ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Ley Ómnibus en Diputados: tiempos violentos

Ayer se inició el debate de la ley en la cámara de Diputados. En la calle estaban asambleas de barrios, jubilados y militantes de izquierda, quienes recibieron una represión absurda e injustificable. Sigue este jueves el debate y la lucha.

.

Cobertura conjunta Tramas y Contrahegemoníaweb

.

El Palacio

A las 10 la mañana del miércoles 31 de enero comenzó la sesión de Diputados que dio inicio al debate de la gigantesca “Ley Omnibus”, con la cual Milei y su gobierno quiere comenzar a reformar profundamente el Estado y la sociedad. Ya desde el comienzo se notó que el oficialismo buscaba provocar: por un lado la diputada Lemoine invitó al militante de Revolución Federal Leonardo Sosa, procesado en el intento de asesinato de CFK; mientras que un “empresario” que nadie sabe como llegó a las tribunas de la cámara insultó a Myriam Bregman del FITU cuando terminó de hablar y generó que se pare la sesión hasta ser expulsado del edificio. Si bien una parte importante de la jornada se la llevaron cuestiones administrativas y las de “privilegios” (valga el chiste pensando en que poco se tocarán los privilegios de los más ricos y poderosos de este país). A las 21:30hs luego de que lo propusieran Pichetto (Hacemos Coalición Federal) y Ritondo (Pro), se definió por mayoría pasar a un cuarto intermedio hasta este jueves a las 12hs. En la lista de oradores había casi 200 diputados anotados y ayer solo habían hablado 19. Lo cual supone un jueves plagado de discursos, aunque no hay garantías de que se llegue a una votación.

La jornada parlamentaria estuvo marcada por irregularidades propias de este incipiente gobierno liberal comandado por los hermanos Milei. Ayer abrieron la sesión para debatir un proyecto de ley, aunque lo hicieron sin el dictamen de comisiones sobre la mesa, es decir un día entero discutiendo sin saber la letra del proyecto de ley. El problema surge porque el gobierno tiene alfiles y peones “dialoguistas” como su ministro Francos y el propio presidente de Diputados (Martín Menem), pero una pareja de Rey y Reina (Javier y Karina Milei) siempre dispuestos a patear el tablero cuando el capricho no se cumple. O cuando Conan así lo dispone desde el más allá. Así mientras el lunes a la tardecita un bloque de la oposición “mimosa” y muchos gobernadores se juntaban con el ministro Guillermo Francos y cerraban un principio de acuerdo y un dictamen, el presidente Milei lo hacía volar por el aire con un tuit y cambiaban la letra del dictamen aprobado en comisión. Tan burda fue la jugada de esta última semana, que casi enojan y sacan de la negociación al diputado Pichetto, quizás el hombre más rosquero, perdón negociador, de la historia parlamentaria nacional. Tranquilos que Miguel Ángel no arruino su obra y le dio una pincelada más al toma y daca de su “capilla sixtina” palaciega. El diputado ex menemista, ex kirchnerista, ex candidato a vice macrista y actual referente del diálogo con los liberales de Milei, fue clave para que haya dictamen y para que la cámara se disponga a votar una aprobación en general de la ley. El otro eje clave fue Ritondo y los soldados del Pro: los votos macristas irían en su totalidad para la aprobación. En menor medida el presidente de la bancada radical, De Loredo, está en plena pelea interna para que no haya fuga de “cerebros” con el doctor Manes y que el mayor número posible de radicales vote a favor de Milei, Caputo, Bullrich y vaya uno a saber cuantos poderes económicos que empujan esta ley.

Te puede interesar:   Acto frente al Congreso en apoyo al pueblo Palestino

Mientras que la mayoría de los diputados que le quedan a Unión por la Patria votarían en contra, recordemos que tenían más diputados pero en un mes y medio varios ya pegaron el salto liberal (el peronismo debería pedir al COI que acepten una subcategoría de salto en garrocha, asociada a la virtuosa capacidad de sus dirigentes de saltar de vereda en vereda sin que nadie se ruborice), sumado a los 5 diputados del FITU y algunos diputados de bloques minoritarios o díscolos de bloques más grandes. Este número no alcanzaría para frenar la aprobación en general de la ley. Es decir, hoy o quizás mañana viernes, se conseguiría que haya una aprobación general, que daría lugar a empezar a discutir punto por punto. Se intuyen tensiones en puntos como: facultadas extraordinarias, reforma penal, entre otros. Y es ahí donde el gobierno iría perdiendo adhesiones y podría empantanarse en una votación final, que determine una ley demasiado diferente a la que anunciaron como “salvación de la patria”. Pareciera que querían rugir como leones pero les quedó un maullido de gatito.

.

…y la calle

La mañana de ayer el edificio del Congreso amaneció vallado, cercado y rodeado de cientos y cientos de uniformados de diferentes fuerzas federales. Mayor prueba visual del desastre popular y el robo a mano armada que significa esta ley para el pueblo no hay. En eso hay que agradecerle a Bullrich su capacidad gráfica de dejar claro la derrota que nos quieren imponer.

Había asambleas barriales que se habían autoconvocado, grupos de jubiladxs, algunas agrupaciones de trabajadores, movimientos sociales y partidos de izquierda. Para no faltar a la verdad hay que decirlo con todas las letras: la gente presente era muy poca (mínima si se compara con la del 24 de enero) y que la CGT y el peronismo brilló por su ausencia en la lucha callejera…como tantas veces en estos últimos años. Si bien casi toda la jornada la manifestación se desarrolló en la plaza e incluso las veredas, la presencia represiva fue exagerada y provocadora en todo momento. Cuando las asambleas y organizaciones decidieron avanzar sobre las calles Rivadavia y Callao/Entre Ríos, la orden de Bullrich fue clara: despejar el asfalto, aunque eso signifique gasear diputados (Vilca del FITU), empujar y golpear jubiladxs, docentes, vecinas, laburantes. Todo televisado y con movimientos cinematográficos. La idea más profunda es imponer el miedo y la parálisis, garantizar al quietud y el encierro popular ante el saqueo y ajuste feroz de un gobierno a pedir de los grupos económicos más concentrados. Como frutilla del postre, salió en primera plana la imagen de un policía con un parche del liberalismo mileista decorando en su uniforme; ni hace falta imaginar el escándalo clasemediero y periodístico que hubiese pasado si un policía aparecía con un parche de Evita o una hoz y un martillo.

Te puede interesar:   Crisis, pandemia y pobreza administrada. Un año de gobierno de les Fernández

Si bien hubo varios momentos de tensiones, la gente no cedió ante la amenaza represiva, incluso al atardecer, se fueron sumando más personas, lo cual impidió el desalojo total que el “Protocolo Luro Pueyrredón” buscaba. Ya lo expresé en otra nota, pero no me parece mal repetirlo: ¿Cómo nos iría a nosotros si metemos tantos fracasos en cualquier laburo como viene haciendo la Pato desde que es funcionaria? ¿No habría que prohibir la asunción de cargos cuando acumulas una decena de desastres políticos? Que generosa es la función pública con algunas personas.

Al ir cayendo la tarde varias asambleas barriales votaron retirarse de la zona, un pequeño grupo convocado por Grabois desde los estudios de C5N, se acercó a las 21hs. Minutos después la gendarmería mostró su capacidad de acción para defender los intereses del país y luchar contra grandes organizaciones delictivas, y en un acto de audacia y valor detuvo a 4 mujeres (se sospecha que una era menor) que estaban haciendo una sentada pacífica y cantando el himno nacional (según relataba una de ellas mientras la golpeaban en la boca y la subían al camión policial). Esas imágenes televisadas nos mostraban el valor, coraje y el sentido patriótico de nuestros gendarmes.

Los reportes de ayer de diferentes medios comunitarios dieron cuenta de estas cuatro detenciones nocturnas y de una muchacho más detenido por la tarde. Al momento de escribir esta nota no se sabe si quizás fueron más las detenciones. Está claro que el gobierno quiso mostrar su capacidad represiva y asustar a un pueblo que viene dando muestras de despertar su espíritu de lucha callejera.

Te puede interesar:   El ocaso de Cristina o el pragmatismo a martillazos

Para hoy vuelven a convocar sectores de izquierda, movimientos sociales y asambleas barriales entre otros espacios. La posibilidad de que adentro se vote es algo incierta. La posibilidad de que afuera repriman es una opción latente. Lo que es seguro es que con la calle sola no alcanza pero sin la calle somos carne de cañon palaciega.

Algunas preguntas quedan en el tintero de este cronista:

¿El gobierno es capaz de pudrir todo y retirar la ley? ¿O negociará todo lo que sea con tal de que salga?

¿Hasta donde es capaz de repudiar el parlamento las medidas más anti populares de un proyecto de ley que viene a barrer con el ya golpeado pueblo argentino?

¿Qué hará la CGT? ¿Un paro el 24 de enero y a mirarla desde afuera? ¿O se abre un ciclo de cambios en la central obrera?

¿Cuál será el rol del peronismo más allá de las instituciones estatales? ¿Se queda en recomponerse por arriba y en la rosca o buscará algo de construcción popular y disruptiva después de años y años de tibieza y apatía?

¿Hasta dónde crecerán las asambleas barriales y de laburantes de base? ¿Podrán las izquierdas superar sus taras sectarias históricas y acompañar (sin apurarse a dirigir nada) los procesos de lucha que ya se abrieron?

La ley y el DNU de Milei querían ir por todo. Están sufriendo algunos cachetazos. Falto organización y coraje para dar el golpe definitivo. Ojalá el pueblo, sus espacios y organizaciones, sus luchas y sus formas, sus historias y su presente, sepan como empezar a darlo vuelta todo.

Fotos: Luis Angió

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *