirigentes políticos, escudados detrás de “diferencias tácticas”, los posicionan en un hecho político que no permite medias tintas. Se acompaña a quienes han decidido dar esta batalla antes que se puedan legalizar reformas estructurales que perjudican a lxs trabajadxs y al país, o se es cómplice del gobierno.

La repercusión que ha tenido en otros lugares del mundo el paro de Argentina, muestra a las claras que estamos frente a un hecho histórico. Se van a realizar movilizaciones en embajadas argentinas en distintos países.

El gobierno, que hubiera querido llegar a este día con media sanción de la Ley Omnibus en diputados, apenas ha podido conseguir un dictamen de Comisiones con disidencias. Lo que suceda hoy va a ser determinante de lo que ocurrirá en los próximos meses. ¿Intentará el gobierno embarrar la cancha, para que los titulares de mañana no sean: “Gigantesca movilización se opuso a las Reformas de Milei”?     

Foto: Avellaneda Hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *