ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

No a la mercantilización de las semillas. No a la UPOV91

La Ley ómnibus de Milei pretende que nuestro país adhiera a la UPOV 91. Tal decisión profundizará la mercantilización de semillas y atentará contra el “derecho de uso propio”, que consagra de modo universal, nuestra Ley. Un importante sector de la comunidad ha iniciado una campaña para que las cámaras rechacen tal pretensión.

Como analizamos en un artículo anterior en Tramas (ver nota aquí), la Unión para la Protección de Obtenciones Vegetales (UPOV) nace en el año 1961 con el objetivo de consagrar el derecho de obtentor sobre las semillas (equivalente al derecho de propiedad). Desde entonces este organismo internacional, ha colaborado en la mercantilización y la apropiación de las semillas, fortaleciendo a las corporaciones del agro y criminalizando la práctica de su libre uso e intercambio.

La UPOV, ha sido clave en ese proceso de consolidación del agronegocio a nivel global, porque a través de diferentes acuerdos, establece los modos en que los países del mundo deben regular la propiedad de las semillas.

Argentina adhiere al acuerdo del año 1978, que contempla el derecho de las y los agricultores de reservar parte de sus cosechas para su propia siembra, lo que se conoce como “derecho de uso propio”. La ley de semillas vigente en Argentina (20247/73) consagra ese derecho, sin excepciones para todas y todos los productores..

El último acuerdo, conocido como UPOV91, avanza más sobre la mercantilización, porque limita el derecho de uso propio e impone que las y los productores paguen regalías a las empresas por las semillas, lo que se conoce como “regalía extendida”.

Desde hace muchos años, en especial a partir del desarrollo de la soja intacta (resistente a glifosato y a sequía), las corporaciones del agro en Argentina presionan para reformar nuestra Ley y adecuarla a la UPOV91. Pretenden establecer la obligatoriedad de pago de esas regalías extendidas y la aplicación de sanciones a quienes no cumplieran con ello, criminalizando así la práctica de uso y libre intercambio de las semillas, que desde hace miles de años desarrollan las y los productores. Muchos proyectos fueron presentados al respeco en estos años, muchos debates que lo alcanzaron los acuerdos necesarios para reformar la ley vigente.

Te puede interesar:   Uruguay: de un lado sigue estando la torta y del otro las migajas

La ley ómnibus de Milei, que ha tenido aprobación en general, en medio de fuerte rechazo popular y violenta represión en la plaza de congreso, tiene un artículo que propone “Adhesión a Convención. La REPÚBLICA ARGENTINA adhiere a la Convención Internacional sobre la Protección de Nuevas Variedades Vegetales (1991)”. Como decíamos oportunamente este artículo parece haber pasado desapercibido en la maraña del debate de este proyecto de ley, que aborda temas tan disímiles como estratégicos.

Falta aún el debate en particular, donde los diputados y las diputadas deberán tratar uno por uno los artículos de esta ley. Es necesario visibilizar y advertir sobre la importancia estratégica de las semillas y el serio riesgo para la soberanía alimentaria que implica la adhesión a la UPOV91.

Por eso, en el marco de un  Semillazo, la comunidad que se manifiesta en contra el DNU tiránico de Milei y la ley ómnibus, inició una campaña de firmas para hacerle llegar a todos y todas las legisladoras una carta urgente rechazando la adhesión al convenio UPOV 1991. Entre otras figuras reconocidas, tal como lo dice la campaña, Vandana Shiva interpela a los legisladores argentinos para que no aprueben el artículo 210 de  “Adhesión de la Argentina a la UPOV91”, que limita el uso propio de las semillas al mismo tiempo que privatiza este bien común y patrimonio de la humanidad.  Acompañemos con nuestras firmas, agricultores, movimientos campesinos y consumidores! Por una soberanía alimentaria con semillas libres.

Sumá tu firma aquí

 #semillazo

#noalaupov91

#noalarticulo210

Fuente: tramas.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *