X

Buscar en Contrahegemonía web

X

Mantengámonos en contacto

contrahegemoniaweb@gmail.com

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Balada para un loco

04 Mar,2019

por Horacio Verbitsky

''

La capacidad intelectual de Francisco Macrì variaba según la conveniencia de su hijo Presidente

La capacidad intelectual de Francisco Macrì, quien murió el sábado 2 de marzo al borde de los 89 años, variaba según la conveniencia de sus hijos, el Presidente de la Nación y sus hermanos Gianfranco y Mariano Macrì.

En diciembre de 2018, Francisco Macrì fue relevado de prestar declaración indagatoria ante el juez federal Claudio Bonadío en una de las colectoras de la causa madre sobre la cartelización de la obra pública. Un fulminante peritaje médico sostuvo que no estaba en condiciones de comprender de qué se lo acusaba y, en consecuencia, de defenderse. Sin embargo, pocos meses antes aprobó la distribución de 2.257.815 libras esterlinas a los accionistas de Macrì Group LLP, compañía británica de la cual el patriarca del clan posee el 75% de los derechos de voto, según los documentos que acompañan esta nota, tomados de sitios oficiales del Reino Unido. Un nuevo escándalo, sofocado por la muerte.

Esa compañía no forma parte de las incluidas en los Panama Papers y responde al clásico modus operandi de los Macrì: cajas chinas y espejos conforman un laberinto en el que es imposible seguir cualquier pista: compañías cuyos accionistas y/o directivos son otras compañías, con sede en los lugares más dispares del mundo, desde los Emiratos Árabes, el Caribe angloparlante, Belice o la isla de Hong Kong, que se cierran y dejan su lugar a otras, a veces con nombre parecido, otras por completo distinto.

LLP es la sigla inglesa por SRL, Sociedad de Responsabilidad Limitada. En los registros públicos y privados del Reino Unido figuran ocho directores del Macrì Group LLP. Algunos han renunciado y otros están activos. Además de Franco Macrì, los activos son Milman Holdings Limited, registrada en los Emiratos Árabes Unidos y Yecolín SA, registrada en Montevideo, Uruguay. Los renunciantes fueron Baronet Holdings, y Wellington Holdings, ambos de Albany, Estado de Nueva York; Clydebank Limited, de Dubai; Macrì Group HK Limited, de Hong Kong y Richmond International, de Belice.

Una persona en pleno dominio de sus facultades el 10 de julio de 2018, ¿perdió la lucidez en diciembre?

 

Te puede interesar

Argentina ante un instante de peligro: derrota de Macri, “terrorismo financiero” y lucha de clases

Se le va a la mierda la cabeza

Quien cierra esa escapatoria es el propio Presidente Maurizio Macrì. Interrogado por la periodista del diario La Nación Laura Di Marco para su libro M. La historia íntima de la elite que llegó al poder, el jefe de los restos del Estado dijo que “papá tiene un proceso de demencia en avance”. El libro se publicó en mayo de 2017, pero la entrevista al Presidente es del año anterior. Este es el tramo textual del diálogo:

—Hablando de Franco, ¿es cierto que cuando estallaron los Panama Papers, su padre se negó a entregarle la documentación de las empresas offshore para que usted pudiera explicar su participación en ellas y que, por esa razón, lo tuvo que enfrentar en la justicia?

No, más o menos (sic). Papá está en un momento del día que no… Tiene 86 años [nació en abril de 1930] y por momentos se le va a la mierda la cabeza. Es complicado porque sigue siendo Franco Macrì. Ayer hablaba con otro hijo de empresario prominente, y me empezó a decir estas cosas. ‘Me está pasando lo mismo, mi viejo está destrozando todo, pero nadie lo puede parar’. ¡Y claro! Por eso los reyes destruyeron todo. Llega un tiempo que se ponen gagá pero, como era rey, nadie lo podía parar. Esto pasa mucho en las empresas familiares.

—Un hombre poderoso que de repente entra en un proceso de deterioro cognitivo, dice usted.

Así es. Papá tiene un proceso de demencia en avance y, cuando amanece, tiene un par de horas de extrema lucidez y después te empieza a repetir las cosas… Te hace historias y relatos raros, y vos decís: Papá, eso nunca sucedió. Y te lo discute y te repite. Entonces llega un momento que decís: Papá, por favor. Encima, siendo al que más torturó, soy el que más bola le doy. Mis otros hermanos ya ni le atienden el teléfono. Entonces, encima yo me tengo que hacer cargo de asumir.

La sintaxis, afín a la del discurso del 1° de mayo ante la Asamblea Legislativa, no deja dudas sobre la autoría de la frase. Es decir que, según Maurizio Macrì, entre mayo de 2016 y mayo de 2017 el rey padre ya vivía entre nieblas y era hora de destronarlo con un golpe republicano para que no destrozara todo.

Padre e hijo, décadas ha.

La distribución de utilidades

Esas tinieblas no le impidieron ejercer sus derechos políticos en la empresa registrada en Londres, para distribuir utilidades por 2,26 millones de libras esterlinas, lo cual redujo sus activos a cero, prolegómeno del cierre del Macri Group.

El documento que protocoliza los estados financieros del grupo está firmado por otro de los directivos, Milman Holdings, pero como el padre presidencial conservaba la mayoría absoluta de las acciones, ello no pudo ocurrir sin su expresa autorización. Así lo indica el formulario firmado por un/una representante de apellido Guerra Rivero: “Estos estados financieros fueron aprobados por los miembros y autorizados para su difusión el 10 de julio de 2018 y son firmados en nombre de ellos” por Milman Holdings.

En noviembre de 2018, los dos miembros activos, Milman Group y Yecolin, llenaron el formulario anunciando la disolución del grupo a partir del 23 de enero de 2019. Las fechas constan en el sello, a la derecha y arriba del documento.

De modo que, o el peritaje que privó a Franco Macrì de una hora inolvidable con el doctor Glock es tan trucho como el resto de la causa, o el rey demente estafó a los reguladores ingleses al disponer una acción para la que estaba incapacitado.

 

Un testimonio directo

Para la confección de esta nota también fue consultada una persona que colaboró y tuvo amistad con Franco Macrì, a quien el hombre de negocios recurrió en el pasado para comunicarse conmigo. Este es su testimonio:

“¡Pobre viejo! Él siempre dijo la verdad… No mintió diciéndonos que nos haría felices. Vino a trabajar y ganar dinero. Y hace años que dejó todas sus empresas y juicios en manos de sus hijos. Prácticamente no habla. Esta encerrado hace tres años, sin ver a nadie que no sean hijos y nietos. Finalmente, lo pude ver el otro día por primera vez en muuucho tiempo. Y, ahora, efectivamente esta muuuuy desmejorado. Casi no puede hablar, se queda dormido, no camina, está en cama o sentado en un sillón. Me pareció que está en los días finales”.

No se equivocaba. Macrì murió un día y medio después.

De julio a diciembre

En diciembre de 2018, el ahora muy arrepentido Claudio Uberti declaró que todos los meses cobraba peaje a los concesionarios de rutas y corredores viales. El doctor Glock llamó a indagatoria a Franco Macrì y a su hijo Gianfranco para saber si estaban entre los empresarios que pagaron coimas por la participación de sus compañías en las Autopistas del Sol y el Acceso Oeste a la Capital. Gianfranco regresó al país y desde el aeropuerto se dirigió a los tribunales, donde presentó un escrito redactado por sus defensores. El blanqueador de la familia dijo que en la época bajo investigación, durante las presidencias de NK y CFK tenían apenas un 7% de participación en la UTE que explotaba esas rutas y ninguna injerencia en el management. Al salir del edificio fue rodeado por periodistas que lo interrogaron. “Yo no pagué una coima en mi vida. Mi papá no sé, pregúntale a él”.

No sería posible.

El Presidente, su primo intendente de Vicente López, Jorge Macrì, y funcionarios no identificados próximos a la famiglia adujeron que el emprendedor italiano que llegó a la Argentina en 1947 no estaba en condiciones de comprender de qué se trataba y entregaron certificados médicos que lo afirmaban. El juzgado no se conformó y dispuso que los estudios se realizaran en una institución médica. Para evitar la foto, el Presidente solicitó, y obtuvo, que los médicos se trasladaran hasta la residencia de su padre, en Barrio Parque. Para los Macrì rigen los derechos y garantías constitucionales, como corresponde: ni casco, ni chaleco, ni fotografías. Tampoco se informó quiénes realizaron el peritaje ni se difundió su texto. Sólo que habían constatado un deterioro cognitivo que le impediría declarar. El doctor Glock dispuso que el examen se repita cada tres meses para verificar si hay cambios en su estado. Tampoco será posible, ni necesario.

Para el ex Inspector General de Justicia, Ricardo Nissen, “la distribución entre los miembros del órgano de administración de la sociedad MACRI GROUP LLP de la suma de 2.257.815 libras esterlinas, no pudo sino contar con la conformidad expresa o tácita de Francisco Macrì, quien, como controlante de la misma, prestó conformidad con la actuación de los miembros del órgano social que elaboraron y emitieron los estados financieros de dicha sociedad el día 10 de Julio de 2018, que de acuerdo con los documentos adjuntos, fueron firmados por un miembro de la sociedad holding de MACRI GROUP LLP, denominada Milman Holdings Limited” y de cuyo texto surge la entrega de dichos fondos.

“Si la sociedad Macri Group SA fue disuelta en 2018, esa resolución, y la entrega posterior de fondos, que nuestra ley 19550 no permite, carecería de toda validez si se demuestra que Francisco Macrì no estuviera, para esa fecha, capacitado de hecho para realizar actos jurídicos. Supongo que Macrì Group SA es una sociedad incorporada al derecho inglés, pero según cual fueran sus participaciones accionarias y su actividad, podría considerarse que se trata de una sociedad argentina, constituida en el Exterior para evitar la aplicación de la ley argentina, pues si dicha sociedad –aparentemente inglesa– tiene las inversiones mas importantes en la República Argentina, debe ser considerada la misma como una sociedad nacional, en los términos del artículo 124 de la ley 19550 y podría requerirse la intervención de la Inspección General de Justicia – denuncia hoy de difícil pronóstico, porque este organismo hace lo que le dicta el Ministerio de Producción y de Planificación”.

La tregua

En la ceremonia de asunción presidencial, el 10 de diciembre de 2015, padre e hijo se saludaron cálidamente, en una tregua de la larga batalla que los enfrentaba.

El 10 de diciembre de 2015, la tregua.

Como primogénito, Maurizio fue el principal directivo de la constructora familiar, SIDECO, y el más próximo colaborador de Franco en la conducción del holding que reunió a las empresas de la familia, SOCMA, sigla de Sociedades Macrì. Aunque se oponía al lanzamiento político de su hijo, Franco Macrì aceptó ceder a su sobrino Ángelo Calcaterra las empresas constructoras e inmobiliarias, para que no fuera evidente el conflicto de intereses. Pero esto no resultó suficiente.

En cuanto Franco le cedió IECSA a Calcaterra a cambio de las utilidades de diez años, la constructora italiana Ghella compró parte de la empresa. Desde entonces se convirtió en un gran contratista de obra pública, primero en la Ciudad y luego en la Nación. Franco creía que antes de esa operación, Maurizio y Ángelo operaron un traspaso accionario en Ghella, para desplazarlo a pesar de lo que consideraba una actitud generosa de su parte. Franco se retiró del país y sólo dirigió los negocios nuevos en China, donde vivió hasta no hace mucho. Desde allí disputó con Maurizio por el control de SOCMA y SIDECO, donde el Presidente delegó el manejo cotidiano en Leonardo Maffioli, con perdón de la palabra.

Cada uno arrastró a una parte de la famiglia. Junto con Maurizio litigaron sus hermanos menores, Gianfranco y Mariano. Franco, en cambio, conservó la adhesión de las dos hermanas de Maurizio, Sandra Macrì (quien murió hace cinco años) y Florencia Macrì, las únicas sin vocación por hacer dinero. Mariano Macrì enfrentó además la demanda de su esposa, María France Peña Luque, quien lo acusó de haber incurrido en insolvencia fraudulenta luego de la separación para eludir sus reclamos. Los hijos  prepararon la solicitud judicial para que el padre fuera declarado insano.

Los Panama Papers

El conflicto tuvo nuevos episodios cuando los Panama Papers dejaron a la vista el entramado de empresas del grupo Macrì en guaridas fiscales. La primera filtración, en abril de 2016, indicó que el Presidente Macrì era director de las compañías offshore Fleg Trading y Kagemusha. Su descargo fue que las compañías eran de su padre y que él sólo figuró como director un breve lapso para luego renunciar y designar un reemplazante. Macrì trató de conseguir que su padre asumiera esa versión. Como el Presidente había preparado la solicitud de que la justicia lo declarara insano, y junto con Gianfranco lo desalojó del manejo de las empresas familiares, el constructor calabrés remoloneó todo lo que pudo la respuesta. Los abogados de Maurizio Macrì, Fabián Rodríguez Simón y Felipe Llerena, iniciaron una insólita acción civil de declaración de certeza ante el juez Andrés Guillermo Fraga, quien requirió a la justicia de Bahamas que informara todos los datos de su cliente.

Nuevas filtraciones mostraron que Fleg Trading nunca suministró al estudio panameño Mossack Fonseca los datos sobre quienes eran sus accionistas y sobre todo el beneficiario final, y si eran personas políticamente expuestas, pese a la insistencia del estudio por solicitárselos. Al constatar que no tenía esa información en sus registros, Mossack Fonseca le pidió a su intermediario en Uruguay Santiago Lussich Torrondel que firmara una carta manuscrita antedatada en 1998. Debía decir que ese año Franco Macrì le encomendó la adquisición a los pañamenos de la offshore Fleg Trading.

Lussich estaba despavorido porque ya había declarado ante el fiscal penal Federico Delgado que Maurizio Macrì dejó el directorio pocos meses después pero que ese cambio nunca se informó al registro de sociedades de Bahamas. Temía terminar procesado si un peritaje caligráfico detectaba que la nota había sido escrita en ese momento y no hace dos décadas. Los panameños lo urgieron porque a su vez los acosaban los abogados de Maurizio Macrì a través de la justicia de Bahamas. Si el contador uruguayo no identificaba de puño y letra al beneficiario final, Mossack Fonseca declararía que eran los directores, es decir Maurizio y Mariano Macrì, exactamente lo que el Presidente quería evitar.

La presión surtió efecto y el 4 de octubre de 2016, Lussich Torrendel firmó una nota dirigida a Mossack Fonseca según la cual “la sociedad Fleg Trading Ltd, sociedad de Bahamas, adquirida a vuestro estudio en el 1998 lo fue a pedido del señor Francisco Macri”. Casi un año después, el 20 de septiembre de 2017, el juez Fraga firmó un insólito fallo en el seudo juicio “Macrì Maurizio contra Macrì Franco sobre acción declarativa”. Fraga certifica que el Presidente no es, ni fue, socio ni accionista de Fleg Trading y Kagemusha, que no recibió dividendos ni ganancia de ellas, y que sólo aceptó el cargo de director para renunciar y designar un reemplazante. Obtener una copia de la sentencia es una proeza ya que el expediente fue reservado en Secretaría y eliminado de los registros informáticos, pese a que no existen medidas cautelares ni se debaten cuestiones personalísimas que lo justifiquen.

Ricardo Nissen afirma que es una sentencia sin precedentes en el derecho societario porque no correspondía un juzgado civil sino en materia mercantil; Fraga le otorgó trámite sumarísimo, que no correspondía; lo que debió hacer era dirigir la demanda contra Fleg Trading y Kagemusha para que exhibieran su documentación. El proceso contradictorio resultante no hubiera insumido menos de cinco años, y no el récord absoluto del trámite VIP. Mediante esta presentación irregular, incompleta y defectuosa, Fraga dio por reconocidos los hechos expuestos por el Presidente, declaró la cuestión de puro derecho y así se salteó el periodo de prueba, que no sólo es el más interesante sino también el más largo, para llegar sin demora a la sentencia. Es inocultable que sólo se requería un título que desvirtuara la denuncia.

Los testimonios de abogados, contadores, dependientes o apoderados de la famiglia y sus empresas, que reemplazaron a las inexistentes pruebas, dijeron que el actual Presidente había abandonado su actividad empresarial al dedicarse exclusivamente a Boca Juniors, a partir de 1994. Sin embargo Fleg Trading SA se constituyó recién en 1998 y la empleada del Grupo Macrì, Concepción Lioi, reconoció que había sido designada directora de Fleg Trading en un acta firmada por Franco, Maurizio y Mariano Macrì.

Por supuesto, el demandado Franco Macrì no apeló.

Macrì, Calcaterra, Mindlin soterrados

Al asumir la presidencia, Macrì hizo saber que le pidió a su hermano espiritual Nicky Caputo que no se presentara a nuevas licitaciones y a su primo material Ángelo Calcaterra que vendiera la constructora familiar que supuestamente conducía. Meses después se anunció que se había concretado la venta a los hermanos Mindlin, por una suma equivalente a la que Marcelo Mindlin blanqueó gracias a la ley de reparación histórica a los Macrì. Marcelo es el más íntimo amigo de Gianfranco Macrì, otro blanqueador récord.

Pero el dictamen firmado en octubre de 2018 por el fiscal Franco Picardi, consigna que la venta fue simulada y que Calcaterra y Mindlin son socios en una compañía offshoreestablecida en el estado norteamericano de Delaware, que es accionista de SACDE (el nombre con que renació IECSA, para que se perdiera mejor el rastro, una costumbre inveterada de los Macrì en sus negocios en todo el mundo).

Ari Lijalad sintetizó así el impresionante entramado societario, típico de las operaciones de lavado de dinero y ocultamiento de identidad: “En 2007 IECSA tenía dos tipos de accionistas. Por un lado, los mayoritarios, que eran ODS y el propio Calcaterra. A su vez, ODS estaba integrada por Calcaterra y Latina Infraestructura Ferroviaria e Inversiones (Latifer). Latifer es una empresa del grupo italiano Ghella, otro de los socios en el soterramiento del ferrocarril Sarmiento. Por otro lado, los socios minoritarios eran de nuevo Calcaterra y Latifer. En criollo, Calcaterra participaba en IECSA por 3 vías distintas. Por su parte, Latifer lo hacía por 2 vías, por su participación en ODS y como minoritario”. El 5 de mayo de 2016 se anunció que Calcaterra encomendó al banco de inversión internacional MBA-Lazard realizar la venta. Pero eso era falso. Dos días antes se había creado, en Delaware, Emes Energía Argentina LLC.

El dictamen de Picardi consigna que integraron su directorio Calcaterra, Damián Miguel Mindlin, Raúl Warat, Santiago Ramón Altieri y Ghella Spa. Emes (¿un nombre que alude a los Macrì?) le compró ODS a Latifer (formada por Calcaterra y la misma Latifer). ODS controlaba a IECSA. Agrega que Emes constituyó un usufructo de los derechos derivados de su calidad de socio en favor de Marcos Marcelo Mindlin.

Luego de sucesivos pases de manos, el soterramiento del Sarmiento quedó a cargo de “Ghella spa-Sacde Sociedad Argentina de Construcción y Desarrollo Estratégico SA-Consorcio G&S-Unión Transitoria”, donde Ghella tiene el 71.11% de las acciones y Sacde el 28.89%.

Giandomenico Ghella, presidente de la constructora.

El 15 de octubre de 2017 recordé (en mi nota Apotegmas) que las primeras actividades de Macrì como Presidente fueron un viaje a Brasil, donde gestionó un crédito del BNDS para el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento, y la recepción en Buenos Aires al primer ministro italiano Mateo Renzi, a quien llevó a ver esa obra. Como los brasileños no concedieron lo solicitado, Macrì otorgó por decreto 45.000 millones de pesos al consorcio, cuando la concesión original decía que el contratista debía aportar el financiamiento.

Enrico Ghella, CEO radicado en la Argentina, en la misma dirección que IECSA.

Picardi concluye que pese al cambio de nombre de la compañía y de las transferencias del paquete accionario, “los accionistas y las personas físicas detrás de las estructuras societarias señaladas, seguirían siendo las mismas”, a lo que atribuye la constitución de la sucursal argentina de Ghella Spa, que en sus declaraciones juradas del impuesto a las ganancias consignó la misma sede social (Manuela Sáenz 323 Piso 8 of. 801) y el mismo contador (Mario Pablo Moreno) que IECSA. Su investigación incluye un cuadro en el que se ilustra este laberinto con que los Macrì intentan que se pierda el rastro de sus trapisondas. Sánchez Caballero, Altieri y Garrone son viejos colaboradores de los Macrì.

El gráfico del fiscal Picardi que desnuda las ficciones societarias de los Macrì.

El control de Calcaterra sobre ODS había sido anticipado dos años antes por el blog El Disenso, que reprodujo una comunicación a la Bolsa de Comercio sobre el paquete accionario, así constituido:

Ángelo y los 20

La semana pasada Picardi recibió una declaración de Manuel Vázquez, detenido desde 2016 como presunto testaferro del ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, mediante la cual espera que el juez Marcelo Martínez de Giorgi, le confiera los beneficios del arrepentimiento judicial.

Según Vázquez, la licitación de la obra fue direccionada para favorecer al consorcio macrista, para lo cual dijo haberse reunido tres veces con el primo Ángelo y con el principal ejecutivo de IECSA, Javier Sánchez Caballero. El primer pago habría sido de 5 millones de dólares como derecho de piso, en 2005; el segundo, de 15 millones, en 2006, para incluir en el pliego de la licitación los requisitos que solicitaban Calcaterra y Sánchez Caballero, y por último cuotas del 10% de cada desembolso estatal para el soterramiento. Vázquez también declaró que fue IECSA la que armó el consorcio, con Ghella y Odebrecht. Es decir cuando Maurizio Macrì aún no había dejado el holding para probar suerte como alcalde porteño, cargo al que fue electo en 2007.

Ghella pertenece a los Macrì y Odebrecht ya era su socio, en la quiebra del Correo Argentino y en el fondo de inversión Blackwood Group. A través de su banco offshoreMeinl, la constructora brasileña compró créditos del BID y del Banco Mundial contra el Correo Argentino por 400 millones de dólares, con la expectativa de recuperar sólo 8 millones. Según la fiscal general Gabriela Boquín, este voto contrario al interés de Odebrecht “equivale a la renuncia al cobro de su crédito”. Eso no es altruismo sino asociación.

Creado en 1998, cuando el actual jefe de Estado era vicepresidente ejecutivo del holding familiar Sociedades Macrì (SOCMA), Blackwood es un grupo internacional que manejó diversos fondos de inversión y uno especializado en energía y comunicaciones, con inversiones en todo el mundo. Pese a la abundancia y precisión de los datos que publiqué sobre esta sociedad en los últimos dos años, el gobierno hizo silencio, que ningún otro medio del país perturbó.

La novedad es que ahora la mafia está en calzoncillos y ya no hay diario o portal que pueda cubrirla, aunque la muerte del patriarca les dará tema de sobra para irse por las ramas sin mirar ni el árbol ni el bosque.

La música que escuché al escribir

 

Fuente: https://www.elcohetealaluna.com/balada-para-un-loco/

 

Comentarios

Todavía no hay comentarios. ¡Iniciá el debate!

Todos los datos son obligatorios, tu dirección de correo no será publicada