X

Buscar en Contrahegemonía web

X

Mantengámonos en contacto

[email protected]

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

¿A qué están dispuestxs para detener la guerra que hay contra la humanidad?

04 Feb,2020

por Carlos Gonzalez

Especial para Contrahegemonia

Escribo una serie de impresiones por el paso por Territorio Zapatista en Chiapas.  Son solo algunas ideas sueltas, teniendo en cuenta que estas cortas  vivencias fueron estando en modo vacaciones. Estas impresiones surgen fundamentalmente por las vivencias en el 26 aniversario,  el recorrido por algunos caracoles[i] y una charla con Raymundo, coordinador del CIDECI (centro  indígena de capacitación integral), una organización con un trabajo  extraordinario en la formación integral  y un espacio abierto para compartir saberes, aprendizajes y estudios, con jóvenes indígenas de las comunidades, ubicado en San Cristóbal de las Casas,  que hace unos meses se integraron abiertamente al zapatismo y forman parte del Caracol 7 “Jacinto CaneK”.

Este último Caracol,  emergió públicamente a mediados de agosto,  cuando los zapatistas anunciaron la expansión de su territorio rebelde mediante la creación de siete nuevos caracoles y cuatro municipios autónomos. Los zapatistas resaltan este crecimiento territorial y de ruptura al cerco gubernamental y militar sobre sus comunidades, mediante dos factores:

Un primer factor es el factor subjetivo, “Una, y la más importante, es el trabajo político organizativo y el ejemplo de las mujeres, hombres, niños y ancianos bases de apoyo zapatistas. De manera destacada, de las mujeres y jóvenes zapatistas. Compañeras de todas las edades se movilizaron para hablar con otras hermanas con o sin organización”

Te puede interesar

El agotamiento del desarrollo: la confesión de la CEPAL

Este trabajo militante, con fuerza de la juventud, lo pudimos observar en miles de brigadistas que hacen su paso por el EZLN, pero también en distintas actividades que desarrollaron durante todo el 26 aniversario, decenas de ellxs se expresaron, con música, cantos, bailes y poesías, sus raíces, su dignidad y su creatividad revolucionaria ,  con sueños de estar construyendo nuevas relaciones sociales en territorios libres de alcohol, drogas y violencia machista. Este crecimiento organizativo, que es una de las necesidades fundamentales de cualquier movimiento, sólo puede realizarse plenamente si se concibe a todos los sujetos, tanto dentro como fuera de éste, precisamente como sujetos, es decir, como agentes en autodesarrollo con capacidades teóricas y prácticas, no sólo como adición cuantitativa

Pero esta importante acción militante sería insuficiente, sin la confluencia de un segundo factor: “La otra es la política gubernamental destructora de la comunidad y la naturaleza, particularmente la del actual gobierno autodenominado ‘Cuarta Transformación’. Las comunidades tradicionalmente partidistas han sido lastimadas por el desprecio, el racismo y la voracidad del actual gobierno, y han ido pasando a la rebeldía abierta o escondida. Quien pensó que con su política contrainsurgente de limosnas, dividiría al zapatismo y compraría la lealtad de los no-zapatistas, alentando la confrontación y el desánimo, dio los argumentos que faltaban para convencer a esos hermanos y hermanas de que es preciso defender la tierra y la naturaleza”.

Este segundo factor es el objetivo, la realidad económico - social o como dicen ellxs, el movimiento objetivo del capitalismo. Los zapatistas ponen aquí el acento sobre la política del actual gobierno y el capital, en su búsqueda de más y más ganancias, la que va generando las condiciones para que cada vez más personas caminen a “la rebeldía abierta o escondida”. Este contexto signado por la acumulación por despojo y saqueo de los bienes comunes es el corazón de la política del gobierno federal. se trata de cinco grandes megaproyectos: el Tren Maya[ii], el Corredor del Istmo de Tehuantepec[iii], el Proyecto Integral Morelos[iv], la Franja Libre en la Frontera Norte[v] y el programa Sembrando Vida[vi]. López Obrador con el peso de sus 30 millones de votos y la complicidad de la oposición, dice que “no se opone nadie”  a sus megaproyectos y “les guste o no les guste al EZLN”  seguirán adelante. Asegurar que “nadie

se opone a estos megaproyectos, es negar, no solo, la posición zapatista y de los pueblos del Congreso Nacional Indígena, sino también  a un creciente rechazo de diversos movimientos, organizaciones, colectivos y personas de la izquierda social. Mientras el presidente afirma que “éstos no dañarán el ambiente ni desplazarán a comunidades indígenas”, las comunidades señalan que son obras basadas en el despojo y la destrucción. El gobierno de López Obrador y su armado electoral Morena, el PRD y sus satélites, tienen la decisión de avanzar a toda costa con estas “transformaciones”, Pero no están solos, todos los partidos del orden, a pesar de la pirotecnia verbal que lanzan a los medios, están centralmente de acuerdo en estas políticas.

La otra política del Gobierno Federal que cuenta con el apoyo de la burguesía local y el imperialismo de Trump, es el mayor despliegue militar de la historia del país que hoy está en marcha y que se concentra en torno al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y a las comunidades del Congreso Nacional Indígena y no en las regiones con mayores problemas de violencia por narcotráfico tampoco, a la contención migratoria que impuso Estados Unidos a México, con su estela de violaciones a los derechos humanos de los migrantes y las trágicas y vergonzantes deportaciones de miles de familias que huyen de la pobreza y la violencia. Esta intimidación a los pueblos indígenas la pudimos observar en plazas y carreteras de Chiapas en toda su magnitud.

El EZLN no “resurgió”, como algunos se llaman a sorpresa. Desde 1994 ha estado resistiendo las embestidas de los distintos gobiernos y ha construido al interior una región indígena autónoma que ha generado claramente mejores condiciones de vida para las comunidades y ha detenido la explotación de recursos naturales y de personas. Y al exterior, junto con pueblos, tribus y naciones de todo México, ha consolidado el Congreso Nacional Indígena, la organización más grande que hayan articulado las comunidades originarias del país para detener el proceso de exterminio en su contra que se agudizó hace 4 décadas. En el CNI participan 89 tribus, pueblos y naciones, de cientos de comunidades ubicadas en 179 municipios de 24 estados de la República. Como nos señaló Raymundo, esta consolidación  del  CNI y la conformación del CIG (consejo indígena de gobierno), tampoco hubiese sido posible sin la propuesta de intentar presentar una propuesta electoral con una mujer indígena como vocera (todo un símbolo), que les permitió recorrer el “México desde abajo” no en busca de cargos, sino desarrollar la movilización  y construcción de organización, o como dicen ellos, “Redes de Resistencia y Rebeldía”. Estas redes no solo entre las comunidades indígenas, sino también con sindicatos, movimiento estudiantil, migrante y colectivos de mujeres y disidencias. Desde la izquierda argentina, deberíamos aprehender  de esta experiencia,  de cómo encarar los procesos electorales, teniendo en cuenta que nuestras experiencias, en vez de crecimiento de conciencia y organización de nuestros pueblos, siempre nos deja una mayor fragmentación.

 

La construcción de un discurso antisistémico y antipatriarcal

“hay una guerra entre el capital y la Madre Tierra y, en ese conflicto, no se puede permanecer neutral.”

Este fue el eje que  nos expresó el Subcomandante Insurgente Moisés a nombre del Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del EZLN. Esta fue el desafío que se hicieron lxs zapatistas. desafío que nos proponen a todas y todos nosotrxs: a lxs presentes en el caracol de Morelia para celebrar el 26 aniversario del levantamiento del EZLN, a todxs los pueblos del CNI-CIG, a todxs lxs de abajo, a todxs los pueblos indígenas y campesinos… a todos los seres humanos.

La celebración del 26 aniversario del inicio de la guerra contra el olvido fue festivo, alegre, combativo y al mismo tiempo introspectivo, reflexivo: los muchos dolores, las muchas rabias, conjuntándose con la determinación, con la convicción, con la lucha. Y con las preguntas y la reflexión necesaria para enfrentar esta guerra. La guerra contra la humanidad. La guerra contra los pueblos, que como dijo el Subcomandante Moisés, se recrudece con el actual gobierno, que impulsa megaproyectos de grandes beneficios para el capital y destrucción sin precedentes de la Madre Tierra. No se trata de opiniones y consignas. Se trata de reflexión cuidadosa nacida del propio dolor, de sufrir en la piel lo que significan esos proyectos de muerte, para los pueblos zapatistas, los pueblos del CNI, los pueblos indígenas y campesinos en general, lxs de abajo, las mujeres de tantas geografías..

De ahí que sea tan importante lo que el Subcomandante Moisés nos plantea:

“¿Están dispuestos los pueblos zapatistas a sufrir desapariciones, encarcelamientos, asesinatos, calumnias y mentiras por defender la tierra que guardan y cuidan, la tierra donde nacen, crían, crece, viven y mueren?”

¿Están dispuestos los malos gobiernos a tratar de destruirnos al costo que sea, a golpearnos, encarcelarnos, desaparecernos y asesinarnos?

Para lxs demás, para los de abajo, para todos los seres humanos de este planeta en vías de colapso, quedó la pregunta: “¿Qué están dispuestxs a hacer para detener la guerra?”.

La respuesta y la impresión que nos dejaron es que están dispuestos a todo lo que sea necesario para frenar los megaproyectos. Nosotrxs deberíamos reflexionar a que estamos dispuestos para frenar el despojo y el saqueo a nuestra madre tierra.

Este discurso del Subcomandante Insurgente Moisés, no salió de la cabeza de algún dirigente, sino que viene siendo construido en la resistencia y fue consensuado en el Foro en defensa del Territorio, que realizó a mediados diciembre en el CIDECI con la activa participación del  CNI y las Redes de Resistencia y Rebeldía.

La réplica no se hizo esperar. Para el 2 de enero, en su primera conferencia mañanera de 2020, el presidente respondió el discurso del  EZLN “que no cuenta con información completa, pues la construcción del Tren Maya traerá beneficios y desarrollo sin afectar a las comunidades indígenas”. López Obrador también se lanza frontal contra los zapatistas, pues de estos cinco megaproyectos citados dependen todos sus resultados económicos y el legado que pretende dejar. Ataca al zapatismo porque no acepta que la izquierda vaya más allá de él, del sistema de partidos y el capital.  cuantas similitudes al nuevo gobierno de lxs Fernández, no por nada el primer viaje de Alberto fue a México.

A pesar de que los zapatistas no son los únicos actores sociales que rechazan las grandes infraestructuras, las resistencias no están cohesionadas. En este sentido para romper el aislamiento , el 7 de enero el EZLN convocó a las jornadas de resistencia en febrero: el 20, acciones dislocadas en México y el mundo en defensa del territorio y la Madre Tierra, “por justicia para nuestros muertos, nuestros desaparecidos, nuestros presos y en contra de los megaproyectos de muerte”; el 21, a una marcha en la Ciudad de México y el 22, a una Asamblea en Defensa del Territorio y la Madre Tierra, en el centro de la Ciudad de México por “Justicia para nuestro Hermano Samir Flores Soberanes” y contra los megaproyectos.

Hoy lo utópico no es la lucha anticapitalista: lo utópico es la fantasía de que el capitalismo encontrará la forma de sobrevivir sin cambiar el sistema de acumulación y despojo que constituye su dinámica esencial.

  • Es importante este ejemplo de cómo fueron forjando un discurso anti sistémico, al que con nuestra mirada llamaríamos ecosocialista y feminista (ellxs no lo definen así). Pero también con el ejemplo de organización (en un mes organizaron 4 eventos importantes: los festivales de cine y danza, el Foro en defensa del Territorio, el encuentro de mujeres que luchan y el 26 aniversario). Esto no hubiese sido posible sin la extraordinaria expansión de la organización y la autonomía (debemos comprender que no se trata de ningun oxímoron) que representa la creación de siete nuevos caracoles y cuatro nuevos municipios autónomos, que, sumados a los caracoles y municipios existentes, conforman 43 Centros de Resistencia Autónoma y Rebeldía Zapatista (CRAREZ).

No se trata de “repetir” el ejemplo zapatista, esto es, de simplemente tratar de copiar o calcar. Asimismo, esta metodología no es sólo cuestión de los zapatistas, si bien su recreación/concretización es sin duda producto de su particular creatividad. Al tiempo que la experiencia zapatista es suya y, en ese sentido, única, es también parte de un universal, una lucha universal por la resistencia, la rebelión y la liberación,  se han extendido cada vez más, y en ocasiones se han interconectado (por ej. en esos días han convivido las experiencias del pueblo Kurdo y el pueblo Mapuche, entre otras). Los pueblos han descubierto no sólo formas de resistir y luchar, sino de visualizar y comenzar a construir alternativas liberadoras y emancipadoras.

 

[i] Los caracoles, , articulan sus regiones y albergan las Juntas de Buen Gobierno, que se encargan, de forma rotativa, de gobernar una media docena de municipios (en promedio) y cientos de comunidades.

[ii] Se trata de un tren turístico con el que AMLO busca comunicar los principales centros arqueológicos de la cultura maya en cinco estados del sureste mexicano.  Poniendo en riesgo no solo los centros arqueólogos sino que su trazado arrasará la selva y las comunidades que viven en la zona.

[iii] El proyecto comprende la ampliación de los puertos de Salina Cruz, en Oaxaca, y el de Coatzacoalcos, en Veracruz, además de la modernización de las vías del tren de carga que ya existen y que conectan al océano Pacífico con el Golfo de México, con el fin de brindar una opción de conexión a Asia con la Costa este de los Estados Unidos.

[iv] consiste de la termoeléctrica en la comunidad de Huexca, más un gasoducto que atraviesa más de 60 comunidades campesinas de los estados de Morelos, Puebla y Tlaxcala y además un acueducto para transportar 50 millones de litros de agua diarios del Río Cuautla.

[v] El Programa de la Zona Libre de la Frontera, implementado desde el pasado 1 de enero en los 43 municipios fronterizos con Estados Unidos. Se trata de una zona franca que ​ goza de algunos beneficios tributarios, como la exención del pago de derechos de importación de mercancías, así como exoneraciones de algunos impuestos o una diferente regulación de estos.

[vi] La contrapartida de los megaproyectos son los programas sociales, la mayoría asistenciales, Uno de ellos es el programa Sembrando vida, cuyo objetivo es reforestar un millón de hectáreas, sobre todo en ejidos y comunidades. Para acceder a “los beneficios del programa” se están dando  casos de tala ilegal y deforestación, además el programa incentiva la perspectiva individual,  y el mayor impacto será el socavamiento de la agricultura campesina e indígena de montaña. una nueva amenaza a esas formas de vida campesina, ya que significan la imposición (blanda y financiada, pero imposición al fin) de una forma de producción fija, que impedirá la rotación de zonas de siembra que ha sido tradicional por siglos.

Comentarios

Todavía no hay comentarios. ¡Iniciá el debate!

Todos los datos son obligatorios, tu dirección de correo no será publicada